Liga Endesa

El San Pablo celebra su resurrección

El equipo agradece a la afición su incondicional apoyo/ACB Photo/María González
El equipo agradece a la afición su incondicional apoyo / ACB Photo/María González

El San Pablo Burgos superó, a base de mucho trabajo, al Monbus Obradoiro, cerrando su racha de siete derrotas consecutivas

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Victoria de mucho sacrificio. El San Pablo Burgos consiguió sumar la séptima victoria de la temporada ante uno de los equipos más trabajados de la Liga Endesa, el Monbus Obradoiro. Los azules pasaron verdaderos apuros hasta el descanso, aunque salvaron los muebles (36-37). Sin embargo, tras el paso por vestuarios se volvió a ver a ese equipo que desborda intensidad y trata de ganar a su rival a base de ritmo.

Los gallegos les pusieron las cosas muy difíciles a los azules, que tuvieron que prestar atención a cada apartado del juego para no verse superados. Este triunfo renueva la confianza del conjunto burgalés y le permite afrontar el último tercio de la temporada con más fuerza.

86 San Pablo Burgos

Fisher (22), López (4), Cancar (6), Thompson (14), Huskic (10) -quinteto inicial- Schreiner (3), Vega (6), Saiz (6), Martínez (1), Barrera (-) y Jenkins (14).

77 Monbus Obradoiro

Sàbat (17), Llovet (6), Bendzius (16), Thomas (-), Postovyi (10) -quinteto inicial-, Pozas (-), Simons (10), Navarro (5), Spires (1), Radovic (12).

Cuartos:
17-17; 19-20; 27-20; 23-20;
Árbitros:
Juan Carlos García González, Vicente Bultó y Raúl Zamorano eliminaron por acumulación de personales a Edu Martínez y Vlatko Cancar.
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 25 de la Liga Endesa disputado en el Coliseum Burgos ante 8.875 espectadores. Regresó a Burgos Albert Sàbat, jugador de Autocid Ford Burgos con el que se consiguieron dos ascensos a la ACB.

Excepcional inicio de partido del San Pablo Burgos. El equipo dio muestras, desde el inicio, de haber olvidado por completo los problemas sufridos la semana pasada ante Movistar Estudiantes. El quinteto inicial dispuesto por Diego Epifanio ‘Epi’ rindió a un buen nivel, especialmente en lo que a intensidad se refiere. Faltaba el acierto. Este ingrediente sí lo tenía en la despensa el Monbus Obradoiro, que acabó por dar la vuelta al marcador ante la ineficacia de cara al aro de los azules (6-11).

La segunda falta de Thompson, a los cinco minutos del partido, coincidió con la sustitución de todo el bloque inicial, a excepción de Fisher. Los locales se replegaron para reparar esa falta de confianza anotadora. Las segundas unidades respondieron, especialmente con el tiro exterior, recortando la distancia casi por completo (14-15). Precisamente, el acierto desde fuera del perímetro se convirtió en la mejor arma de los locales, que cerraron el primer cuarto con un igualado 17-17.

El Monbus Obradoiro era una máquina engranada a la perfección. Sus ataques acaban en canasta y la defensa en la pintura asfixiaba a los locales. Esto se tradujo en un 0 a 7 de salida, que volvía a poner tierra de por medio en el marcador. ‘Epi’, consciente de que su juego interior se topaba una y otra vez con las torres de los gallegos, paró el partido para buscar nuevas vías de anotación (22-29). Casi costó sangre, sudor y lágrimas el conseguir sumar. Los locales construyeron su juego desde la defensa, generaron robos de balón y se lanzaron a la remontada. El parcial de 7-2 fue detenido por el técnico visitante, Moncho Fernández (29-31). Huskic empató el partido y se erigió como el gran protagonista del San Pablo del segundo cuarto. Sin embargo, los locales, que habían sido cosidos a faltas en contra antes del descanso, se fueron al vestuario uno abajo en el marcador (36-37).

Empate a igualdad en los primeros minutos tras el descanso. Los locales mostraron toda su intensidad defensiva y consiguieron superar al Monbus Obradoiro, a pesar de su acierto. Dos triples consecutivos de Fisher levantaron al público del Coliseum y obligaron a Fernández a sentar a los suyos (48-44). El base norteamericano estaba decidido a liderar a los suyos y anotó el tercer triple, que dio la mayor ventaja local hasta el momento (56-51). Tras el cambio de Fisher, fundido por el esfuerzo, Thompson asumió el protagonismo y el San Pablo cerró el periodo con un esperanzador 63-57.

Las buenas sensaciones alcanzadas en el tercer cuarto se hicieron extensivas al cuarto. Thompson seguía siendo el líder azul y levantó a la grada para llevar a su equipo en volandas a por la victoria (69-59). Aunque la ventaja era cómoda, el Monbus aún no había dicho su última palabra. El cuadro gallego apretó aún más sus posiciones y exigió todo y más a un San Pablo al que le entraron las dudas (76-73). Fue nuevamente Fisher el que desatascó el partido para, esta vez sí, sentenciarlo con un elevado porcentaje de tres puntos (82-73). Restaba 1:20 para el final y Fernández trató de disponer de una opción de remontada, a base de ataques rápidos que no cayeron de cara. Así consiguieron los burgaleses su séptima victoria de la temporada, esa que les hace creer en la permanencia (86-77).

La próxima jornada, el San Pablo Burgos se enfrentará al Montakit Fuenlabrada en el Fernando Martín. El partido se disputará el domingo 8 de abril a las 12:30 horas.

Más información

Temas

Acb

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos