Silvia Clemente: «Vengo a Ciudadanos a aportar experiencia y liderar el gobierno»

Silvia Clemente, entre José Manuel Villegas y Luis Fuentes,en la sede regional de Ciudadanos en Valladolid. / Gabriel Villamil

La cúpula naranja cierra filas con la expresidenta de las Cortes y el PP duda ahora de su honestidad

Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid

El fichaje estrella de Ciudadanos en Castilla y León se fraguó en cuatro días. Ni uno más, ni uno menos. Justo los que transcurrieron entre el portazo que Silvia Clemente dio al Partido Popular y la votación que la formación de Albert Rivera celebró el domingo por la noche para incorporarla como persona «idónea» de cara a unas primarias de donde saldrá el candidato o candidata a la Junta de Castilla y León. «Todo se precipita en pocos días, desde que toma la decisión de su salida. Es ahí cuando se producen esos contactos», argumentó este lunes José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, tras la brutal repercusión que la incorporación de la expresidenta de las Cortes tuvo tanto en su anterior partido, el PP, como en el seno de la formación de Albert Rivera, donde las reacciones no dejaron de sucederse a lo largo del día. Máxime cuando ayer se dio a conocer que el exdirector socialista de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, liderará la lista balear al Congreso.

Con el ánimo de relativizar y normalizar una situación que convulsionó la precampaña electoral compareció en Valladolid José Manuel Villegas, quien asumió el fichaje como propio en una continuidad de declaraciones que desde primera hora cerraban filas con la expolítica popular desde la cúpula naranja –Albert Rivera e Inés Arrimadas incluidos– y sacaban pecho de integración de cada vez más gente independiente. «Fue propuesta por mi y la ejecutiva ha votado su habilitación para encabezar la lista de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta», despejó Villegas. ¿Por qué Clemente? «Porque nos aporta la experiencia del Gobierno y la gestión desde la administración pública, el haber defendido los intereses de Castilla y León», acotó.

Ciudadanos presumía de aspirante a las primarias de cara a una cita electoral en la que, dijo, «quiere desbordar sus propias siglas». Porque cuando el Comité Ejecutivo hace una propuesta sobre una incorporación de una persona independiente y no afiliada es «porque creemos que es la persona idónea para unas primarias». En este caso, según desveló Luis Fuentes, portavoz actual en las Cortes, obtuvo el respaldo de 25 de los miembros, entre ellos el suyo, que opta así por apoyar la llegada de Clemente tras su decisión de no concurrir a las primarias. La decisión de la ejecutiva fue respaldada anoche por el Consejo General, con 109 votos favorables frente a tres contrarios y dos abstenciones.

Más información

En su presentación, en su primera vez como miembro de Ciudadanos, Silvia Clemente avanzó que tiene por delante la tarea de convencer a la militancia de que es «la propuesta que puede ayudar a liderar el gobierno de cambio en Castilla y León». El «aire fresco» que, según consideró, hace falta que entre en el ejecutivo autonómico al que ha pertenecido hasta hace seis días. «Pero lamentablemente todo no dura para siempre», justificó, y aseguró que hacía ya tiempo que sus pasos y los del Partido Popular no avanzaban en la misma dirección. Así que decidió «buscar otro espacio» donde poder prestar servicio público en beneficio de los castellanos y leoneses. Y lo encontró en Ciudadanos, «que va a permitir traer un nuevo proyecto que supere el inmovilismo y sectarismo con soluciones modernas y progresistas». Porque aunque llevaba tiempo «con la decisión tomada», su salida del PP se precipitó tras encontrarse en desacuerdo con posiciones en asuntos como la proposición de ley del colectivo LGTBI o con diferentes comisiones de investigación. «Eso es regeneración», apostilló tras las críticas vertidas sobre si ella encarnaba esta cualidad.

Silvia Clemente se presentó así como la alternativa para lograr el cambio en la comunidad. Como la líder encargada de aprovechar «la oportunidad» de que entren nuevos aires a la Junta. Y podría ser, en caso de lograr el respaldo de los afiliados, la llave en un gobierno de pactos. Pero eso «es un futurible demasiado largo», dijo para esquivar la pregunta sobre si pactaría con el PSOE o con el PP en la comunidad y de si, dado el caso, se vería como vicepresidenta con Alfonso Fernández Mañueco, de quien dijo en su despedida no tener «palabra ni liderazgo». «Me presento humildemente ante los afiliados para que confíen en mi para encabezar la candidatura, después vendrá la campaña, después las elecciones y después hablaremos, pero eso está lejos». La puntualización la puso Villegas y recordó que en las citas electorales se crea un comité de pactos que se encarga de estudiar las circunstancias en cada comunidad.

Igea dice que es «un error»

Las primarias serán ahora la prueba de fuego de la expresidenta de las Cortes. En frente tendrá a Francisco Igea, diputado vallisoletano que ha desafiado al partido precisamente para frenar el avance de Silvia Clemente convencido de que la expopular no encarna los valores de regeneración de los que presume Ciudadanos y que su presencia en este proceso «es un error». De él, del actual portavoz de Sanidad en la formación naranja, apenas habló Villegas, que se limitó a recordar que todos los afiliados pueden optar al proceso de primarias. «Y Paco Igea ha decidido presentarse; si gana, será el candidato de Ciudadanos y todos estaremos detrás, y si no, él estará trabajando detrás del candidato que elijan los afiliados», sostuvo.

Este lunes se ha abierto un agitado periodo de primarias con una cascada de reacciones que, en el caso del PP, llegaron a poner en duda la honestidad de la que hasta hace seis días integraba sus filas. El más contundente fue el vicesecretario de Organización y jefe de campaña, Javier Maroto, que mostró su «sorpresa» por la decisión de Ciudadanos pese a las informaciones publicadas que ponían en «tela de juicio» su honestidad.