España mantiene su veto al 'brexit' porque no ve «garantías suficientes» sobre Gibraltar

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en La Habana./Efe
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en La Habana. / Efe

El Gobierno deja en el aire su presencia en el Consejo del domingo para ratificar el acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la UE

PAULA DE LAS HERAS y SALVADOR ARROYOLa Habana

Pedro Sánchez se mantiene en el 'no' al acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea. El Gobierno sigue sin estar satisfecho con la solución ofrecida hoy por Theresa May para aclarar la interpretación del polémico artículo 184 contenida en el texto y que, a juicio de la Abogacía del Estado, no asegura que la relación futura de Gibraltar con la UE tenga que contar con el visto bueno de España.

El secretario de Estado para la UE, Luis Marco Aguiriano, se había mostrado esperanzado con la oferta británica, puesta sobre la mesa en Bruselas. Pero había matizado que aún faltaba verla por escrito , además, había matizado que, en todo caso, debían ser el jefe del Ejecutivo y el ministro de Exteriores, Josep Borrell, ambos en visita oficial a Cuba, los que se pronunciaran sobre ella. Fuentes de la Moncloa, avanzaron poco después el veredicto del presidente. «No tenemos todavía todas las garantías sobre Gibraltar así que no podemos considerar que haya un acuerdo», señalaban en el entorno de Sánchez.

Las mismas fuentes diron a entender, además, que España está siendo víctima de un pobre trabajo de la administración de Mariano Rajoy en este asunto. «El Gobierno anterior - han argumentado- no llevó la ambición hasta donde había que llevarla».

El Ejecutivo está dispuesto a mantener la presión hasta el final e incluso amaga con no acudir a la reunión del Consejo prevista para este domingo con el objetivo de ratificar el acuerdo para el 'brexit' alcanzado la semana pasada por la Comisión y el Gobierno británico. España no tiene capacidad de veto sobre el tratado, que puede aprobarse por mayoría cualificada, pero la declaración política que lo acompaña requiere unanimidad. «No creemos que vaya a haber un acuerdo sin nosotros -retan en el Ejecutivo-; no va a haber un Consejo a 26».

Órdago de España

Es una idea en la que insistió después el presidente del Gobierno en su comparecencia ante los medios en La Habana. «Si no hay acuerdo lo más probable es que el Consejo Europeo no se celebre». Se trata de todo un órdago de España pero esta por ver la acogida que tiene esta posición en el resto de socios europeos. Nadie quiere un 'brexit' por las malas y el Gobierno socialista amenaza con hacer naufragar una negociación que se ha alargado durante años. Pero Sánchez se mostró este viernes firme: «No se dan las garantías suficientes en la negociación de Bruselas y España mantiene el veto».

A contrarreloj

La propuesta de los 27 y la declaración pública que «ha prometido» realizar Londres en las próximas horas, según ha planteado el secretario de Estado para la UE, dependen del visto bueno del Ministerio de Exteriores y de la Presidencia del Gobierno, que tienen que valorar en última instancia si «es suficiente» para que el Consejo Europeo del domingo se desarrolle sin sobresaltos.

Aguiriano ha explicado este movimiento a contrarreloj de Bruselas tras la reunión de los 'sherpas', como se conoce en el argot comunitario a los enlaces directos de los gobiernos, que se ha celebrado esta mañana en la capital comunitaria. «Los 27 y la Comisión, sin fisuras, han ofrecido un paquete de acuerdo que intenta cumplir con las exigencias y objetivos del Gobierno de España. Han ido todo lo lejos que pueden ir conforme al Derecho comunitario», reforzó antes de referirse a que «incluso han mejorado el texto que habíamos planteado en cuanto a la declaración política» (la relación futura UE-Reino Unido).

Se refería a ese artículo o cláusula aclaratoria que él mismo dijo este jueves que llegó a estar en una versión anterior del documento, y que había desaparecido cuando pasó a negociarse directamente con la primera ministra Theresa May. «Incluso lo han reforzado con referencias al tratado de la Unión», añadía a renglón seguido. Existiría, por tanto, un texto pactado con el resto de socios del club y el Ejecutivo comunitario. «Con los 27 no tendríamos que seguir negociando porque estamos todos de acuerdo», precisó.

Las claves

Según esa explicación, la clave para desactivar el choque de Madrid con Londres y Bruselas se sitúa ahora, por tanto, en la «promesa» de Londres. «El Gobierno británico estaría dispuesto, dice Aguiriano, a declarar que comparten la interpretación que hacemos los 27 y la Comisión» del artículo 184. «Estamos esperando ver por escrito esa declaración».

El texto que se habría comprometido a difundir Londres compartiendo «las consecuencias potenciales y el ámbito de interpretación» del mencionado artículo -el que habla en términos generales de la relación futura UE-Reino Unido- permitiría 'leer' esa prioridad de España en todo lo que atañe a Gibraltar, por su condición de colonia, una vez se consuma el divorcio de Reino Unido de la UE. «Hemos exigido que se publique antes» de la cumbre extraordinaria.

El Gobierno español entiende que ese texto de compromiso tendría tanto valor jurídico como político. Respecto a lo primero, Aguiriano lo justificó en los siguientes términos: «Cualquier ciudadano británico que esté de acuerdo con nosotros, si el Gobierno viola sus propias declaraciones formales, puede ir a los tribunales». Y políticamente, añadió el secretario de Estado, «el valor es indudable». Eso aun cuando todavía no había visto el contenido de la declaración. Por ello, subrayó que las negociaciones siguen abiertas y en la misma que hasta ahora «entre instituciones y con Reino Unido y a todos los niveles. Con los 27 no, porque estamos todos de acuerdo». ¿Se modificará el Acuerdo de Salida o la declaración política? Todo apunta a que no.

Más información

 

Fotos

Vídeos