Arraya de Oca aprueba seguir con la recuperación de la iglesia tras un año de estancamiento

Bomberos trabajando en el incendio que sufrió la iglesia de Arraya de Oca. /BC
Bomberos trabajando en el incendio que sufrió la iglesia de Arraya de Oca. / BC

El Ayuntamiento de este pueblo de La Bureba lleva un año intentando firmar un convenio con el Arzobispado para actuar en el templo, quemado en diciembre de 2017

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

El 19 de diciembre de 2018 se cumplió un año del incendio de la iglesia de Arraya de Oca, pueblo burgalés de la comarca de La Bureba. Este mes de enero también se cumple un año desde que el Ayuntamiento iniciase las conversaciones con el Arzobispado para la restauración del templo. Todavía no se ha conseguido nada.

Ayer los vecinos del pueblo, con 50 personas censadas, se reunieron y aprobaron por mayoría hacer todo lo posible para restaurar el templo. El Ayuntamiento no cuenta con un presupuesto abultado para asumir el coste de la actuación pero la alcaldesa, Asunción Velasco, tras esta reunión, volverá a pedir una reunión con el Arzobispado para seguir negociando las condiciones de este convenio.

Según explica Velasco, el Arzobispado no se niega a que se actúe en el templo, siempre y cuando sea el pueblo el que corra con los gastos. Desde la Iglesia se argumenta que no cuentan con fondos para ello. El Ayuntamiento de Arraya de Oca maneja un presupuesto municipal anual de unos 86.000 euros.

Sin la firma de este convenio y sin la autorización del Arzobispado no se puede actuar en la iglesia, ya que el edificio pertenece a esta institución eclesiástica. Aunque no se ha firmado acuerdo con el Arzobispado, la regidora confirma que, en su momento, este se comprometió a aportar «el dinero que el seguro pagó tras el incendio, que según nos comentan fueron 80.000 euros, pero ahora argumentan que ya se han gastado 46.000 euros en instalar andamios y retirar escombros y maderas».

Retirar andamios

El problema ahora es que la empresa que instaló esos andamios, para sujetar las bóvedas tras el incendio, quiere retirarlos. «La empresa solo trabaja para la Iglesia pero quiere retirar los andamios para seguir usándolos. Nos dicen que los retira la empresa pero quieren que lo pague el Ayuntamiento», lamenta Velasco. Esta actuación, que dejaría aún más desprotegido el templo, supondría otro gasto de 7.000 euros para las arcas municipales.

Tras la reunión de ayer de todos los vecinos se aprobó seguir adelante, hacer todo lo que se pueda por restaurar la iglesia. «Aún así, no tenemos nada claro que se pueda firmar el convenio», confiesa la regidora. En realidad, lo que los vecinos aprobaron es abordar la primera fase de la restauración, que correspondería a la estructura del tejado y ni siquiera instalar tejas, si no unas lonas especiales antihumedad que puedan durar varios años. La idea es que, después, si se cuenta con presupuesto, se quiten y se instalen las tejas.

El pueblo de Arraya de Oca hará todo lo posible para restaurar su iglesia. Tras el incendio de 2017, los técnicos del Arzobispado valoraron en unos 70.000 euros los daños causados por el incendio que arrasó la cubierta de la iglesia. Tras más de un año sin actuar en el templo, Velasco lamenta que se encuentra en peor estado «tras las lluvias, la nieva y las heladas, está en más ruina que hace un año. También tememos que cuando empecemos con la obra salgan cosas con las que no contábamos». Por el momento, el Ayuntamiento ha cedido un espacio, donde se encontraba un gimnasio que se ha tenido que quitar, para poder celebrar las ceremonias religiosas.

Más información