El San Pablo se reivindica, pero no puede con el Real Madrid

Schreiner hizo un buen partido/María González/SPB
Schreiner hizo un buen partido / María González/SPB

Un gran San Pablo planta cara al Real Madrid, al que domina durante buena parte del choque, pero acaba derrotado merced a la innegable calidad de los blancos

GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El San Pablo Inmobiliaria se reivindicó hoy ante su público plantando cara a todo un Real Madrid, que necesitó sacar a relucir su mejor versión en el último cuarto para llevarse la victoria de un Colisuem que creyó durante muchos minutos en la machada. Sin embargo, el Real Madrid es uno de los mejores equipos de Europa, y en apenas unos minutos echó por tierra el gran juego desplegado por los hombres de ‘Epi’ durante todo el choque.

95 San Pablo

Corey Fisher (8), Deividas Gailius (16), Deon Thompson (20), Goran Huskic (14), Álex López (2) -quinteto inicial-; Thomas Schreiner (13), Tadas Sedekerskis (-), Álex Barrera (4), Javi Vega (-), Sebas Saiz (15), Edu Martínez (3), Felipe Dos Anjos (-).

100 Real Madrid

Dino Radoncic (2), Luka Doncic (16), Facundo Campazzo (17), Gustavo Ayón (6), Jaycee Carroll (11)-quinteto inicial-; Fabien Causeur (2), Chasson Randle (3), Rudy Fernández (8), Jonas Waciulis (11), Felipe Reyes (9), Santi Yusta (15), Usman Garuba (-).

árbitros
J. A. Martín Beltrán, Rafael Serrano y Alberto Sánchez.
incidencias
Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga Endesa disputado en el Coliseum Burgos ante unos 9.200 espectadores.

Afrontaba el encuentro el San Pablo tras sufrir en sus propias carnes la dureza de la Liga Endesa. Hasta el más optimista era consciente de la dificultad que entrañaba el arranque liguero del conjunto burgalés, pero cinco derrotas consecutivas de inicio duelen. Y lastran, sobre todo en el aspecto anímico. Y lo peor de todo es que enfrente estaba el Real Madrid, que había comenzado la temporada como un tiro, tanto en la competición doméstica como en la Euroliga.

En ese escenario, se antojaba un partido más que complicado para los hombres de ‘Epi’, que debían crecerse ante la adversidad para plantar cara al conjunto blanco. Y lo hicieron. Vaya si lo hicieron. Tras un inicio de partido algo gris, el San Pablo, que mostró una evidente mejoría en todas las facetas del juego respecto a choques anteriores, comenzó a llevar el encuentro a su terreno, circulando bien la pelota y ganando la batalla de los rebotes.

Mediado el primer cuarto, un triple de Corey Fisher ponía en ventaja al conjunto burgalés (15-12), demostrando al Real Madrid que el encuentro no iba a ser un paseo. Los hombres de Laso, menos entonados de lo habitual, y lastrados por la exigencia física de las últimas semanas, no terminaban de encontrar su sitio en la cancha. Solo la innegable calidad individual de hombres como Carroll o Doncic parecía sostener al conjunto blanco ante un San Pablo que aguantó en el primer cuarto (17-18) y que acabó desatándose en el segundo.

Más información

El conjunto burgalés, espoleado por la efectividad de hombres como Schreiner y Gailius, le ganó la batalla al Real Madrid en ambos lados de la cancha, aprovechando cada error rival para lanzarse hasta los 28 puntos en el segundo cuarto y marcharse a vestuarios con 6 de ventaja (45-39).

El partido estaba bonito. La gente disfrutaba en las gradas y, sobre todo, el San Pablo estaba desplegando al fin su calidad ante todo un Real Madrid. Un Real Madrid que, a pesar del parcial de 2-8 de los primeros compases del tercer cuarto, no terminaba de asentarse. Todo lo contrario que el conjunto burgalés, en el que poco a poco comenzaron a destacar Sebas Saiz y Deon Thompson.

Su aportación fue clave para que el San Pablo mantuviera el tipo ante un Madrid que, a medida que pasaban los minutos, mejoró sus prestaciones, reduciendo la diferencia a 5 puntos (73-68) a las puertas del último cuarto. Un último cuarto en el que los hombres de Laso acabaron demostrando la superioridad que se les presupone. Una mejora en el rebote, unida a un mayor índice de acierto desde la línea exterior, redujeron la ventaja burgalesa a la mínima expresión y permitieron al Real Madrid dar la vuelta al partido en un suspiro.

Así, una discutidísima técnica de Gailius y un triple de Rudy Fernández a falta de 40 segundos dejaron el partido visto para sentencia, condenando al San Pablo a la derrota. Pero esto no para. El fin de semana que viene, los hombres de ‘Epi’ deberán verse las caras con el Valencia Basket en busca de la primera victoria de la temporada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos