El San Pablo se lleva la segunda alegría de la temporada en Bilbao

Los burgaleses han asaltado el pabellón bilbaíno/EFE
Los burgaleses han asaltado el pabellón bilbaíno / EFE

El San Pablo asalta Miribilla y consigue sumar la segunda victoria de la temporada tras el parón de las selecciones

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Comienzan a salir las cosas. El San Pablo Burgos ha sumado hoy la segunda victoria de la temporada tras imponerse en Miribilla a un RETAbet Bilbao Basket que no ha sido capaz de frenar a los hombres de 'Epi', que han demostrado ser superiores en prácticamente todas las facetas del juego.

62 RETAbet Bilbao Basket

Fischer (9), Todorovic (9), Tomás (7), Hervelle (6) y Gladness (3) -cinco inicial-; Salgado (2), Redivo (2), Hammink, Mumbrú (16) y Devin Thomas (8).

78 San Oablo Burgos

Schreiner, Jenkins (7), Gailius (11), Deon Thompson (9) y Huskic (9) -cinco inicial-; Fisher (24), Edu Martínez, Alex López (5), Saiz (10), Vega (2) y Barrera (1).

cuartos
18-18, 29-33 (descanso); 49-56 y 62-78 (final).
árbitros
Carlos Peruga, Vicente Bultó y Arnau Padrós. Eliminado por faltas Gladness (m.38).
incidencias
Partido correspondiente a la décima jornada de la Liga Endesa, disputado en un Bilbao Arena de Miribilla completamente lleno por los 10.000 espectadores que tiene de aforo. Unos 600 de ellos animosos seguidores del conjunto burgalés.

Este triunfo aprieta enormemente la pelea entre ambos equipos por escapar de las posiciones de descenso, que sigue ocupando el cuadro burgalés con un balance de dos victorias y ocho derrotas, pero ya a un solo triunfo del vizcaíno (3-7).

Ha sido una triunfo justo y más que merecido el de los de 'Epi', que han sabido interpretar el partido en todo momento, han frenado sin problemas el casi inexistente ataque local, que casi se ha limitado al capitán Alex Mumbrú (16 puntos), y además han encontrado en Corey Fisher un estilete imparable.

El base americano ha sido sin duda el mejor jugador del partido (24, 8/10 TC, 5/5 T2 y 26), pero en momentos ha encontrado la ayuda Deon Thompson, Goran Huskic, Jon Jenkins, Alex López, Deividas Gailius y Sebas Saiz. Todos ellos destacando bastante más en el juego que en las estadísticas.

Por el Bilbao Basket, ampliamente superado por dentro y por fuera en el debut como técnico del croata Veljko Mrsic, quizás bloqueado por su delicada situación, solo han destacado Mumbrú, un poco al final Alex Hervelle y la pelea continua de Pere Tomás (7, 7 y 15).

Con la de hoy, los de negro suman ocho derrotas en los nueve encuentros que lleva jugados en casa en lo que va de temporada. La de hoy ha sido la cuarta en cinco partido de la Liga Endesa.

Esta ha sido la primera victoria del Burgos a domicilio en la Liga Endesa, lo que ha colmado de alegría a su entregada afición. Que ha cantado tanto «Burgos es de ACB» como «Bilbao Basket, Bilbao Basket» a su vecino rival comprendiendo el delicado momento por el que pasa.

Más información

Abrió el marcador una canasta de Jenkins, el mejor visitante en un primer cuarto en el que respondió rápido el RETAbet (7-2) pero que después transcurrió muy igualado (10-10, 14-13) hasta fainalizar empatado (18-18) después de la mejor ventaja burgalesa (14-18).

Un triple de Mumbrú en el arranque del segundo cuarto animó a la afición local, un tanto fría -como la temperatura del gélido Bilbao Arena- comparada con la visitante, poca pero muy ruidosa. Bajo su ánimo entró en calor Corey Fisher, que con 11 puntos seguidos lanzó al Burgos a una buena ventaja de 10 puntos (21-31).

La muñeca de Mumbrú fue la única que les funcionó a los de Mrsic durante los primeros nueve minutos de unos segundos diez que fueron un duelo Corey Fisher-Mumbrú. El segundo cuarto terminó 11-15 y el pulso Fisher-Mumbrú 8-11 para llegarse al descanso 29-33.

Fischer, a lo suyo

Corey Fisher siguió a lo suyo a vuelta de vestuarios, aunque encontrando también ayuda dentro de la zona de Huskic, Thompson y hasta Gailius para alcanzar una nueva máxima ventaja de 11 puntos a 13 minutos del final (41-52). Y también Mumbrú seguía siendo el único salvador (46-52) para un equipo local casi incapaz tanto de anotar como de frenar el fluido juego rival.

En esa dinámica el San Pablo llegaba al último cuarto con una buena ventaja de siete puntos, aunque no definitiva (49-56). La amplió pronto a once (49-60) gracias a tiros libres de Alex López y Huskic. Con Mumbrú ya bien frenado por los burgaleses, apareció Hervelle para los locales, que se acercaron mediado el cuarto (55-60, 57-63).

Hasta ahí llegó el conjunto local, que se fue diluyendo entre desacierto, debilidad defensiva y pérdidas de balón en la medida que el San Pablo ganaba confianza y se iba creciendo hasta acabar arrollando en un tramo final en el que se fue hasta de 16 puntos de ventaja con los que acabó el partido (62-78).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos