SI YO FUERA ALCALDE...

Óscar Caballero: «Un alcalde justo haría que todos los niños de Burgos tuvieran las mismas oportunidades»

Óscar Caballero junto con uno de los competidores del club de boxeo de Saltando Charcos/BC
Óscar Caballero junto con uno de los competidores del club de boxeo de Saltando Charcos / BC

El presidente de Saltando Charcos echa en falta una discriminación positiva a favor de colectivos desfavorecidos y apuesta por acabar con la privatización de servicios municipales

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La vida va más allá de los abono transporte y los viajes gratuitos en autobús. «Se echan de menos servicios públicos, y gratuitos para los colectivos desfavorecidos», en Burgos. Es la opinión de Óscar Caballero, presidente de la asociación Saltando Charcos, quien tiene muy claro que «un alcalde justo haría que todos los niños de Burgos tuvieran las mismas oportunidades». Y, por desgracia, en la capital no se dan estas circunstancias, asegura Caballero, quien critica la falta de voluntad política, y técnica, para conseguir esa igualdad.

No se trata de dar subvenciones o ayudas, sino de garantizar accesos en igualdad de condiciones a servicios como instalaciones deportivas o centros cívicos. En Burgos, «la mitad de los servicios deportivos, de ocio y tiempo libre están privatizados»; servicios como el Espacio Joven o el Centro de Creación Musical El Hangar. También las escuelas infantiles. Caballero, en el papel de alcalde, apostaría por una remunicipalización. Que sea el ayuntamiento, a través de asociaciones si hace falta, quien gestione los servicios públicos, «y no empresas que se lucran con ellos».

El presidente de Saltando Charcos lamenta que «la infancia y la adolescencia se queden al margen del sistema electoral»; no se les tiene en cuenta más allá de como colectivos a los que atender y proteger. «Hay que atender su voz y sus ideas», pues también tienen mucho que aportar en el diseño de un proyecto de ciudad.

La presencia de preadolescentes y adolescentes, por ejemplo, en la programación cultual y de ocio es «anecdótica», los servicios de Juventud se han olvidado también de la prevención en consumo de drogas o alcohol. Todas las políticas se centran en luchar contra el botellón sin ofrecer un ocio saludable alternativo.

Más información