Aparece un aljibe entre los escombros del Monasterio de Santa María de Rioseco

Varios voluntarios acondicionado una zona del monasterio./SALVEMOS RIOSECO
Varios voluntarios acondicionado una zona del monasterio. / SALVEMOS RIOSECO

La novena edición de la Semana del Voluntariado ha contado con la participación de cerca de 150 cooperantes

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La novena edición de la Semana del Voluntariado, promovida por la asociación Salvemos Rioseco para restaurar el monasterio de Santa María de Rioseco, ha sido un éxito. «El balance ha sido realmente bueno», ha destacado el coordinador de la entidad, Juan Miguel Gutiérrez Pulgar.

La llamada solidaria atrajo a cerca de 150 cooperantes procedentes de la comarca de Las Merindades, pero también de otros territorios como Valladolid, País Vasco, Cataluña o la Comunidad de Madrid. La elevada cifra unida a su esmerada labor facilitó que los trabajos finalizarán más rápido de lo previsto. «Todo lo proyectado se hizo e incluso se ha avanzado en nuevos proyectos», ha declarado Gutiérrez Pulgar.

El descubrimiento más destacado ha sido el bonito aljibe que ha aparecido en el espacio ubicado junto a la sala capitular. Según describe el coordinador de Salvemos Rioseco, el depósito de agua, que cuenta con dos columnas octogonales, surgió tras retirar unos escombros. «Ha sido la gran sorpresa del año», ha comentado.

Las labores de acondicionamiento se han extendido a todo el perímetro exterior, a la casa rectoral y al espacio renacentista, lo que han provocado que el antiguo cenobio cisterciense ubicado en Rioseco, una de las localidades que conforma el Ayuntamiento de Valle de Manzanedo, reluzca como nunca en este año. «Ahora da gusto verlo. La gente nota el cambio. Está muy limpio», ha asegurado. Además, los trabajos incluían las prospecciones arqueológicas dirigidas por Silvia Pascual, que se han centrado en la zona contigua al refectorio y en el claustro de la hospedería.

Actividades que se han desarrollado durante la Semana del Voluntariado / SALVEMOS RIOSECO

La fiesta del pasado domingo 5 puso, como ya es habitual, el broche de oro a seis días de trabajo y de diversión. Se celebraron varios conciertos, una visita teatralizada, una misa y, a la hora de comer, se elaboró una paella solidaria de la que dieron cuenta todos los asistentes. Por su parte, los más pequeños disfrutaron de un taller de pintura a cargo de Paloma San Román, José Antonio López y Laura Ibáñez.

Apenas han pasado unos días desde que los voluntarios hicieran sus maletas y se marchasen a sus lugares de origen, pero desde Salvemos Rioseco han confirmado que seguirán apostado por esta iniciativa estival, no solo por la mejora del monasterio sino por el ambiente que se respira en la zona durante la Semana del Voluntariado. «Es una actividad muy gratificante. Ayuda a dar vida los pueblos», ha indicado Gutiérrez Pulgar. Asimismo, ha destacado la «enriquecedora» mezcla de cooperantes. «Se ha juntado gente mayor con jóvenes y familias con personas que han acudido solas», ha subrayado el coordinador.

Visitas gratuitas al edificio

El antiguo edificio cisterciense permanecerá abierto hasta el Puente de la Virgen del Pilar. En el mes de agosto, las visitas guiadas gratuitas tendrán lugar durante todos los días de la semana de 11 a 14 horas, en horario de mañana, y de 17 a 20 horas, por la tarde. El inicio está fijado a las horas en punto. En septiembre y la primera parte de octubre, los viajes turísticos se celebrarán únicamente durante los fines de semana.

Otras noticias sobre Santa María de Rioseco

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos