Silvia Clemente comunicó a Herrera su dimisión media hora antes de hacerla pública

La presidenta de Las Cortes, Silvia Clemente, anuncia su dimisión / Miriam Chacó-Ical

La política segoviana deja sus cargos como presidenta de las Cortes y procuradora, se da de baja como afiliada y critica con dureza a Mañueco, líder del PP en Castilla y León: «No tiene palabra, capacidad ni liderazgo»

Arturo Posada
ARTURO POSADA

Silvia Clemente causó un terremoto de fortísima magnitud en el PP de Castilla y León cuyas consecuencias aún están por determinar. La política segoviana presentó su dimisión como presidenta de las Cortes, renunció a su condición de procuradora y tramitó su baja como afiliada del Partido Popular. Y lo hizo con durísimos reproches al presidente regional del PP, Alfonso Fernández Mañueco, al que definió como «una persona que no tiene palabra, que no tiene capacidad y que carece completamente de liderazgo». Las ondas sísmicas de su anuncio se extendieron al resto de formaciones políticas, con el comentario recurrente en los pasillos de las Cortes de una posible incorporación a las listas de Ciudadanos. En la formación naranja evitaron valorar los problemas internos del PP. Sobre la posibilidad de acometer el fichaje de Silvia Clemente, apuntaron:«No estamos en eso»

Más información

La decisión de Silvia Clemente de dimitir de todos sus cargos en el Partido Popular, así como su condición de presidenta de las Cortes, sorprendió a todo el partido. El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, conoció la noticia minutos antes del anuncio público en las Cortes. Clemente telefoneó a Herrera para comunicarle su renuncia a las 12:45, solo media hora antes de entrar en la Sala de Recepciones del parlamento autonómico. Los servicios de prensa de las Cortes enviaron una convocatoria «urgente» a los medios de comunicación a las 12:17 horas con un asunto escueto, pero que aventuraba una noticia de calado: «13:15 horas. La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, informa de un asunto de actualidad».

En esta comparecencia, Clemente utilizó munición de grueso calibre, con cargas de profundidad estratégicamente situadas entre las líneas de un discurso tras el que no admitió preguntas. Explicó que Fernández Mañueco le encomendó elaborar el programa electoral del PP con vistas a las elecciones autonómicas del 26-M, «aunque no era lo pactado».

Apartada y ninguneada

«Me apartaron de todas las reuniones que se celebraban desde el primer día y de todas las convocatorias que hacían. Me enteraba por los medios de comunicación. La actuación estaba cargada de hipocresía, ya que hacia el exterior seguían aparentando que yo era la responsable del programa», denunció.

«Me apartaron de todas las reuniones y aparentaban que yo elaboraba el programa»

Clemente reivindicó su legado, después de una decisión «muy meditada y pensada» que anunció «después de haber agotado todas las posibles vías de solución».

«He trabajado sin descanso y he peleado por Castilla y León en todas las responsabilidades que he tenido. He puesto toda mi pasión en ello. Pero esta dirección política no quiere a personas que aporten ideas y trabajo al Partido Popular. Piensan que, cuando trabajas y aportas iniciativas positivas para los castellanos y leoneses les estás haciendo sombra. Entonces toman la decisión de apartarte y ningunearte. Esa ha sido la consigna que han dado con respecto a mí. Yo me he dedicado a trabajar y la dirección de mi partido a alentar campañas de difamación contra mí», señaló, visiblemente emocionada durante algunos pasajes de su alocución.

«En el PP piensan que les haces sombra cuando trabajas. Entonces te ningunean»

Un PP sin ambición

Según declaró en la Sala de Recepciones de las Cortes, Silvia Clemente considera que el proyecto del Partido Popular «carece de ambición, no tiene contenido y no hay iniciativas para conducir a Castilla y León hacia un futuro mejor». «Yo no creo en este proyecto. No puedo creer en quien no tiene palabra y no tiene ambición. Por eso me bajo. No quiero, ni puedo seguir en él. No puedo seguir trabajando porque no existe servicio a los castellanos y leoneses».

«La dirección de mi partido se ha dedicado a hacer campañas de difmamación contra mí»

Para Clemente, todo «ha empeorado de manera muy evidente» en el PP regional bajo la dirección de Fernández Mañueco. «No soy de las personas que, dedicándose a la política, estén dispuestas a seguir en ella a cualquier precio. Necesito creer en lo que hago y ahora ya no creo que la formación política en la que he estado preste un buen servicio público. Y lo peor es que no creo que lo vaya a prestar más adelante. Estoy convencida de que no seré la única que se vea abocada a irse del Partido Popular en Castilla y León. Habrá más personas que lo harán», pronosticó.

Diferencias con su grupo

Silvia Clemente calificó como «inasumibles» algunas decisiones tomadas por el grupo popular en las Cortes como «la proposición de ley del colectivo LGTBI+ o el cambio de instituciones propias, sin contar con todos los grupos parlamentarios y de espaldas al necesario diálogo». «Tampoco he estado de acuerdo con la falta de convocatoria de la comisión de investigación de las eólicas y del edificio de ADE, y he tenido que convocarla en dos ocasiones, la última cuando el Tribunal Constitucional ha reprobado al grupo popular por no convocarla»

«No podía seguir a cualquier precio. El PP regional no va a ninguna parte con este rumbo»

La ya expresidenta de las Cortes, que asumió el cargo en junio de 2015, agradeció el apoyo y la ayuda prestada por los trabajadores de la institución, los portavoces de los grupos, los representantes de la sociedad civil, sus colaboradores y los periodistas parlamentarios.

Además, tuvo «un especial recuerdo y reconocimiento para tantos alcaldes y concejales del Partido Popular, simpatizantes» que le mostraron su apoyo. «No quiero que se sientan abandonados o defraudados por mí. Les pido comprensión, que piensen que soy la misma persona de siempre, que tengo principios y que no puedo estar por estar, que el rumbo que ha tomado el Partido Popular en Castilla y León con la actual dirección no va a ninguna parte y no puedo seguir trabajando en este proyecto. Quiero pedir disculpas a todos los castellanos y leoneses que se sientan defraudados por esta decisión, pero estoy segura de que también me comprenderán», añadió.

«Estoy convencida de que no seré la única que se vea abocada a irse. Habrá más personas»

Y, en el corolario de su discurso, Silvia Clemente soltó el enésimo mandoble al líder regional del PP. «No se puede trabajar sin convicción, sin ilusión y sin creer en el proyecto ni en quien lo dirige en este momento, Alfonso Fernández Mañueco, una persona que no tiene palabra, que no tiene capacidad y que carece completamente de liderazgo», remató.

El futuro de Clemente

El anunció causó una fuerte conmoción en las Cortes y en el resto del paisaje político. «Se veía venir. Ha aguantado mucho», declaró una voz autorizada en los pasillos. Fuentes del PP atribuyeron la decisión a que Clemente «no estaba cómoda» en el partido y consideraron que su decisión«no tiene nombre» ya que ha disfrutado del «privilegio» de ostentar cargos de relevancia como miembro del Partido Popular.

Todos los interrogantes se dirigieron a su futuro más inmediato, ya que Silvia Clemente no anunció el fin de su actividad política durante su comparecencia. De hecho, el PP de Segovia, del que formaba parte la expresidenta, emitió un comunicado que contenía el siguiente párrafo:«El Partido Popular de Segovia respeta a cualquier afiliado que en su día decidiese formar parte activa del partido y, posteriormente, decida adoptar otro camino fuera de las listas del Partido Popular».

Silvia Clemente se ha despedido con la siguiente carta: