Una noche para olvidar

John Jenkins entrando a canasta/GIT
John Jenkins entrando a canasta / GIT

Un inspirado Delteco abusa del San Pablo en un partido en el que los de ‘Epi’ no consiguen dar con la tecla

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Coliseum vivió hoy una noche para olvidar. Las más de 9.500 almas congregadas en el feudo del San Pablo tuvieron una agria despedida de fin de año tras ver cómo su equipo caía claramente derrotado por un Delteco Guipuzkoa Basket que se mostró muy superior en distintas fases del encuentro.

76 San Pablo Burgos

Fisher (13), Jenkins (14), Gailius (10), Thompson (6), Huskic (3) – quinteto inicial-; Schreiner (5), Barrera (2), Javi Vega (8), Sebas Saiz (7), Edu Martínez (3), Álex López (5).

99 Delteco Guipuzkoa

Chery (17), Van Lacke (15), Salvó (3), Fakuade (8), Norel (16) –quinteto inicial-; Agbelese (16), Dani Pérez (2), Pardina (1), Beraza (-), Swing (13), Clark (8).

cuartos
20-20, 35-47 (descanso); 56-80, 76-99 (fin del partido).
árbitros
Daniel Hierrezuelo, Andrés Fernández y Antonio Sacristán.
incidencias
Partido correspondiente a la décimo cuarta jornada de la Liga Endesa disputado en el Coliseum ante 9.500 espectadores. Lleno absoluto en el pabellón burgalés.

Y eso que comenzó muy bien plantado el San Pablo. Los hombres de ‘Epi’, que venían de sumar la tercera victoria de la temporada en la pista del Juventut, querían acabar el año con una sonrisa, venciendo a un rival que se antoja directo en la lucha por evitar el descenso. Y con esa intención saltaron a la pista.

Bien dirigidos por Corey Fisher, los burgaleses comenzaron pronto mandando en el marcador, con un parcial de 6-0 que aventuraba un partido favorable. Sin embargo, el Delteco, que comenzó lastrado por su falta de acierto en las transiciones, tardó poco en despertar del letargo. Espoleado por un eficaz Henk Morel, que ganó la batalla en el poste bajo, el conjunto guipuzcoano calentó la muñeca y comenzó a discutir el dominio azulón.

El buen trabajo en el rebote, tanto ofensivo como defensivo, acabó siendo determinante, y los de Porfi Fisac consiguieron dar la vuelta al marcador (14-15) a falta de dos minutos. Una situación que acabó salvando Javi Vega con un triple sobre la bocina (20-20) para cerrar el cuarto.

Sin embargo, la dinámica del choque ya había cambiado. Ahora era el Delteco quien llevaba la iniciativa del encuentro, regresando a la pista mucho más enchufado que el San Pablo. Varias pérdidas consecutivas del conjunto azulón, sumadas al gran rendimiento ofrecido en el juego interior por Norel y Agbelese, permitieron al conjunto guipuzcoano marcharse en el marcador mediado el segundo cuarto (26-33). ‘Epi’ tuvo que llamar a capítulo a los suyos para intentar frenar la sangría, pero ni con esas.

Cierto es que hubo un momento en el que el San Pablo pareció capaz de volver a tomar las riendas del partido (32-35), pero entonces, se derrumbó. Varias pérdidas no forzadas consecutivas del conjunto burgalés facilitaron que el Delteco se abriera brecha con un inapelable parcial de 12-0. Sólo Gailius, con un postrero triple, consiguió parar la dinámica.

Sin embargo, el marcador manda. La empanada protagonizada por los hombres de ‘Epi’ en el segundo cuarto supuso una losa. Y es que, el San Pablo regresó de vestuarios con la necesidad de levantar 12 puntos de diferencia (35-47), una situación de todo menos cómoda. Y menos aún con el triple de Salvó nada más arrancar el tercer cuarto. Un triple que pareció marcar el camino del conjunto guipuzcoano.

Más información

No en vano, los hombres de Fisac aprovecharon el bajón del San Pablo para terminar de desatarse. Y de qué forma. El Delteco cerró el tercer parcial con números más propios de final de partido, con 80 puntos en el marcador, 10 rebotes ofensivos y otros 21 rebotes defensivos. Unas estadísticas ante las que el San Pablo poco pudo hacer.

De hecho, lejos de plantar batalla, los hombres de ‘Epi’ cayeron presa de sus propios errores, acumulando demasiadas pérdidas en ataque y mostrándose muy timoratos en el rebote, una situación que acabó desencadenando una suerte de tragedia. Por cada error del San Pablo, el Delteco golpeaba hasta alcanzar una ventaja de 25 puntos (52-77) a falta de un minuto para el final de cuarto, que se cerró con un contundente 56-80. Demasiada diferencia para soñar con la remontada.

Partido sentenciado

En ese escenario, el último cuarto fue casi un paseo para el conjunto guipuzcoano, que, eso sí, no bajó los brazos ante un San Pablo voluntarioso, pero igual de errático. ‘Epi’ no dio con la tecla y ninguno de sus hombres fue capaz de asumir el protagonismo necesario como para, al menos, maquillar el resultado. De hecho, el Delteco llegó incluso a incrementar su ventaja hasta los 29 puntos a falta de dos minutos y medio (66-95).

Al final, el conjunto burgalés cerró el año con una dolorosa derrota, tanto por el resultado como por las sensaciones. Pero esto no para. El San Pablo podrá someterse a la reválida ante el Morabanc Andorra el próximo sábado 6 de enero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos