Entrevista

Diego Llorente: «Ojalá podamos igualar lo que ha hecho Piqué»

Diego Llorente, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. / Virginia Carrasco

El central realista, que podría acompañar a Sergio Ramos en el eje de la zaga ante Croacia, no oculta su agradecimiento a Luis Enrique «por mostrar esa confianza» en él «incluso estando lesionado»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Zagreb

Tiene cara de jugador sub-21 pero ya es casi un veterano... porque, aunque muchos no se acordarán Diego Llorente (Madrid, 1993) ya debutó con la absoluta en 2016 de la mano de Vicente del Bosque. Lo hizo en un encuentro ante Corea del Sur en Saint Gallen, cuando varios jóvenes (entre ellos Pablo Fornals, Denis Suárez, Mikel Oyarzábal, Iñaki Williams o Sergio Rico) completaron a un bloque en el que faltaban los jugadores del Real Madrid, Atlético, Barcelona, Bayern o Manchester United presentes en varias finales. Además, puede presumir de ser quizá el único futbolista al que un seleccionador haya convocado lesionado con una fractura (peroné izquierdo) sabiendo que va a estar varios meses de baja. Es prudente -«No me gusta generar más expectativas y presión»- pero sí ambicioso tanto en su club como en la selección. No oculta que tiene margen de mejora y espera poder conseguir dar un nivel tan alto como el de Gerard Piqué, que considera dejó «un legado brutal» y al que llega para sustituir.

-Desde aquel debut en 2016 hasta ahora ha pasado por muchas situaciones distintas: dejó el Rayo, se fue a Málaga y ahora se ha consolidado en la Real Sociedad. Tanto que Luis Enrique le llamó cuando estaba andando con muletas tras lesionarse ante el Leganés en la segunda jornada de Liga.

-La verdad es que la convocatoria estando lesionado fue algo muy novedoso que me pilló de sorpresa (estaba recién operado y supo la noticia estando en la cama del hospital esperando que le dieran el alta) pero incorporarme a la concentración en Las Rozas justo después de la operación fue un estímulo increíble. Fue justo después de que me dieran ese varapalo duro de que iba a estar tres meses fuera, que es lo que suele pasar en este tipo de lesiones, pero la llamada fue la mejor manera de empezar la recuperación. Además, afortunadamente, he podido acortar los plazos y he rebajado casi un mes (ha vuelto a jugar con la Real Sociedad) en poco menos de dos.

-Pero venir aquí lesionado es algo que podrá contar a modo de chascarillo cuando sea mayor. «A mí me llamaba el seleccionador incluso lesionado».

-(Ríe) Sí, Sí. Cualquiera que conozca la historia de la selección sabe que no se había producido un precedente similar, por eso sólo puedo estar agradecido al míster por mostrar esa confianza en mí incluso estando lesionado (pudo conocer las dinámicas de trabajo y las charlas del nuevo cuerpo técnico). Ahora que estoy en perfectas condiciones espero devolver esa confianza.

-Muchos, viendo la lista con los cambios y analizando su presencia, le consideran como la opción más probable en el centro de la zaga junto a Ramos. Lo piensan porque si le trajo lesionado...

-Es verdad que la gente habla mucho, tanto para bien como para mal aunque no se ajusten a la realidad. Yo estoy preparado para todo lo que pueda pasar, disponible y al cien por cien. Me encuentro bien de la lesión, todo ha quedado atrás y a nivel de dolores y psicológicamente está todo olvidado. Ahora mentalizado en todos los aspectos para lo que esté por venir. Luego habrá que esperar lo que decida el míster.

-Se habla a veces, sobre todo ahora que Gerard Piqué no está, de que hay déficit de centrales... pero en la Liga hay muchos nacionales jugando y también en el extranjero. ¿Nos falta perspectiva para no querer comparar a todos con Ramos y Piqué?

-Eso es. España siempre ha tenido muy buenos centrales y en los últimos años con Ramos y Piqué había una pareja que era envidiada en el mundo. Ramos está haciendo historia y Piqué ha dejado un legado brutal en la selección. Ahora ha decidido no venir más y se abre un hueco ahí que intentamos aprovechar todos los que venimos. Ojalá podamos hacer lo que ha hecho Piqué, igualarlo por lo menos.

«España siempre ha tenido muy buenos centrales y en los últimos años con Ramos y Piqué había una pareja que era envidiada en el mundo»

Más información

-Esto de los centrales es algo similar a lo que sucede con los resultados. Hasta 2008 no se ganó nada durante 44 años y luego hubo un dominio inédito en la historia del fútbol. ¿Es injusto querer comparar este equipo con aquel?

-Sí, pero es un poco el pensamiento del aficionado que no tiende a relativizar o ponerle perspectiva. De lo que entiende es de resultados y es normal. Nosotros sabemos de esa exigencia pero en nuestro caso sí debemos relativizar, no tener pensamientos extremistas, ser ambiciosos pero teniendo los pies en el suelo. Lo importante es demostrar que podemos estar aquí, que los resultados salgan con trabajo y así el rendimiento personal se potenciará.

-Ahora queda ese partido contra Croacia, que al final va a ser decisivo después de la derrota ante Inglaterra que llegó justo cuando la ilusión estaba volviendo a la afición. No sé si incluso de manera desproporcionada. Ese partido quizá hizo recordar que no todo es tan fácil. ¿Cómo lo vio usted desde la distancia?

-Bueno, es algo parecido a lo que hemos comentado antes. La gente tiende a dejarse llevar, a veces por la euforia y en otras por el pesimismo, pero nosotros, tanto jugadores como cuerpo técnico, debemos ser precavidos porque sabemos lo que cuesta sacar resultados. Y más a estos niveles, en los que compites contra los mejores de otros países. Realmente contra Inglaterra, en líneas generales, se hizo un buen partido pero ellos aprovecharon bien sus opciones a la contra. Sabíamos que era su arma, porque tienen futbolistas muy rápidos, pero no pudimos esta vez parar eso. Ahora ya hemos aprendido de eso y pasado página. Tenemos una gran oportunidad contra Croacia y sellar ya ese pase (a la 'final four' de la Liga de Naciones).

«Contra Inglaterra, en líneas generales, se hizo un buen partido pero ellos aprovecharon bien sus opciones a la contra»

-Llegar a esas semifinales el próximo junio serviría para ilusionarse otra vez tras un Mundial de decepción.

-Eso es. Para el aficionado sería también bonito después de unos torneos sin éxito en los que se había ganado muchísimo. Eso hizo que la gente normalizase algo que no era nada normal. Hay un trabajo brutal desde fuera para que eso pase y ahora hay que ir pasito a pasito, poco a poco para intentar volver a los éxitos del pasado.

-Y el elegido para ello es Luis Enrique. ¿Cómo es en las distancias cortas? Con ustedes parece más bromista y menos serio...

-La gente lo que ve es lo que sale en televisión o en la prensa. Por lo que se ve en los medios no te puedes hacer una idea de cómo es una persona. Yo no le conocía personalmente hasta que vine pero he visto que es cercano y directo. No le conocía personalmente, pero comprobé que se trata del tipo de entrenador que me gusta a mí. Sabe muy bien lo que quiere transmitirnos, el estilo de juego, prepara bien los partidos, quiere que tengamos todas las armas y herramientas disponibles para usar en nuestro beneficio y hacer daño al rival... Yo sólo tengo palabras de agradecimiento y admiración tanto como entrenador y persona.

Diego Llorente, tras la entrevista.
Diego Llorente, tras la entrevista. / Virginia Carrasco

-¿Esta llamada de la selección le concede otro rol en su club? ¿Eso ayuda a luchar con la competencia ahora que están todos (Héctor Moreno, Aritz Elustondo y Raúl Navas) disponibles?

-Desde fuera se hacen otras lecturas que nosotros no llegamos a ver. Siempre he intentado exigirme al máximo, venir a la selección no va a cambiar eso. Ahora mismo en la Real disponemos de todos los centrales aptos, es una competencia sana y el beneficiado va a ser el míster y el equipo. Para el entrenador es fabuloso que haya competencia. Los defensas estamos dando un rendimiento alto y eso le pone las cosas más difíciles. Pero lo más importante es que esto como equipo nos hace más fuertes y que nadie se puede relajar. Mi rol no cambia nada, voy a exigir autoexigiéndome igual día a día

-En la Real Sociedad, tras ese paso por Rayo y Málaga, ya se ha consolidado como ese central que los técnicos de las inferiores intuían iba a llegar a ser.

-He ido dando pequeños pasitos e intentando asentarme. Siempre soy muy ambicioso y no me importa que desde fuera crean que puedo dar un paso más porque estoy preparado para lo que venga. Sé que conforme va pasando el tiempo tengo que exigirme más y dar más.

«Siempre soy muy ambicioso y no me importa que desde fuera crean que puedo dar un paso más porque estoy preparado para lo que venga»

-No sé si entre eso que se pide está marcar más goles. Usted siempre aporta en ese aspecto cada campaña y en este fútbol actual cada vez tiene más importancia el balón parado como se vio en el Mundial.

-Sí, hoy en día que el fútbol cada es más igualado, creo que es importante la estrategia a balón parado. Tanto ofensiva como defensiva, puede decidir partidos. Eso puede ser uno de esos puntos a mejorar. Lo primero, defender bien, pero si puedo ayudar en ataque, mejor que mejor.

-Por último, ya sabemos que un triunfo mete directo a España en la 'final four' de junio y que un empate o una derrota nos deja a expensas de lo que hagan Croacia e Inglaterra en Wembley pero, ¿sabe usted cómo funciona la Liga de Naciones?

-Bueno, ahora sí pero al principio, al ser una cosa novedosa, había dudas y era complicado porque estábamos acostumbrados a otro tipo de torneo sin ascensos ni descensos. Pero al llegar aquí ya te explican cómo va. Ya todos tenemos cogida la idea. Nosotros, los de la Liga A, peleamos por meternos en la final pero se puede descender si eres último de grupo (opción no posible ahora mismo para España). Lo mismo pasa en las otras ligas. Allí el primero lucha por ascender y ganar su liga para asegurar la repesca. Nosotros vamos a intentar ganar en Zagreb para meternos en la 'final four' (que sería entre el 5 y 9 de junio, seguramente en Lisboa, aunque aún UEFA lo debe confirmar).

 

Fotos

Vídeos