El mercado del automóvil sigue «resacoso» con una nueva caída de las matriculaciones en octubre

Vehículos en concesionario/Antonio Quintero Acero/El Norte
Vehículos en concesionario / Antonio Quintero Acero/El Norte

En Burgos se matriculó un 5,61% menos de vehículos que en 2018 y la caída en las matriculaciones de diesel alcanzó el 36,8%

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El mercado del automóvil continúa viajando en una montaña rusa. La matriculación de turismos y todoterrenos ha vuelto a caer en octubre, arrastrando las consecuencias de la entrada en vigor el 1 de septiembre de la nueva normativa en el control y medición de emisiones. La crisis del diésel también está afectando a la venta de vehículos bajo este carburante, y Burgos no se queda fuera de la foto nacional.

Así, en octubre se contabilizaron 555 matriculaciones de turismos y todoterrenos, lo que supone una caída del 5,61% con respecto al año anterior. Son datos ofrecidos por las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam), que aseguran que el mercado sigue sufriendo la «resaca» del nuevo protocolo de homologación, que hizo crecer las ventas en el verano para caer a partir del 1 de septiembre.

Más información

En Burgos, en julio las matriculaciones crecieron un 8,13% (un 26% si hablamos de vehículos de empresa), y también se registró un aumento del 43,6% en agosto (del 104% en el caso de los vehículos de empresa). Sin embargo, septiembre cerró ya con una caída del 11,73% y, ahora, octubre ha reducido el descenso, pero mantiene cifras en negativo. «El mercado se está ajustando poco a poco tras la distorsión por la entrada en vigor del WLTP», reconoce Noemi Navas, directora de Comunicación de ANFAC.

Fabricantes, concesionarios y vendedores confían en que noviembre deje buenos datos y, como la esperanza es lo último que se pierde, miran con optimismo el acumulado anual. En lo que llevamos de 2018, en Burgos se han matriculado 5.795 turismos y todoterrenos, es decir, un 12,39% más que en el mismo periodo de 2017.

Eso sí, lo que no parece que vaya a recuperarse fácilmente son las ventas de diésel, que siguen cayendo. En octubre, de los 555 vehículos matriculados en la provincia solo el 26,3% eran diésel, es decir, 146. Eso supone una caída del 36,8% con respecto a 2017. Mientras, la gasolina ha crecido un 11,48%. En lo que llevamos de año el diésel se ha reducido un 21,88%, y la gasolina ha aumentado un 37,24%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos