Merkel advierte de que el populismo amenaza el proyecto europeo

La canciller alemana, Angela Merkel. /Efe
La canciller alemana, Angela Merkel. / Efe

«Muchos elementos de hoy toman la misma dirección que en los años 30», alerta el secretario general de la ONU en el 'Foro sobre la paz'

F. ITURRIBARRIACorresponsal. París

Angela Merkel advirtió este domingo de que el proyecto europeo de paz, surgido tras la conclusión en 1945 de la Segunda Guerra Mundial, se ve amenazado por la escalada del nacionalismo y del populismo. La canciller alemana fue la primera dirigente europea en intervenir en el 'Foro sobre la paz' de París, una conferencia internacional auspiciada por Francia para fomentar el multilateralismo y la gobernanza mundial con ocasión del centenario del armisticio de la Gran Guerra.

A juicio de Merkel, la cooperación internacional y el equilibrio pacífico entre los intereses de los países se han visto de nuevo comprometidos. «La paz que hoy tenemos, que muchos dan por hecha, está lejos de ser una evidencia y hay que pelear por ella en una batalla de cada día», expuso antes de ilustrar las amenazas acechantes con el ejemplo de la situación en Siria y Yemen, donde se vive «la catástrofe humanitaria más horrible del mundo en este momento». La líder germana llamó a «no dejarse llevar por los intereses nacionales» y alertó de que no se han sacado las lecciones de las guerras mundiales, como ponen de manifiesto los 222 conflictos violentos registrados el año pasado o los 65,8 millones de refugiados que hay en el mundo, más de la mitad de ellos niños. Desde su punto de vista, «ahora sería más difícil lograr los avances que se hicieron tras el horror de la guerra» como la creación de la ONU, sin la cual «el mundo sería peor», y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por su parte, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, alertó acerca de que «muchos elementos de hoy me parece que toman la misma dirección que a principios del siglo XX y que en los años 30, y dejan entrever un engranaje invisible» similar a la situación que generó las dos guerras mundiales.

El evento global fue inaugurado por Emmanuel Macron, quien se preguntó si la reunión horas antes bajo el Arco de Triunfo de cerca de 80 mandatarios mundiales será el símbolo de una paz duradera o «la fotografía de un último momento de unidad antes de que el mundo se hunda en un nuevo desorden». «Y eso no depende más que de nosotros», apostilló.

Abanderado del multilateralismo, el presidente francés destacó el racismo, el antisemitismo y el extremismo entre los factores que cuestionan el horizonte de paz anhelado por los pueblos. «Nuestros predecesores intentaron construir duraderamente esa paz pero se estrelló contra el unilateralismo de algunos, las crisis económicas y morales y los nacionalismos», insistió.

En el foro también intervino el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ostentó junto al rey Felipe VI la primera representación de España al más alto nivel en una efeméride del armisticio de 1918. «Compartimos una historia, unos valores y un proyecto común. Aprendamos de los errores del pasado para construir un futuro en paz», planteó el jefe del Ejecutivo.

Felipe VI fue el penúltimo jefe de Estado o de gobierno en ser recibido por la mañana en el palacio del Elíseo por el matrimonio Macron, justo antes de Merkel e inmediatamente después del rey de Marruecos, Mohamed VI. En el almuerzo ofrecido a 130 comensales el monarca ocupó una plaza central en la mesa de honor, justo enfrente del presidente francés. Begoña Gómez, esposa de Sánchez, participó en el almuerzo paralelo ofrecido por la primera dama gala en el salón Venus del palacio de Versalles a las parejas de los mandatarios. El menú fue el mismo que el servido en el Elíseo por el chef Guillaume Gómez: bogavante de Bretaña, ave de Bresse con patatas de la región de Somme y postre de chocolate.

Más información:

 

Fotos

Vídeos