Catalá: «No debo ser ciego ni mudo y sí alertar de anomalías en la Justicia»

Rafael Catalá./Efe
Rafael Catalá. / Efe

Siete asociaciones de jueces y fiscales pidieron ayer en bloque su dimisión por haber insinuado que el magistrado que emitió el voto particular, Ricardo Javier González, «tiene algún problema singular»

EFEMadrid

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha considerado que ante el debate que se ha producido tras la sentencia de 'La Manada' no debe ser «ciego, sordo y mudo», y ha insistido en que su obligación es «alertar» de las anomalías que pueden suceder en el funcionamiento de la Justicia para que el Poder Judicial actúe.

Catalá se ha pronunciado así en declaraciones a 'El País' después de que las siete asociaciones de jueces y fiscales pidieran ayer en bloque su dimisión por haber insinuado que el magistrado que emitió el voto particular, Ricardo Javier González, «tiene algún problema singular» que «todos» saben y que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) «debería haber actuado preventivamente» contra él.

«Es mi obligación pedir al Consejo que actúe porque yo no voy a participar en juegos de hipocresía y los datos sobre ese magistrado los tienen ellos; yo no tengo detalles pero sí sé lo que me han contado con mucha preocupación sus compañeros», recalca Catalá.

«¿Por qué no puedo participar en este debate que se ha producido tras la sentencia por la agresión a una joven cuando yo formo parte de este sector? Yo no debo ser ciego, sordo y mudo», ha señalado el ministro, que ha añadido: «¿Por qué los jueces de las asociaciones pueden opinar sobre esa y otras sentencias y se me niega a mí ese derecho».

Catalá ha abogado por la independencia judicial y ha defendido el buen hacer de la inmensa mayoría de los jueces: «El respeto absoluto que tengo a la independencia judicial no quiere decir que yo no pueda hablar sobre el funcionamiento de la Justicia», ha dicho.

Además, ha recordado que entre las multitudinarias manifestaciones que se produjeron el pasado jueves por toda España tras conocerse la sentencia que condena a cada uno de los cinco miembros de La Manada a 9 años de cárcel por abuso sexual y no por violación, la de Madrid se dirigió a la puerta del Ministerio de Justicia «y no del Consejo».

«Yo cumplo con mi obligación y estoy en la reforma del Código Penal; el Consejo General del Poder Judicial tendría que estar en garantizar la capacidad y capacitación de los jueces», ha aseverado Catalá. El Poder Judicial apeló ayer por la tarde a la moderación, la mesura y la prudencia de los responsables públicos para evitar la utilización política de la Justicia, así como el cuestionamiento de los jueces.

El presidente del TSJ de Navarra asegura que González «es un buen juez»

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve, ha afirmado hoy que el juez discrepante de la sentencia de La Manada es «una persona absolutamente normal, un buen juez», y ha añadido que «en absoluto conoce» ningún problema que le impida a este magistrado ejercer.

Galve ha respondido así a las declaraciones realizadas ayer por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en las que sostuvo que dicho juez, Ricardo Javier González, tiene algún «problema singular» y que el CGPJ debió «actuar preventivamente contra él». Según ha dicho esta mañana Galve en una entrevista en la SER, al ministro le han dado «muchas informaciones falsas y malintencionadas» sobre González.

Además ha sostenido que el ministro ha cometido un «ataque directo a la independencia del poder judicial», motivo por el que junto al resto de jueces y magistrados navarros ya suscribió ayer un escrito indicando que esto debería «provocar su inmediata dimisión». Para el presidente del TSJN puede que Catalá tenga que poner «negro sobre blanco» algunos asuntos pero en este caso «nadie sabe por qué lo dice» y es además «una injerencia en algo subjudice».

Más información

 

Fotos

Vídeos