La nueva campaña de excavaciones arqueológicas de Atapuerca arranca este lunes

Imagen de una excavación de Atapuerca. /BC
Imagen de una excavación de Atapuerca. / BC

Contará con 250 investigadores y se trabajará en 9 yacimientos, por primera vez, de manera simultánea

ICALBurgos

Este lunes, 17 de junio, dará comienzo la nueva campaña de excavaciones arqueológicas de Atapuerca para el año 2019, que se extenderá hasta finales del mes de julio, y durante la cual se trabajará en nueve yacimientos, por primera vez, de manera simultánea. Siete de las excavaciones se encuentran ya en extensión, así como dos sondeos.

Para llevar a cabo este trabajo se contará con 250 investigadores, que trabajarán durante esta campaña en Gran Dolina, Cueva Fantasma, Galería, Sima del Elefante, El Portalón de la Cueva Mayor, la Sima de los Huesos, Galería de las Estatuas, Cueva del Mirador y en el nuevo yacimiento conocido anteriormente como 'La Paredeja', pero que para esta nueva edición contará con una nueva denominación, aunque aún se desconoce su nombre.

Tal y como señaló a la Agencia Ical uno de los codirectores de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro, de cara a esta nueva campaña, desde la organización se proponen tres retos fundamentales. Por un lado, y en relación al yacimiento de Gran Dolina, comenzarán este año con el nivel 9, el cual asevera que «no es muy grueso», sino que es «muy pequeño». Asimismo, indicó que la «pretensión» con este yacimiento es «quitarlo», e incluso considera que en los quince primeros días de trabajo podría estar ya fuera.

Posteriormente se procederá a empezar a excavar TD8, en dos fases, «una más sencilla y otra más compleja», señala, esta última «puede llevar muchos años porque está muy endurecido y se hará a un ritmo lento».

Además, Bermúdez de Castro afirmó que para finalizar el nivel inferior de TD4 aún quedan «un par de años», pero subrayó que este yacimiento es «muy interesante». En este sentido explicó que fue en estas excavaciones donde aparecieron las primeras herramientas de piedra que les dieron la pista de que «Gran Dolina podía ser mucho más antiguo de lo que se pensaba; y que los humanos podrían haber llegado a Europa mucho antes de lo que se creía hace 20-25 años».

Cueva Fantasma fue una de las novedades de la pasada campaña, con el inicio de un pequeño sondeo, que se continuará este año. Además, en esta campaña abrirán una superficie donde hace casi tres años apareció un parietal que sospechan que es de la población neandertal, cuenta el paleoantropólogo.

Para esta nueva campaña de excavaciones el también codirector de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, reconoció que está «abierto a las sorpresas», y confió en la «serendipia» (un descubrimiento o hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera accidental, casual o por destino, o cuando se está buscando una cosa distinta).

Más información