Pablo Casado, nuevo presidente del PP: «No os voy a defraudar»

Pablo Casado recibe las felicitaciones del congreso. / Afp I O. Chamorro

El hasta ahora vicesecretario de Comunicación se ha impuesto por 451 votos a la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría

IKER CORTÉS y RAMÓN GORRIARÁNMadrid

Pablo Casado es ya el nuevo presidente del Partido Popular. El hasta ahora vicesecretario de Comunicación ha vencido en las 25 mesas de votación que se han dispuesto para que los 3.082 compromisarios depositaran su papeleta. Casado se ha impuesto por 451 votos a la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

En concreto, en la votación, sobre un censo de 3.082 compromisarios se han emitido 2.973 votos. De ellos, Casado ha obtenido 1.701 frente a los 1.250 de Soraya Sáenz de Santamaría, mientras que ha habido 18 votos en blanco y cuatro nulos. En cuanto a la elección de los vocales de la Junta Directiva Nacional también ha ganado la lista de Casado con 1.689 votos frente a los 1.251 obtenidos por la candidatura de Saénz de Santamaría. Mariano Rajoy ha mantenido su neutralidad hasta el final y no ha votado

Así lo ha anunciado ante el Plenario del cónclave la presidenta del mismo, Ana Pastor. Antes de la proclamación del resultado de las votaciones de los compromisarios, ya se habían escuchado en el salón principal gritos de «¡Pablo presidente!».

El flamante presidente del PP ha hecho ya una promesa en su primer discurso como líder de la formación: «No os voy a defraudar». Casado se ha mostrado convencido de que los populares saldrán «más fuertes y más unidos de este proceso» en el que «todos» han votado al PP y «todos han ganado», ha dicho. Por eso, tras agradecer el apoyo recibido ha pedido que no se pregunte a nadie a quién ha votado.

«Hoy comienza una nueva etapa», porque el PP sale a «a intentar reconquistar el corazón de todos los españoles, después de las semanas tan duras que hemos tenido que vivir como formación política», dijo Casado en su discurso de la victoria, refiriéndose a la moción de censura de los socialistas que el 1 de junio desalojaron del poder a Rajoy. «El Partido Popular ha vuelto» y «estamos dispuestos a liderar otra vez esta sociedad», añadió el nuevo presidente de la formación, después de abrazar a Rajoy, de quien ha dicho que «será un reto estar a su altura» y brevemente a Santamaría.

Casado se ha alzado con la victoria después de haber pronunciado esta mañana un discurso vibrante que ha contrastado con el tono más lineal y burocrático de su adversaria. El ganador ha apelado a «la ilusión y al orgullo» de ser del PP, palabras que han levantado de sus asientos a los compromisarios. «Ahora felicitaré a Pablo Casado. Soy de este partido y haré lo mejor para este partido», ha dicho Soraya Sáenz de Santamaría al conocer su derrota.

La intervención de Casado

Antes de que tuviera lugar la votación, cada candidato ha presentado su proyecto a los compromisarios del PP.«Somos el partido de la vida y de la familia, sin complejos y con todas las letras». Era una de las reinvidicaciones que Pablo Casado ha enarbolado durante toda la campaña de las primarias a la presidencia del PP yla ha vuelto a poner sobre la mesa, levantando los aplausos de una parte del auditorio. «Eso -ha continuado Casado- no es de izquierdas ni de derechas, es la base social de nuestro país. No hay nada más democrático que defender la familia y en la España vacía no hay nada más democrático que defender la natalidad». Oponerse a la ley de la eutanasia que está preparando el Gobierno de Sánchez ha sido pues una de las promesas que ha hecho Casado desde la tribuna, que ha afirmado que esto no tiene nada que ver con la religion.

Al grito de 'Presidente, presidente' comenzaba Casado su intervención, sin leer y acompañado de unas notas, para seducir a los compromisarios. Sus primeras palabras han ido dirigidas a Mariano Rajoy: «Estoy muy orgulloso de haber defendido unas circunstancias tan complicadas porque has dejado claro que este partido es el mejor partido para España». Casado ha reivindicado que su candidatura era la de la unidad y «integración real», frente a la lista única que proponía Soraya Sáenz de Santamaría, porque será tanto a nivel generacional como territorial e ideológica. De hecho, al término de su intervención, tras presentar la la lista de su candidatura en el comité ejecutivo nacional, ha dicho que se comprometía con Soraya Sáenz de Santamaría «a integrar a todos los de su equipo que ella considere oportuno».

Pronto se ha dirigido a los compromisarios. «Tenéis el deber de elegir y votar», ha dicho, en clara alusión a las palabras de Sáenz de Santamaría de que se debía respetar la elección de los afiliados. A ellos les ha pedido que voten en libertad, con la cabeza y con el corazón, que voten lo que quieran «sin identificaciones ni etiquetas». «Es vuestra decisión, soberana, libre y democrática», ha enfatizado. Tras hacer un repaso a su carrera en el partido -«Yo también comencé pegando carteles», ha explicado- ha afirmado que el PP necesitaba volver a ser «el partido de los once millones de votos». En este sentido, ha indicado que el futuro presidente del PP debe «estar orgulloso de su pasado. Yo estoy muy orgulloso de Fraga, Aznar y Rajoy».

«Lo que propongo -ha dicho- es que volvamos a dirigirnos a los españoles para decirles que es urgente que volvamos al Gobierno». En este sentido, ha descrito el amplio espectro de votantes a los que se dirige su proyecto de partido. «Somos un partido de bases, somos el partido de la España que madruga, de los autónomos, de los pensionistas que madrugan para llevar a sus nietos al colegio y quieren una pensión digna, de los jóvenes, de los trabajadores del mundo rural. Somos el partido que no colectiviza a las personas, somos el partido de las personas, de la libertad individual de las personas», ha dicho.

Ha tenido también tiempo para reinvidicar el papel del partido junto a las víctimas del terrorismo y abordar el asunto de la corrupción: «Aquí no cabe un solo corrupto. Yo voy a hacer que se respete al PP, que ya basta de juicios paralelos, de insidias, de condenas mediáticas». Finalmente, se ha centrado en la unidad de España y ha prometido la misma firmeza que Rajoy para frenar el soberanismo catalán. «Quiero representar a los catalanes que vamos a reconquistar, para hacer esa Tabarnia teórica real, para que la libertad llegue también a Cataluña». Al grito de 'Viva el PP y viva España' ha cerrado su discurso.

La intervención de Santamaría

Una hora antes le tocaba el turno a Sáenz de Santamaría. ¿Su argumento? Que en el congreso de hoy no solo se elegía al presidente del PP sino también al «futuro candidato a la Presidencia del Gobierno». No ha calado y eso que la candidata a la Presidencia ha comenzado su intervención dando las gracias a los afiliados del PP, que son los que le dieron el mayor número de votos en la primera vuelta de las primarias, algo que en su opinión la convertía en «la candidata de las bases».

Consciente de las críticas en torno a su falta de proximidad con el aparato del partido, Saénz de Santamaría ha querido dejar claro que es «Soraya, la del PP y el PP es mi partido. Nunca en mi vida militaré en otro partido, yo moriré siendo del Partido Popular», ha sentenciado, provocando la ovación del auditorio. La candidata a la presidencia del PP ha hecho hincapié en la unidad del partido, al asegurar que «los adversarios de verdad están ahí fuera». «Todos somos un equipo. Mi legitimidad está en los afiliados y mi lealtad está en mi partido. Yo también soy leal», ha dicho en referencia a las palabras con las que ayer despedía Rajoy su labor al frente del partido. Y no ha dudado en señalar que «no estaría en esta tribuna si no fuera la más votada, estaría en tu lista Pablo si me lo hubieras pedido».

Además ha explicado que «el PP es el mejor lugar para creer y servir a España. Es el mejor lugar para defender la libertad y la igualdad, y os lo digo yo, que soy mujer». «Estoy orgullosa porque mi partido ha apostado por la igualdad real de oportunidades», ha dicho al tiempo que recordaba a Rita Barberá, Teófila Martínez, Luisa Fernanda, Ana Pastor y Loyola de Palacio.

Pero también ha abordado los retos de futuro de la formación más votada en España. «Quiero -ha dicho- un partido que se renueve de abajo a arriba, que crezca, que amplie su base social. En el PP vi el empuje que yo mantengo hoy. Quiero más partido y mejor partido, quiero un partido en el que se encuentren todas las generaciones, vivo y dinámico, que se enriquezca con juventud y experiencia».

En este punto ha comparado el papel que tiene que hacer la formación, que reivindica todo el espacio político que abarca desde la derecha al centro, con un abanico que ha exhibido en su discurso y es «compacto» cuando aparece plegado sobre sí mismo, pero es «grande y abierto» cuando se abre y «cumple entonces su verdadero fin». Y los principios y valores del PP, ha añadido, están «en cada una de las varillas» del abanico, que siguen siendo «firmes» y que son además el «armazón común» del proyecto político popular. «Así es como se ganan las elecciones y aquí es donde se ganan elecciones», ha subrayado la candidata.

Más información

 

Fotos

Vídeos