Prisión provisional sin fianza para el dueño del Grupo El Salvador por la supuesta estafa de los ataúdes en Valladolid

Agentes de Policía custodian la entrada de las oficinas de Grupo El Salvador en la capital. / Rodrigo Jiménez

El hijo del propietario también fue enviado a prisión, en este caso con fianza de 800.000 euros

A. G. E.
A. G. E.Valladolid

El dueño del Grupo El Salvador quedó ayer en prisión comunicada y sin fianza después de que los quince detenidos en la operación Ignis pasaran a disposición judicial a primera hora de la mañana. El hijo del propietario también fue enviado a prisión, en este caso con fianza de 800.000 euros. El resto de los detenidos fueron puestos en libertad.

Más información

Los quince investigados por el presunto fraude en la venta y uso de ataúdes destinados a la incineración forman parte de una causa en la que se les imputan los delitos continuados de falsedad y estafa, delito contra la hacienda pública, blanqueo y organización criminal, según explicó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en un comunicado. «Las diligencias que se practiquen a lo largo de la instrucción judicial permitirán esclarecer la participación de cada uno de los investigados en los hechos y, en función de ello, la concreción de los posibles delitos», aclara la nota.

El origen de la operación Ignis se remonta al año 2017. En este tiempo se ha investigado al Grupo El Salvador, propietario de varios tanatorios y gestor de otros cuantos en la provincia, tras obtener indicios de que se retiraban ataúdes de alta gama antes de las incineraciones para posteriormente revenderlos, mientras se utilizaban en el crematorio féretros de inferior calidad a la abonada por los clientes.

El pasado jueves se llevó a cabo la operación policial que sacó a la luz esta presunta trama. 76 policías y funcionarios judiciales llevaron a cabo registros y detenciones simultáneas en varios puntos de la ciudad. Se detuvo a 14 personas en primera instancia, se registraron sus domicilios y los tanatorios de Valladolid y Santovenia de Pisuerga, además de las oficinas del grupo en la ciudad. Posteriormente fue detenida una persona más que no se encontraba en su domicilio a la hora en la que se efectuaron los registros.

En el transcurso de la jornada se encontraron más de ochocientos mil euros en uno de los lugares intervenidos. También se requisaron entre seis y ocho metros cúbicos de documentación, que tendrá que ser analizada en profundidad. Agentes de Aduanas y de la Agencia Tributaria participaron en la operación.

Cabe destacar que sigue bajo secreto judicial una pieza separada de esta causa, ya que solo se levantó parcialmente.

La empresa lanzó un comunicado el mismo jueves por la tarde en el que achacaba todo a las acusaciones de un exempleado que fue condenado en el año 2015 por extorsión.