Rajoy se niega a dimitir: «Ha regresado Torquemada»

El presidente reprocha a Sánchez intentar llegar con «atajos y sistemas torticeros» al poder por ser «incapaz» de ganar en las urnas y advierte de su intención de agotar el mandato

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El Congreso prepara el terreno para la moción de censura contra Mariano Rajoy que se debatirá mañana y se votará el viernes. Mientras crecen los nervios en el Ejecutivo ante la posibilidad de que el PNV respalde el proyecto de Pedro Sánchez y tumbe el Gobierno, el presidente se ha negado a dar un paso atrás y ha tachado de «inquisitorial» la exigencia de dimisión que le plantean los grupos parlamentarios tras la sentencia de Gürtel. «Ha regresado Torquemada -le ha espetado a la portavoz socialista, Margarita Robles-; no me refiero a usted, que también».

La sesión de control se ha transformado en un ensayo del debate de la censura convocado para mañana a las nueve. Rajoy se siente avalado por las últimas tres victorias electorales, tiene «intención» de agotar su mandato y así lo ha puesto de manifiesto en su intercambio con el PSOE. El apoyo mayoritario de los votantes cree que es algo que le diferencia de Sánchez: «Si va a las urnas, por eso huye de ellas y plantea la moción de censura, es imposible, como saben mejor que yo, que sea capaz de llegar a la Presidencia del Gobierno y tiene que utilizar atajos y sistemas torticeros».

Más información

Robles, en cambio, se aferra a la resolución judicial para sustentar la maniobra de su jefe de filas. «Un presidente del Gobierno que no tiene credibilidad ante los tribunales de justicia, no tiene credibilidad para la estabilidad que necesita este país», ha sentenciado la portavoz del PSOE en el Congreso. A su entender, es el momento de dar paso a un jefe del Ejecutivo «creíble y que dé confianza».

A la estrategia del PSOE se sumará Esquerra. El diputado Gabriel Rufián asegura que votar con los socialistas le hace tan «poca gracia» a su partido como a Sánchez. Pero cree que hay un objetivo superior: «Echar a ladrones y a carceleros de Moncloa no es una opción, es una obligación». Es más, ha pedido al líder de la oposición que no escuche a los dirigentes territoriales que le desaconsejan pactar con los independentistas. «Guárdense de aquellos barones que les dicen que mejor con ladrones que con republicanos», ha rematado.

O los secesionistas y el PNV o Ciudadanos. Esas son las opciones con las que cuenta Sánchez, y los liberales no parecen estar por la labor de respaldar su proyecto sin un compromiso de convocatoria inmediata de elecciones. En este escenario, Rajoy concluye que el PSOE intenta «chantajear» a todos, presionando a unos con el riesgo de comicios y a otros, con el peligro de un «Gobierno Frankenstein». «A ver quién acepta el chantaje», ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos