España levanta el veto a la cumbre del 'brexit' tras un acuerdo sobre Gibraltar

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / efe

Sánchez presume de un compromiso que garantiza la integridad territorial de Estado

ANDER AZPIROZ MadridSALVADOR ARROYO Bruselas

Este domingo finalmente se celebrará el Consejo Europeo que, salvo mayúscula sorpresa, dará el beneplácito al principio de acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido para la salida de los británicos del club comunitario. El penúltimo obstáculo salvado para un divorcio lo menos traumatico posible, si eso es factible, ha sido la decisión de España de levantar el veto al pacto firmado entre Bruselas y Londres.

Pedro Sánchez, recién llegado de su visita oficial a Cuba, ha anunciado en una comparecencia convocada de urgencia un a en torno a Gibraltar. El presidente del Gobierno, asediado por múltiples frentes internos, ha descrito la decisión como un gran triunfo del Ejecutivo que dirige. Primero, porque se respeta la integridad territorial de España, un argumento imposible de sustraer de la crisis independentista en Cataluña. Y segundo, porque Madrid tendrá voz y voto en cualquier negociación sucesiva con Londres que concierna a la colonia.

El discurso de Sánchez lo ha motivado una cuestión de política exterior, pero ha estado cargado de guiños hacia el interior. El presidente del Gobierno ha resaltado por dos veces sus consultas con el Rey en torno a Gibraltar. El jefe del Estado, objetivo de una ofensiva en toda regla de los socios republicanos del PSOE, fue el primero en ser informado del acuerdo sobre el 'bréxit'. Y ante las críticas de la oposición de PP y Ciudadanos por la supuesta debilidad en torno al Peñón, Sánchez incluso ha recuperado la cosoberanía reclamada por el ministro popular José Manuel García-Margallo.

Cataluña

La cuestión de Gibraltar «es capital» porque afecta a la integridad territorial, ha insistido el jefe del Ejecutivo. Precisamente, este viernes la Generalitat catalana, con Quim Torra al frente, se puso del lado de Londres y reclamó a Bruselas aceptar las reclamaciones de Londres sobre Gibraltar. Y éstas son resguardar la plena soberanía de la colonia frente a una reclamación territorial española que se prolonga ya desde hace tres siglo y en la que ningún gobierno en democracia ha logrado avance alguno.

Al margen de mantener España unida, Sánchez destacó que el futuro acuerdo permitirá un desarrolló económico equitativo para ambos lados de la verja fronteriza. La cuestión no es baladí, y menos en plena campaña electoral andaluza.

Objeciones de España

Las objeciones de España y la amenaza -el viernes si cabe más expresa- de un plante que hiciera descarrilar la cumbre extraordinaria del domingo antes incluso de celebrarse, han marcado las últimas horas en la capital comunitaria. Calma tensa. Y mutismo sobre intensas conversaciones bilaterales. Ese ha sido el ambiente enrarecido previo a la comparecencia del presidente del Ejecutivo español, tras su regreso de Cuba.

Apenas una hora antes de su mensaje desde La Moncloa, el portavoz del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se asomaba a Twitter para asegurar que después de una conversación telefónica entre Sánchez y Tusk «hace apenas unos minutos, estamos más cerca del Consejo Europeo de mañana».

El Gobierno español tiene sobre la mesa desde el viernes la propuesta de un «paquete» con dos declaraciones. Una consensuada con los 27 y otra que dependía directamente del Reino Unido. En ambas se debería de atender la precisión requerida por España en los últimos días: que en la relación futura entre el Reino Unido, ya como tercer Estado, con la Unión Europea, todo lo que se refiera a Gibraltar requeriría el visto bueno de España.

Ambas declaraciones, en cualquier caso, son complementarias a los dos grandes pactos del 'Brexit': el Acuerdo de Salida -que establece de las condiciones del divorcio- y la declaración de relación futura, en la que se establecen las líneas maestras de la privilegiada relación (fundamentalmente comercial) que existirán entre los dos márgenes del Canal de La Mancha.

Solo queda por esperar la respuesta de la primera ministra británica, Theresa May, a la que los sectores más ultras del 'brexit' podrían intentar pasar una nueva factura.

«Seguiremos estando junto al Reino Unido»

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, ha saludado un acuerdo que, ha destacado, garantiza la absoluta independencia de la colonia respecto a España. «A lo largo de nuestra historia, siempre hemos estado junto al Reino Unido. Después del 'brexit', también seguiremos estando junto al Reino Unido en el futuro. Esta es nuestra relación más importante y, a medida que el Reino Unido establece nuevas relaciones comerciales y de otro tipo a escala mundial, consideramos con optimismo las oportunidades que se derivarán de nuestro idioma común, nuestra legislación común y loslazos que nos unen con la Commonwealth de Naciones en el mundo», ha dicho.

Más información

 

Fotos

Vídeos