Final

Dos puñales 'reds' para desarbolar al ordenado Tottenham

Andrew Robertson y Trent Alexander-Arnold, durante la rueda de prensa. /Reuters
Andrew Robertson y Trent Alexander-Arnold, durante la rueda de prensa. / Reuters

Alexander Arnold y Robertson confían en olvidar el doloroso recuerdo de la final perdida ante el Real Madrid venciendo a los 'spurs' para completar una campaña fantástica para ambos

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

En un equipo en el que la mayoría de los focos apuntan a su formidable tridente ofensivo conformado por Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané, dos laterales emergen como puñales a disposición de Jürgen Klopp para desarbolar al ordenado y trabajado Tottenham de Mauricio Pochettino. Trent Alexander-Arnold y Andrew Robertson precisarán de atención especial por parte del técnico argentino para evitar que sus incursiones por las bandas despedacen las esperanzas de los 'spurs' de alzar la que sería su primera 'orejona'. Ambos llegan en plena forma y con ganas de sacarse la espina que les clavó el Real Madrid en el Olímpico de Kiev, donde los dos fueron titulares pero asistieron imponentes a la derrota de su escuadra ante los blancos.

Con el recuerdo en la memoria de aquel partido comparecieron ambos este viernes en la sala de prensa del Metropolitano. «No quiero sentirme mañana por la noche como me sentí en Kiev», dijo Alexander-Arnold, que a sus 20 años sigue viviendo con sus padres y viene de ser protagonista de una rocambolesca acción que permitió al Liverpool completar la gesta en Anfield al endosarle un 4-0 al Barcelona que permitió a los 'reds' voltear una eliminatoria que parecía resuelta por el bando azulgrana con el 3-0 de la ida. Anduvo raudo el inglés para botar el córner que pilló desprevenida a la zaga culé y servir la bola con la que Divock Origi culminó la remontada.

Alexander-Arnold, que creció con Jamie Carragher como referente y cuya abuela mantuvo un romance con Alex Ferguson según reconoción el legendario entrenador del Manchester United, ansía emular al histórico zaguero del Liverpool que conquistó la Champions de 2005 en Estambul para enterrar la derrota del curso pasado en la final ante el Real Madrid. «Será difícil olvidarlo. Aprendimos un par de cosas del Real Madrid en Kiev y cómo nos vencieron. Hemos madurado como equipo, demostrando que podemos ganar partidos, aguantar la ventaja y mantener la puerta a cero», indicó quien está llamado a ocupar el carril derecho del Liverpool en el Metropolitano.

De pedir trabajo en Twitter a que le lluevan las ofertas

Página parece haber pasado ya su compañero Robertson, que ha firmado un curso brillante que le ha confirmado como uno de los mejores laterales izquierdos del planeta. «La final es irrelevante para mí. Hemos hechos unos pocos fichajes, algunos se han ido, y como era nuestra primera candidatura a un título y muchos de nosotros jugamos la pasada temporada podemos usar esa experiencia», indicó el escocés, que reconoció que lo que vivieron en la capital ucraniana fue «horrible».

Más información

Bien sincronizados dentro y fuera del campo -«conocemos nuestras cualidades, intentamos aprovecharlas y somos un buen dúo», indicó Alexander-Arnold-, ambos negaron que el Liverpool parta con la vitola de favorito. «En cuestión de calidad estamos igualados. Será una lucha hasta el final para ver quién lo quiere más. Será difícil para ambos. Será un partido muy táctico y quien acabe ganando lo habrá merecido», comentó el diestro, segundo en la última elección del Golden Boy que reconoce al, mejor futbolista sub-21 del año, superado únicamente por el holandés Matthijs De Ligt. «Cuando hemos jugado contra ellos en la Premier ha sido uno de los partidos más duros que hemos disputado. Sabemos que nos pueden causar problemas. Los dos tenemos buenos equipos, dependerá de quién tenga el mejor día. Para mí, estará igualado», completó Robertson, quinto futbolista más utilizado por Jürgen Klopp esta campaña, en la que ha disputado 47 partidos, 11 de ellos de Champions, y que ha pasado en siete años de pedir trabajo a través de Twitter a que le lluevan las ofertas como uno de los carrileros zurdos más cotizados del momento.