La ministra Dolores Delgado, reprobada por tercera vez

La ministra de Justicia, Dolores Delgado. /Efe
La ministra de Justicia, Dolores Delgado. / Efe

La iniciativa, presentada por el Partido Popular, sale adelante en el Congreso gracias a la abstención de Esquerra

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Dolores Delgado suma una tercera reprobación a la carrera política que inició hace algo más de cinco meses. El Congreso aprobó este jueves esta medida contra la ministra de Justicia por, supuestamente, haber dado instrucciones a la Abogacía del Estado para que rebajase la petición de pena a los políticos independentistas presos por el 'procés'. La destitución de Edmundo Bal, hasta el miércoles jefe del departamento Penal de la Abogacía del Estado, no hizo sino encender más el debate de este jueves en la Cámara baja. Bal abogó en su momento porque se mantuviera la acusación de rebelión, la misma que ha presentado la Fiscalía.

La votación salió adelante gracias a las abstenciones de Esquerra y EH Bildu. Los republicanos dejaron en la estacada al Gobierno un día después del choque de trenes entre el ministro Josep Borrell y el republicano Gabriel Rufián. La buena noticia para el Gobierno es que el abandono de Esquerra se limitó a la reprobación. Los representantes de ERC sí apoyaron que sea la banca la que cargue con el impuesto a las hipotecas y el inicio de la tramitación de la reforma de la Ley de Estabilidad, medidas del Gobierno que sí fueron aprobadas en el hemiciclo.

Votaron a favor PP, Ciudadanos UPN y Foro Asturias. Estas cuatro formaciones sumaron 167 síes frente a los 162 noes de PSOE, Unidos Podemos, PDeCAT y Compromís. La iniciativa la presentaron los populares, quienes ya reprobaron en el Senado a Delgado el pasado septiembre. En aquella ocasión desde el PP se denunció que la titular de Justicia había dejado indefenso al juez Pablo Llarena después de que éste fuera denunciado por Carles Puigdemont en Bélgica ante una presunta falta de imparcialidad. Dos semanas después sucedió lo mismo en el Congreso.

Sin efecto

La reprobación supone un castigo político, si bien no tiene consecuencias concretas más allá de traducirse en una solicitud de dimisión. La portavoz del PP en la Cámara baja, Dolors Montserrat, exigió este jueves al presidente del Gobierno que destituya a Delgado si ella no da el paso de abandonar el cargo. «Es una ministra que ha sido reprobada en el Congreso y en el Senado, por tanto, tres veces por las Cortes Generales. Jamás en la historia de un ministro había sido tantas veces reprobado en tan poco tiempo. Por tanto pedimos la dimisión ya porque realmente el Gobierno Sánchez es un Gobierno indigno». «Ahora -añadió Montserrat- han cesado a un abogado del Estado por no estar de acuerdo en lo que opina la defensa y los propios políticos que están encarcelados en la prisión».

Las reprobaciones han sido inusuales a lo largo de la democracia, pero ganaron una especial relevancia con el fin del bipartidismo. Desde entonces, han sido mucho los miembros del Gobierno que han recibido este castigo de la Cámara baja, aunque ninguno de ellos ha dimitido por ello. Cuando la moción de censura derribó al Gobierno de Mariano Rajoy, hasta cinco de sus integrantes habían sido reprobados. Se trataba de Dolors Montserrat, Cristóbal Montoro, Rafael Catalá, Alfonso Dastis y Juan Ignacio Zoido. Con la llegada al poder, el PSOE ha sido víctima de la misma medicina que aplicó al Ejecutivo popular. De momento Delgado ha batido un récord, tal y como se encargó este jueves de recordar su portavoz en el Congreso.

Más información

 

Fotos

Vídeos