Análisis

Asensio, Lucas y el nuevo orden de Zidane

Lucas Vázquez abraza a Marco Asensio tras el gol del balear ante el Bayern. /Christof Stache (Afp)
Lucas Vázquez abraza a Marco Asensio tras el gol del balear ante el Bayern. / Christof Stache (Afp)

Múnich ratifica el cambio de guardia en el Real Madrid y el ocaso de un tridente del que sólo sobrevive Cristiano

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Demolido el antiguo régimen, un nuevo orden emerge en el Real Madrid. Lucas Vázquez y Marco Asensio, con sus actuaciones en el Allianz Arena, confirmaron que el otrora omnímodo poder de la BBC es ya cosa del pasado y que el futuro del doce veces rey de Europa pasa por sus botas y las de Cristiano Ronaldo, al margen de la posibles incorporaciones que puedan llegar en verano, con el brasileño Neymar y el egipcio Salah como predilectos objetos de deseo.

Reveladora la imagen del banquillo visitante en el feudo muniqués, con el desenchufado Gareth Bale asistiendo impasible a un nuevo zarpazo merengue ante el Bayern y Karim Benzema más animoso aunque postergado como el galés en otra cita de postín mientras el gallego y el balear se lucían frente al planeta futbolístico. La suplencia del galo -que luego entró por Carvajal- era el último paso que le faltaba por dar a Zinedine Zidane para sellar el inicio de una nueva era en el conjunto de Chamartín. Ya había calentado el asiento en la vuelta de cuartos ante la Juventus, pero entonces la cómoda renta apuntaba a una eliminatoria prácticamente resuelta y aquella decisión podía entenderse como un mero descanso para el '9' a la vez que la enésima oportunidad al '11'. En el templo teutón se ratificó, por contra, el cambio de guardia.

Titular Lucas Vázquez, el percance en el hombro izquierdo de Isco -que complica su concurso en una vuelta que se perderá también Carvajal por un problema en el muslo- dio paso a Marco Asensio, que ya se había graduado con honores el pasado curso en tierras bávaras. Un cambio providencial, puesto que el mallorquín marcó el tanto de la victoria que deja al vigente campeón más cerca de la final de Kiev, donde ambiciona conquistar su tercera 'orejona' consecutiva y la cuarta en las cinco últimas ediciones para establecer una hegemonía sin parangón desde los tiempos de Alfredo Di Stéfano, cuando cayeron las cinco primeras Copas de Europa. Un gol que nació de la presión de Lucas Vázquez, clave para propiciar el error de Rafinha que permitió a Asensio recuperar el esférico para lanzar una contra mortal junto al extremo de Curtis.

Pareja de moda

Una diana que atestiguó el paso al frente que han dado los dos futbolistas para ocupar el vacío dejado por el ocaso de un tridente del que sólo resiste incólume Cristiano Ronaldo. Son la pareja de moda en la 'casa blanca', una sociedad que viste de gala al Real Madrid cuando está sobre el verde.

Carvajal está descartado para la vuelta ante el Bayern e Isco tiene muy difícil su concurso

Los números de ambos han crecido de forma exponencial este curso. Contabiliza Lucas Vázquez 48 partidos en lo que va de temporada, el que más encuentros ha jugado dentro del plantel de Zidane, repitiendo lo ocurrido en la anterior campaña, que finalizó con 50. De ellos, 24 como titular, cuatro más ya que el curso precedente, respecto al que también ha incrementado sus minutos al pasar de 2.282 a 2.476. Un aumento que se ha traducido en una mayor incidencia ofensiva que le ha convertido en el quinto máximo goleador, con ocho tantos, y en el máximo asistente, con 18. De entre los jugadores de la Liga, sólo Messi registra más pases de gol que el gallego entre todas las competiciones.

Más información

Apenas un partido menos que su socio de 'fechorías' lleva Marco Asensio, tercer máximo artillero del Real Madrid con 11 dianas, sólo superado por Bale (14) y Cristiano Ronaldo (42). Es el segundo en la lista de encuentros disputados, con 26 titularidades, dos más que Lucas Vázquez y siete más que en todo el curso anterior, en el que sólo participó en 38 choques. Supera ya en más de 600 minutos su registro de la anterior temporada, con 2.588, y ha firmado un tanto más cuando aún resta un mes de competición. El de Múnich fue el primero en esta edición de la Champions y el cuarto que rubrica en la máxima competición continental. Sólo uno de ellos, ante el Legia de Varsovia en la fase de grupos del curso 2016-2017, lo anotó como titular; el resto los hizo saliendo desde el banquillo, lo que le convierte en el revulsivo más efectivo de las dos últimas ediciones junto a Álvaro Morata y Wissam Ben Yedder.

Para ambos tuvo palabras de elogio Zidane al término del duelo con el Bayern. De Lucas ensalzó su capacidad de sacrificio cuando la lesión de Carvajal demandó su reubicación para frenar a Ribéry, el más peligroso del cuadro germano. «Cuando Carvajal ha salido del campo y Lucas se puso de lateral lo hizo muy bien. No era nada fácil», señaló el técnico, que remarcó también el trabajo defensivo de Asensio además de su «verticalidad» y «pegada impresionante». Palabras que contrastaban con la frialdad que denotaban las que empleó para referirse a Bale. «Hay jugadores que lo están haciendo bien. Quedan aún partidos y cuento con él. No es verdad que no cuente con él», dijo sobre el extremo de Cardiff, con pie y medio fuera del club. A rey muerto, rey puesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos