Una semana sin rastro de Violeta

Un agente medioambiental y una voluntaria de Crus Roja observan resignados el desbordado caudal del Arlanza/BURGOSCONECTA
Un agente medioambiental y una voluntaria de Crus Roja observan resignados el desbordado caudal del Arlanza / BURGOSCONECTA

La sexagenaria que desapareció el pasado 11 de abril sigue en paradero desconocido y todos ya se han puesto en lo peor

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Hace ya una semana que Violeta Cubillo desapareció en Puentedura y desde entonces nada más se sabe de ella. Esta mujer de 67 años vivía junto a su marido en una casa situada a las afueras de la localidad nabera y padece Alzheimer. Además, su movilidad es reducida y eso hace pensar que hubiese podido caer a un río Arlanza muy crecido como consecuencia de las constantes lluvias.

Desde su desaparición, su marido, sus dos hijas, los vecinos, los guardias civiles y los miembros de Cruz Roja han recorrido el entorno de la vivienda durante largas jornadas de búsqueda en las que ni siquiera se ha conseguido hallar una pista que pueda concretar en algo su paradero. Especialmente los primeros días, Cruz Roja y Guardia Civil reunió todos los esfuerzos humanos y materiales a su disposición para tratar de encontrar a Violeta. Sin embargo, superadas las primeras 72 horas desde su desaparición, las posibilidades de encontrarla con vida caen drásticamente.

En la presente semana, la Guardia Civil ha dedicado las mañanas a desarrollar labores de búsqueda tanto en el río como en los alrededores, mientras que los voluntarios de Cruz Roja lo han hecho durante las tardes. El resultado, el mismo: Sin rastro de Violeta.

El desánimo se ha instalado el pueblo y en los encargados de su búsqueda, pero no desistirán por el momento. Según avanza desde Cruz Roja, José Miguel Pleguezuelos, el trabajo diario se prolongará, al menos, durante las dos próximas semanas. Sin embargo, si sigue sin dar frutos, las labores se reducirían a los fines de semana, durante otros dos o tres meses. Este es el periodo máximo que se suele desarrollar una búsqueda, que no se puede extender eternamente, explica resignado un voluntario de Cruz Roja.

Si bien, en estos momentos está bajando el caudal del Arlanza, que ha venido estos días muy crecido y turbio, haciendo imposible que los buzos hayan podido encontrar nada. También se intentó su búsqueda a través de imágenes aéreas tomadas por un dron, que tampoco han dado un resultado favorable. Es por esto que en lo que al río se refiere, poco más se puede hacer que esperar a que el caudal se normalice y permita explorar.

Asimismo, en el lugar se encuentra instalado un puesto de mando de la Cruz Roja, desde el que se coordina el trabajo de los voluntarios. El marido de Violeta se encarga de cuidar de él mientras los miembros de Cruz Roja, de Burgos, Salas de los Infantes, Lerma y Miranda de Ebro no están. Además, él se encarga de darles alimentos para hacer más llevaderas las horas y horas de búsqueda. «La familia se está portando genial», resume Pleguezuelos, quien reconoce irse cada día «un poco descorazonado» por no poder conseguir encontrarla. Incluso, si por el fuese, dilataría las labores más allá de las 21:00 horas -limite para los trabajos-, aunque reconoce que, por la noche, aún con equipos de iluminación muy potentes «sería inútil».

Momentos de la búsqueda / BURGOSCONECTA

Un San Jorge «descafeinado»

Como no podía ser de otra manera, las fiestas patronales que celebra este fin de semana Puentedura han visto suspendidos muchos de sus actos, en señal de respeto a Violeta y su familia. Según comenta el alcalde de la localidad, Gonzalo Moral, en Puentedura los vecinos están «desconcertados». No celebrar San Jorge en esta situación ha sido una decisión que debía tomarse. Si bien, las fiestas serán «descafeinadas» porque sí se celebrarán los actos más tradicionales, suspendiendo los relacionados con la música -la verbena, las charangas…-. Lo que sí se celebrará el lunes 23 de abril será la misa en honor a San Jorge y la posterior procesión por las calles de la localidad, aunque sin los habituales dulzaineros que amenizan el paso.

Así las cosas, hoy comienza la segunda semana de búsqueda, con la esperanza de que Violeta aparezca y familiares, vecinos y todos los que han participado en su búsqueda puedan descansar.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos