Concluyen las excavaciones en Torrelara con el hallazgo del esqueleto casi completo de un saurópodo

Se han localizado 12 vértebras conectadas entre sí./CAS
Se han localizado 12 vértebras conectadas entre sí. / CAS

A falta de estudiar con detenimiento los fósiles hallados, se cree que podrían ser de una especie aún no catalogada | El Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas (CAS) muestra su plena satisfacción por los resultados de la campaña de este año

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas (CAS) no podría estar más satisfecho de los resultados obtenidos en la campaña de excavaciones desarrollada este verano en Torrelara. Y es que, en apenas unas semanas de trabajo en el yacimiento de Valdepalazuelos-Tenadas del Carrascal, se han obtenido fósiles de dinosaurios que a buen seguro darán que hablar. No en vano, no todos los días aparecen restos de un saurópodo tan completos y limpios como los que se han hallado este año.

En este sentido, el propio director de la excavación, Fidel Torcida, reconoce que los primeros sorprendidos han sido los investigadores. «No esperábamos un cambio tan radical de una campaña a otra», asegura recordando que los trabajos desarrollados en el mismo yacimiento el año pasado no arrojaron resultados tan significativos. Sin embargo, a medida que avanzaban los trabajos se comprobó que el estrato del yacimiento era superior al inicialmente previsto, alcanzado unos dos metros de espesor. Este descubrimiento vino acompañado de la localización de cientos de fósiles que ahora han de ser limpiados, estudiados y catalogados.

Eso sí, a falta de ese estudio pormenorizado, las primeras hipótesis apuntan a un gran descubrimiento. Y es que, es «probable» que parte de los restos hallados en esta campaña y la anterior correspondan a una nueva especie de saurópodo. «De momento es una idea provisional, pero es cierto que algunas características de determinados fósiles nos llaman la atención» al ser diferentes de las de los saurópodos ibéricos conocidos hasta ahora. De hecho, insiste Torcida, «no hay muchos fósiles de dinosaurios de esta edad en la Península Ibérica».

Esa, de hecho, es la segunda gran característica que convierte a la campaña de este verano en una de las más exitosas de las desarrolladas en los últimos quince años en la zona de la Sierra de La Demanda. Según apuntan todos los datos, el yacimiento tendría una edad aproximada de 145 millones de años, cuando se produjo un «cambio» en la evolución de los saurópodos. «Eso hace que los restos sean muy interesantes».

Restos interconectados

A mayores, Torcida también destaca el hecho de que los restos hallados estén interconectados entre sí. «Hemos tenido mucha suerte», ya que «se han localizado restos de buena parte de la espalda», incluidas doce vértebras conectadas, varias costillas o un sacro casi completo. También se ha localizado un húmero de 1,4 metros de longitud, un cúbito, un metacarpal, uina escápula, un metatarsal y un hueso craneal, entre otros.

Estos hallazgos, undios a otros tantos obtenidos este año y el anterior permiten al CAS contar con el «esqueleto casi completo» de un dinosaurio, algo que, a juicio de Torcida, es «excepcional». «Nos aportará información relevante» sobre la evolución de los saurópodos en la Península, destaca.

Más información

Además, añade, el yacimiento no está agotado. Vamos, que todavía hay margen para seguir trabajando en él. «Calculamos que nos dará, al menos, para otra campaña». Queda por ver si en los próximos años aparecen nuevos restos y, a mayores, si son de la magnitud de los encontrados hasta ahora.

Proyección internacional

Sea como fuere, los resultados de la campaña de este verano no hacen sino consolidar a la Sierra de La Demanda como uno de los grandes puntos de estudio de los dinosaurios en la Península. «Ahora mismo tenemos una proyección mundial» gracias a la catalogación tiempo atrás de dos nuevas especies, como el Demandasaurus y el Europatitan Eastwoodi, cuyos restos aparecieron en otros yacimientos de la zona, recuerda Torcida.

Esa proyección ha ayudado a expandir el proyecto iniciado por el CAS. Este año, por ejemplo, en las excavaciones han participado una treintena de personas, incluidos estudiantes, doctorandos, doctores y licenciados de diferentes universidades. De hecho, en esta ocasión se ha contado con la participación de investigadores llegados desde México o Bélgica. Y todo ello complementado con la colaboración prestada por los ayuntamientos del entorno, el Museo de los Dinosaurios de Salas de los Infantes, la Fundación de los Dinosaurios de Castilla y León, la División San Marcial y los propietarios de la finca donde se asienta el yacimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos