«La tecnología no es un fin en sí mismo: hay que resituar a la persona en el centro»

Elena Pisonero, presidenta de Hispasat./Imanol Villota
Elena Pisonero, presidenta de Hispasat. / Imanol Villota

Advierte del «déficit en formación en capacidades digitales» y del error de no entender la digitalización como «una transformación» que afecta a toda la actividad

M. J. GONZÁLEZLogroño

La presidenta de Hispasat, Elena Pisonero, participa mañana en la octava edición de 'Futuro en Español', que se celebra desde hoy en Logroño.

-La digitalización actúa como motor de la economía, sin embargo, algunos estudios cuestionan la madurez digital de España. ¿Cuál es nuestro talón de Aquiles?

-Un déficit claro en formación en capacidades digitales. La digitalización no afecta a un sector en particular ni se trata de una función específica en las empresas ni de profesiones separadas del resto. Es una capa transversal que hasta que no seamos capaces de visualizar e incorporar en nuestras vidas, no estaremos alcanzando el nivel de maduración que requieren los tiempos.

«Tenemos que lograr un resurgimiento de la cultural en español también en la red»

-¿En qué lugar está la persona?

-En esta cuarta revolución industrial que estamos experimentando, la tecnología ha tomado protagonismo y empieza a ser un fin en sí mismo. En mi opinión, esa es la gran diferencia respecto a revoluciones anteriores. El trabajo, o las personas que se integran a la sociedad a través del trabajo, ha dejado de estar en el centro de la actividad. El gran reto es resituar a la persona en el centro para que la tecnología sea una herramienta a nuestro servicio.

-La brecha digital es un grave problema, todavía presente en países como España, con un razonable despliegue de la fibra óptica. Pero la cobertura no llega al cien por cien. ¿Cómo puede contribuir Hispasat a solucionarlo?

-Los satélites cierran la brecha digital en España, como ocurre en otros países de América Latina. No obstante, creo que la verdadera brecha digital es la que existe respecto a aquellas personas y países que, con una formación y una organización adecuadas, aprovechan el potencial de los avances tecnológicos que se producen sobre la conectividad.

-¿La digitalización es un desafío interno de las empresas o se puede externalizar el proceso?

-La digitalización es un reto de todos y cada uno de los humanos sobre la tierra que, en absoluto, se puede externalizar. No es un sector de la actividad separado. Igual que lo hacemos en nuestra vida privada a través del smartphone, ahora trabajamos en red. Es un reto de todos, que tenemos que ser capaces de movernos en ese mundo que ya es híbrido, complejo y tecnológico.

-¿Y cómo deben afrontarlo las pymes?

-Mi principal recomendación sería que los pequeños empresarios y los autónomos accedan a una formación que les permita definir su estrategia empresarial en un mundo digital. Ahora tienen la capacidad de funcionar como las grandes empresas si cuentan con una estrategia y el liderazgo adecuado.

-¿En qué medida el sector público debe servir de estímulo de la digitalización empresarial?

-Como en casi todas las áreas de actividad de la vida, la mejor manera es ser ejemplar. La administración debería ser la primera en digitalizarse e incorporar las tecnologías para mejorar la manera en que provee de servicios públicos.

-¿El español es un motor de desarrollo económico?

-¡La respuesta es 'sí', en español! El resurgimiento de la cultura en español es evidente y el gran reto es que seamos capaces de hacerlo también en la red. Aunque el inglés siempre haya sido la lengua vehicular, el español está llegando a niveles parejos y debemos reforzarlo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos