Gibraltar y los unionistas se unen y se separan ante el 'brexit'

Samantha Sacramento, ministra del Gobierno del Peñón. /Reuters
Samantha Sacramento, ministra del Gobierno del Peñón. / Reuters

EL DUP fundado por Ian Paisley cree que el futuro de Reino Unido está en sus manos

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres

Samantha Sacramento, ministra del Gobierno del Peñón, ha sido aplaudida por los asistentes a la conferencia del Partido Democrático Unionista (DUP) cuando dijo que «Gibraltar no se plegará». Y la líder del partido, Arlene Foster, también tras afirmar que «nosotros entendemos la pasión y el orgullo de Gibraltar por su casa y su britanidad» y «les apoyamos en este momento difícil».

El soberanismo llanito tiene en parte su origen en los horrores de la vida en Irlanda del Norte, a donde fue evacuada parte de la población no necesaria para la defensa de la base militar, en la Segunda Guerra Mundial. Bajo las bombas en Londres o sufriendo el clima y la dieta en Ballymena, al norte de Belfast, contaron sus espantos a los que habían quedado en un Gibraltar ya seguro.

Hombres reclutados como población auxiliar de la base militar formaron una asociación, liderada por Joshua Hassan, para pedir su repatriación al Gobernador. Tras la guerra, lograron administrar el municipio y fundaron el movimiento autodeterminista que sería finalmente bendecido por la metrópoli. Las palabras pronunciadas en la conferencia se repiten ritualmente en el Peñón y en Reino Unido.

El Gobierno gibraltareño acude a las conferencias de conservadores, laboristas, liberales-demócratas, unionistas, independentistas escoceses y, el pasado año, a la del Sinn Féin irlandés. Pero su destino se ha unido y separado del DUP en los últimos días. Los unionistas son partidarios de abandonar la UE desde el principio de los tiempos y los gibraltareños, de la permanencia.

Mientras el acuerdo sobre el polémico párrafo del Acuerdo de Retirada, renueva el apoyo del Gobierno de Fabian Picardo, el DUP norirlandés lo rechaza. Como sus diez diputados sostienen a Theresa May, pueden provocar que no se ratifique el acuerdo y que la líder conservadora no tenga margen para gobernar después.

Candor

«El futuro de Reino Unido está en nuestras manos», ha proclamado desde la tribuna lord Maurice Morrow, presidente del DUP. Es una circunstancia que enraiza con la tradición del partido. 'Ulster dice no' ha sido su emblema en vicisitudes variadas de la historia británico-irlandesa durante más de un siglo. Y no es la primera vez que el unionismo es pieza clave en la gobernación británica.

Su resistencia al autogobierno irlandés en el principio del siglo XX fue un factor para el fin de la era Liberal y el ascenso del Partido Conservador y Unionista. Margaret Thatcher ganó las elecciones cuando los unionistas retiraron su apoyo al laborista James Callaghan, que se negó a financiar una autopista a cambio de su apoyo. John Major ralentizó el proceso de paz porque dependía de los diputados unionistas.

El DUP fue fundado por Ian Paisley, un predicador presbiteriano a cuya retórica apocalíptica achacaron sus acciones algunos autores de los primeros asesinatos sectarios al final de los años sesenta. Era minoritario en el unionismo hasta que se hundió el UUP, del nobel David Trimble, durante el proceso de paz. No es un partido como los demás, según lord William McCrea, «porque cumple aquello que promete».

Este ministro presbiteriano y cantante de gospel tuvo relaciones estrechas con asesinos lealistas y propuso bombardear desde el aire ciudades del sur. Inició la conferencia con 'Devociones': lectura de salmos, invocación «al Señor para que la nación retorne a Dios», y rezo. El concejal que presentó a continuación un debate sobre administración municipal se sorprendió porque su 'good morning' fue respondido por el coro de asistentes como en un aula de primaria.

Teatros

Candor y brutalidad han ido juntos en la historia de Irlanda y del mundo, pero el DUP se adapta a los tiempos. Prometió fuego infernal al republicanismo irlandés y ha gobernado con Sinn Féin. Paisley describió una visita al Papa de la reina madre y de su hija Margarita como «adulterio y fornicación con el Anticristo' y ha recibido como orador invitado a Boris Johnson, al que le sentaría bien el dicterio- 'abominable pecador'- que el fundador del partido arrojaba a sus rivales.

Tras su nombramiento como lord, Paisley nominó a su mujer para ser 'dama' y ocupar otro escaño. Su sustituto, Peter Robinson, también tenía a su mujer como diputada. El marido de la actual líder, Arlene Foster, no comparece en público. Pero la mujer del actual vicelíder, Nigel Dodds- «el hombre fuerte del momento», según lord Morrow-, es parlamentaria europea.

Nadine Dodds ha explicado las circunstancias del unionismo ante el acuerdo de May. La larga lista de directivas europeas que Irlanda del Norte tendría que cumplir, si no se llega a un acuerdo sobre la futura relación UE-Reino Unido que hace innecesarios los controles fronterizos, dejarían a la provincia dentro del mercado común, sin voz ni voto sobre sus normas.

Nigel Dodds, que teje en Westminster la trama de intereses unionistas, fue un buen estudiante de Derecho en la Universidad de Cambridge, pero su descripción de la coyuntura -Bruselas, Londres, Dublín y por supuesto Belfast, afirman que no construirán controles en una frontera que es la justificación de tan complejo acuerdo- habría quizás inspirado la imaginación de Oscar Wilde o Samuel Beckett, que estudiaron en la misma escuela secundaria, en el condado de Fermanagh, antes de refugiarse en París.

Más información

 

Fotos

Vídeos