El nuevo comunismo

Policías chinos en la zona a la que llegará Kim Jong-un. /AFP
Policías chinos en la zona a la que llegará Kim Jong-un. / AFP

La situación de Corea del Norte es similar a la de Vietnam en los ochenta

ZIGOR ALDAMADacca

China inauguró el nuevo comunismo con las reformas de la década de 1980, que supusieron un brusco giro en la política económica de Mao Zedong y sentaron las bases sobre las que se asienta ahora el poderío de la segunda potencia mundial. Ante el obvio éxito del gigante asiático, Vietnam decidió poner en marcha medidas similares en la recta final del siglo pasado: su economía ha crecido a una media del 6,6% desde el año 2000 y es ahora una de las más vibrantes del sudeste asiático. La pregunta en vísperas de la reunión que mantendrán Kim Jong-un y Donald Trump en la capital vietnamita, Hanói, es si las negociaciones entre ambas potencias nucleares permitirán que Corea del Norte siga la senda de China y de Vietnam.

A primera vista, puede parecer que Hanói no es territorio tan neutral como Singapur, la ciudad-estado que acogió la primera cumbre entre los dos mandatarios el pasado mes de junio. Al fin y al cabo, Vietnam y Corea del Norte comparten similitudes en sus sistemas políticos y ambos libraron cruentas guerras contra Estados Unidos. No obstante, el país que siguió las órdenes de Ho Chi Minh para derrotar a las barras y estrellas ha hecho ya las paces con la superpotencia americana, que levantó sus sanciones contra Vietnam en 1994. Ese proceso puede servir de inspiración para el que ahora pone en marcha Pyongyang, cuya situación es similar a la de Vietnam en los ochenta.

Kim partió este sábado hacia Vietnam, adonde llegará después de más de dos días de viaje en tren -hasta la frontera- y en coche -hasta Hanói-. Una vez en la capital vietnamita, Kim ha propuesto que las negociaciones se lleven a cabo en el Government Guesthouse, con el cercano Hotel Metropole como alternativa. Incluso se baraja la posibilidad de que el Hotel Meliá sea el que acoja la cita o aloje a alguno de los dos presidentes, aunque los planes definitivos se mantienen en secreto y pueden cambiar en cualquier momento. Unos 200 agentes del servicio secreto de Estados Unidos llegaron este sábado a Hanói en dos aviones militares que partieron desde una base estadounidense en Japón y aterrizaron en el Aeropuerto Internacional Noi Bai de la capital vietnamita.

Más información