El tribunal de La Manada recibió formación en perspectiva de género

Vista del Palacio de Justicia de Pamplona, horas antes de conocerse la sentencia de La Manada./EFE
Vista del Palacio de Justicia de Pamplona, horas antes de conocerse la sentencia de La Manada. / EFE

La sección segunda juzga todos los casos de violencia machista en Navarra y sus integrantes tienen que dar cursos obligatorios del CGPJ

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, el tribunal que ha condenado a nueve años de prisión a los cinco integrantes de La Manada por un delito continuado de abuso sexual, es el órgano responsable de juzgar todos las causas relacionadas con la violencia de género en esa comunidad foral.

De las dos secciones de lo penal existentes, la presidida por José Francisco Cobo e integrada por Raquel Fernandino y Ricardo Javier González -cuyas calificaciones en el voto particular discrepante de La Manada ha causado hondo malestar político y social- tiene el cometido de sentenciar estos hechos delictivos desde que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) le atribuyera esta competencia en 2005, después de la aprobación por unanimidad en el Congreso de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género de octubre de 2004.

Más información

Esta especialización del tribunal resulta compartida en la Audiencia de Navarra con el único juzgado que hay sobre violencia sobre la mujer, que se encuentra en Pamplona, y con un juzgado de lo penal, ambos unipersonales.

Según datos del CGPJ, los cinco magistrados que se ocupan de estos asuntos tuvieron que recibir formación obligatoria en perspectiva de género, a lo que se sumaron las actividades formativas sobre la materia que estipulan los planes de formación continúa y de formación descentralizada. El primero, de ámbito nacional y el segundo de alcance autonómico, respectivamente.

El aprendizaje obligatorio consiste en un curso que combina contenidos teóricos y prácticos con una carga lectiva aproximada de 50 horas. De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/2009 (implantación de la nueva oficina judicial), el juez o magistrado que «obtuvieren plazas por concurso o ascenso en juzgados de Violencia sobre la Mujer, juzgados de lo penal o secciones penales y civiles especializadas en cuestiones de género deberán participar antes de tomar posesión en actividades específicas como la estancia en órganos judiciales o el estudio de contenidos a través de internet».

Las clases presenciales tiene una duración de diez días. Ocho en el juzgado de turno y los dos restantes se dedican a visitar recursos asistenciales de los organismo sobre igualdad y casas de acogida a víctimas de violencia machista. En el caso de los cursos on-line tienen una carga de 16 horas lectivas e incluyen cuestionarios, foros de debate y dos casos prácticos obligatorios que evalúa una tutora.

Una sección longeva

En el caso del tribunal que juzgó a los cinco integrantes de La Manada, la magistrada Raquel Fernandino -uno de los dos votos favorables a la condena por un delito continuado de abuso sexual- se incorporó a la sección segunda de lo penal en 2015, por lo que ha tenido que realizar todo el plan de formación anteriormente referido. Caso diferente es la instrucción integral que hayan podido dar el presidente José Francisco Cobo y Ricardo Javier González, que forman parte del órgano penal desde 1999 y 2001, respectivamente, según informa el CGPJ. En cualquier caso, los planes de enseñanza llegan a todos los juzgados o tribunales especializados, añadieron estas fuentes.

Precisamente, diferentes actores jurídicos han incidido en la necesidad de invertir en formación en perspectiva de género «para valorar e interpretar todos los elementos que rodean a estos tipos delictivos desde la perspectiva de la víctima y desde la perspectiva de la existencia o no de consentimiento», manifestó ayer la Fiscal de Sala Delegada contra la Violencia sobre la Mujer, Pilar Martín Nájera. La acusadora señaló que la sentencia contra La Manada «es absolutamente respetuosa con la mujer porque habla de que fue tratada como un objeto, que se vulneró su dignidad y que de la víctima tuvo su consentimiento viciado», afirmó en la Cadena Ser.

No obstante, en el órgano de gobierno de los jueces señalaron que en los últimos cinco años se han llevado a cabo cerca de 200 actividades relacionadas con la violencia de género, habiéndose ofertado más de 4.000 plazas. En 2017 se celebraron cinco actividades formativas presenciales sobre materias de igualdad, trata y violencia de género. En cada actividad participaron 30 miembros de la Carrera Judicial, 150 en total. Para este año hay otras cinco actividades programadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos