El PNV sentencia a Rajoy

Mariano Rajoy. / Dani Gago

El líder de los socialistas anuncia que mantendrá «por responsabilidad» los Presupuestos Generales aprobados ya por la Cámara en un guiño a los nacionalistas vascos, que le han dado el sí decisivo | Rajoy ha negado que el PP sea un partido corrupto y acusa a Sánchez de querer gobernar a toda costa

PAULA DE LAS HERAS , IKER CORTÉS y NURIA VEGAMadrid

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados ha ratificado lo que al inicio de la tarde ya era un secreto a voces: los nacionalistas vascos votarán a favor de la moción de censura y tumbarán así a Rajoy. «Creemos que respondemos a lo que quiere la ciudadanía vasca votando sí a la moción -ha dicho Aitor Esteban-. Es lo mejor».

El diputado vasco ha comenzado su intervención apuntando a lo que había leído esta mañana en la prensa: «Cuando he visto en los periódicos que todo estaba en manos del PNV he dicho:'¿En serio? Pues vaya con la gran nación española'». Y ha hablado también de los Presupuestos y de la posibilidad de que éstos no pasen el trámite del Senado, tal y como algunas voces del PP habían avanzado para presionar al PNV. «Si eso ocurriera, la irresponsabilidad sería tan grave como aquella de la que se nos quiere acusar», ha sentenciado.

Por su parte, la ejecutiva del PNV, el Euzkadi Buru Batzar (EBB), ha explicado en un comunicado que ha decidido apoyar la moción de censura porque ya no había estabilidad para el Gobierno del PP por la «amplísima mayoría de oposición» que forman Ciudadanos, PSOE, Unidos Podemos y los nacionalistas catalanes de ERC y PdeCAT. La dirección del PNV ha señalado en un comunicado que una de las razones para apoyar la moción de censura del PSOE es «la decisión hecha pública por Ciudadanos de que cortaba cualquier colaboración parlamentaria con el actual Gobierno, lo que rompía la estabilidad conseguida con la aprobación de los Presupuestos». «La oposición de los tres principales grupos parlamentarios de la oposición a que siga en el desempeño de sus funciones el actual Gobierno, a lo que se une el deseo de la representación de los partidos nacionalistas catalanes, ha configurado por lo tanto una amplísima mayoría de oposición en el Congreso de los Diputados», ha añadido. El EBB también ha reprochado al PP «la inadmisible ausencia de asunción de responsabilidades políticas» tras la «gravedad de la sentencia por el llamado 'caso Gürtel'».

«Ni es así ni corresponde a nuestro partido decidir quién gobierna en el Estado español. Esa tarea corresponde a las fuerzas políticas mayoritarias españolas, que a lo largo de esta legislatura han demostrado una evidente incapacidad para llegar a acuerdos suficientes. No aceptamos, por tanto, que se nos responsabilice ni demonice por nuestra acción política ni por las legítimas decisiones que tomamos», ha asegurado el EBB.

Pese a la importancia del momento, Rajoy no ha acudido esta tarde a la segunda parte del debate en el que están interviniendo los portavoces de los grupos parlamentarios.

Presupuestos garantizados

Pedro Sánchez había llegado al Congreso de los Diputados esta mañana con una estrategia bajo el brazo que no tardó en desvelar. Después de explicar las razones por las que su formación había presentado la moción de censura contra Rajoy -la sentencia de la trama Gürtel que condena civilmente al PP-, comenzaba a explicar en el hemiciclo su candidatura a la Presidencia. Y es ahí donde garantizaba que los Presupuestos Generales del Estado aprobados hace unas semanas en la Cámara Baja se mantendrán «por responsabilidad». «No son los nuestros, pero lo haremos para garantizar la estabilidad del país en un momento extraordinario», ha dicho.

Con el anuncio el líder de los socialistas allanaba el camino al PNV para apoyar la moción. Los nacionalistas vascos fueron socios necesarios del Ejecutivo de Rajoy para que los Presupuestos salieran adelante. Y ayer, después de que ERC y el PDeCAT se inclinaran por el 'sí', la formación vasca aseguró que tomaría la decisión después de escuchar a Sánchez. Este último movimiento hace pensar que el secretario general del PSOE conseguirá finalmente los apoyos.

Precisamente el de los Presupuestos ha sido uno de los puntos que más ha atacado Rajoy en sus turnos de réplica. «Su único punto programático -le ha espetado a Sánchez- son los Presupuestos Generales del Estado y eso que votaron un no de los de 'no es no' a los Presupuestos. Eso es que alguien le ha pedido que los garantice y le diré quién... Podemos», ha dicho haciendo uso de su característica sorna y provocando las sonrisas de los diputados podemistas y los aplausos de la bancada popular. En este sentido, Rajoy ha aseverado que «aquí de lo que se trata es de que Sánchez llegue a la Moncloa, todo lo demás es literatura».

El determinante discurso del PNV no llegará hasta las cinco de la tarde, aproximadamente, pero en el Congreso de los diputados se respira ya la sensación de que el tiempo de Mariano Rajoy ha acabado. Los propios socialistas solo ven ya un impedimento para que Pedro Sánchez alcance la Moncloa: que Mariano Rajoy presente su dimisión antes de la votación de mañana. El líder de la oposición se lo ha ofrecido durante su discurso, en un intento de desmontar la idea de que lo único que está detrás de la moción de censura es su ambición de poder. «Es usted el que nos ha traído hasta aquí -ha dicho al presidente del Gobierno tras recordar la sentencia del 'caso Gürtel'- pero este escenario puede cambiar. Dimita, señor Rajoy, y esta moción de censura terminará aquí y ahora».

No ha sido una sino media decena de veces las que, a lo largo de su cara a cara con el jefe del Ejecutivo, Sánchez ha instado a Rajoy esta mañana a dar el paso,tras insistir en que lo suyo es sólo una exigencia ética a la que no cabe replicar con apelaciones a la estabilidad. «No se puede hacer elegir a un país entre democracia y estabilidad -ha argumentado- porque no hay mayor inestabilidad que la que emana de la corrupción».

Las razones de la moción

Antes, Pedro Sánchez ha explicado las razones por las que su formación presentaba la moción de censura y lo hacía con duras palabras. «Esta moción nace de su incapacidad, señor Rajoy», ha afirmado. A este respecto, Sánchez ha asegurado que el PSOE esperó a que el Ejecutivo actuara tras la sentencia de la Audiencia Nacional que condenaba al PP a raíz de la trama Gürtel «por unos hechos gravísimos que han provocado bochorno, incredulidad y descrédito».

El secretario general del PSOE ha admitido que gobernar, como pretende, con los 84 diputados socialistas no será una tarea sencilla en un Parlamento enormemente fragmentado. Pero ha lanzado varios guiños, en un equilibrio muy medido, a sus eventuales respaldos y a los mercados. Así, ha prometido un Gobierno europeísta que garantizará la «estabilidad presupuestaria y económica» y cumplirá con los objetivos marcados por Bruselas.

El líder del PSOE también se ha dirigido a las fuerzas catalanas a las que ha prometido diálogo político. En todo momento, ha mantenido su compromiso de «cumplir y hacer cumplir la Constitución» pero también ha asegurado que hará «un esfuerzo por encontrar soluciones y lograr consensos en las horas dramática de la crisis institucional sufrida en Cataluña» y ha dicho que tratará de «sentar las bases» para normalizar las relaciones con el nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra (al que hace apenas semana y media acusó de «racista y xenófobo») sin alimentar «retóricas excluyentes».

Además, ha prometido que tratará de hacer frente a las «urgencias sociales» y ha defendido el consenso para revertir las reformas del PP en materia de pensiones, de mercado labora o sanitaria.

La respuesta de Rajoy

Rajoy ha acudido al Congreso con una estrategia clara que no ha dado lugar a la sorpresa. Se trataba, por un lado, de poner en duda la urgencia con la que se había tramitado la moción de censura, fruto «de la irresponsabilidad» de Sánchez, una urgencia que motiva inestabilidad -«La bolsa cayó y la prima de riesgo subió», ha resumido-. Y, por el otro, de negar que el PP sea un partido corrupto. «La sentencia no es firme y no condena al Gobierno ni a ningún miembro del Gobierno», ha insistido en varias ocasiones Rajoy. «Hay corruptos en el PP pero el PP no es un partido corrupto», ha señalado también.

«Dice lo mal que van las cosas pero ha ignorado de dónde veníamos, la amenza del rescate, los cinco años en recesión, el paro... Y ahora resulta que la situación mala es la que vivimos en estos momentos», afirma dirigiéndose a Sánchez. «¿Cómo va a hablar de estabilidad un candidato que propone el Gobierno más inestable desde 1977?», se ha preguntado.

No ha sido el único ataque directo. El presidente del Gobierno ha hecho acopio de varias citas de barones y dirigentes del PSOE con críticas a Sánchez y a los independentistas catalanes, una de ellas del propio José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y encargado de presentar la moción. Las caras de Sánchez y el diputado que ha defendido su moción en la Cámara eran un poema.

Rajoy ha acusado a Sánchez de deformar la realidad española y denigrarla «para hacerse usted indispensable. Usted dice:'La corrupción o yo' y eso no es cierto». Y le ha hecho una pregunta que Sánchez no ha llegado a responder: «Cuando salga la sentencia de los ERE, ¿presentarán ustedes mismos la moción?». «Lo que plantea usted realmente es una moción de censura a los españoles porque no le han hecho caso en las urnas», ha dicho. Se trata de «aprovechar cualquier resquicio para llegar al poder» y lo llaman «respuesta serena», ha concluido con sorna.

En cuanto a los guiños que ha hecho al bloque independentista catalán, a los que ha tendido la mano para dialogar y solucionar la crisis institucional actual, Rajoy no se ha pronunciado con medias tintas: le ha exigido a Sánchez que diga si va a pedir que no se procese a independentistas.

Los otros grupos

Por la tarde, y con Rajoy fuera del hemiciclo, llegaba el turno del resto de grupos parlamentarios. Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, ha confirmado su voto a favor argumentado en que «la crisis provocada por la corrupción exigíe una actuación y la asunción de responsabilidades». Por su parte, la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha acusado a Sánchez de presentar la opción para beneficio personal y, aunque en primer lugar había anunciado que votaría en contra, ha cambiado el sentido de su voto y ha optado por la abstención. Isidro Martínez, de Foro Asturias, también ha dado su no a la moción. El representante de UPN, Íñigo Alli, ha calificado de «ejercicio de cinismo» la moción y ya ha adelantado que votarán en contra. Marian Beitialarrangoitia, de EH-Bildu, ha adelantado que votará sí a la moción por «higiene democrática». Joan Baldoví, de Compromís, ha afeado que Rajoy no aparezca por la cámara . «Debe estar recogiendo las cosas», ha dicho quien votará a favor de la moción. En su segundo turno ha pedido que «no decepcione a quienes le han depositado su confianza». Carles Campuzano, portavoz del PDeCAT, ha lamentado que Rajoy no esté en el hemiciclo y ha asegurado que la moción está «completamente justificada» y que votará a favor.

En su réplica a los grupos parlamentarios, Sánchez ha agradecido el apoyo al diputado de Nueva Canarias y le ha asegurado que su propuesta es «un Gobierno con un programa de estabilidad social, territorial, macroeconómica y presupuestaria». A los representantes de Coalición Canaria y Foro Asturias les ha asegurado que su partido es un firme defensor de la Constitución.

Por su parte, el portavoz de ERC, Joan Tardá, también ha confirmado su sí a la moción de censura. Tardá ha explicado que sus nueve votos no serán «de apoyo al PSOE, son de rechazo al PP, a la corrupción del PP» porque considera que es necesario echar a Rajoy del Gobierno para «enterrar» este tipo de comportamientos. Ha asegurado que, pese a que el PSOE ha apoyado la aplicación del artículo 155 en Cataluña y «ha legitimado hoy por hoy la existencia de presos políticos», ERC tiene claro que para Cataluña existen diferencias entre un Gobierno socialista sustentado por Podemos y un Gobierno del PP sustentado por Ciudadanos y prefieren el primero.

Ciudadanos y Podemos

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene aún una «última oportunidad» para dimitir y buscar una salida «pactada» con Cs a la legislatura, convocando elecciones a medio plazo. Rivera, en su primera intervención en el debate de la moción de censura, ha reprochado a Rajoy que ni tan siquiera hoy haya sido capaz de ponerse en contacto con Ciudadanos, siendo como es su socio de investidura, en los Presupuestos y para aplicar el 155 en Cataluña.

Además el presidente de Ciudadanos ha advertido hoy al líder del PSOE de que «no se equivoque de adversario», que es el separatismo y el populismo, los que van a apoyar la moción de censura, y no el constitucionalismo en el que se inscribe el partido naranja. Rivera ha asegurado que su partido va a votar que no a la iniciativa para que Sánchez sea presidente porque supone votar que no a quienes quieren «liquidar» este país.

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha arremetido contra el presidente del Gobierno porque, en una jornada «histórica» en la que se debate la cuarta moción de censura de la historia reciente, esté ausente del debate y su escaño esté ocupado por un bolso. «Es una vergüenza que el señor Rajoy no esté ahora en el Congreso. Esperemos que no se vuelva a repetir, por respeto a los españoles».

Iglesias, además, ha recordado que Rajoy esta mañana le ha dicho que se iba a «comer con patatas» los presupuestos que Podemos había votado en contra, y le ha respondido: «Y es verdad, durante unos meses, pero en esa comida no va a haber ningún corrupto», ha dicho Iglesias, que después se ha felicitado porque «por fin hoy mandamos a casa al PP». El líder de Podemos ha aprovechado su intervención para reprochar a Sánchez que hace un año le propuso liderar una moción. «Nos está diciendo ahora que este PP es distinto, pero eso no es verdad», afirma el líder podemista. Y le pide que ponga sobre la mesa sus medidas de Gobierno y que las explique..

Más información

 

Fotos

Vídeos