Los barrios se sienten «indefensos» e «impotentes» y acusan al PP de querer «cargarse» las fiestas

Imagen de Los Titos/Andrea Ibáñez
Imagen de Los Titos / Andrea Ibáñez

Las bases de la convocatoria municipal de ayudas se mantienen mientras quince asociaciones de vecinos ya han anunciado que no organizarán las fiestas de sus barrios

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El malestar entre las asociaciones de vecinos que organizan las fiestas de los barrios de la ciudad sigue creciendo. «El Ayuntamiento ha politizado la situación», consiguiendo dividir a los vecinos, afirma Gustavo Miguel, portavoz del colectivo vecinal que exige la anulación de las bases que regulan la convocatoria de ayudas municipales. Se ha aprovechado la vinculación de algunos presidentes de las asociaciones al PSOE, insiste, cuando las reclamaciones se vienen planteando desde hace años, mucho antes de la convocatoria de elecciones municipales.

Miguel explica que el Instituto Municipal de Cultura (IMC) ha respondido al escrito remitido semanas atrás, en el pedían volver a las bases de 2018, a diferencia de lo ocurrido con el documento que registraron en febrero. Y les han contestado pidiéndoles que acrediten que las asociaciones citadas suscriben lo recogido en dicho documento, que va firmado únicamente por los tres portavoces designados, dos de los cuales están vinculados al PSOE.

Más información

De este modo, Gustavo Miguel se ha puesto manos a la obra para recabar las firmas de las asociaciones vecinales contrarias a las bases y, de momento, quince de ellas han reiterado que si no se recuperan las bases de 2018 no organizarán las fiestas en sus barrios. Sin embargo, algunas asociaciones ya han dado marcha atrás, tras hablar con el concejal José Antonio Antón y temer que, si no aceptan lo que plantea el Ayuntamiento, no van a recibir subvención, aun cuando las fiestas ya se hayan celebrado y necesitan ese dinero para cubrir los gastos.

«Nos han divido», reconoce Gustavo Miguel, quien afirma que los vecinos se sienten «indefensos» e «impotentes» ante el Ayuntamiento de Burgos. El Partido Popular se quiere «cargar» las fiestas de los barrios, para dejar una por distrito y que se mantentan las más tradicionales, como la hoguera de San Juan. Mientras, el PSOE e Imagina se han puesto de perfil, lamenta, al mismo tiempo que critica que Antón les emplace a negociar con el nuevo Equipo de Gobierno que salga tras el 26 de mayo.

«El Ayuntamiento no puede ceder la responsabilidad civil y subsidiaria» de organizar las fiestas a las asociaciones de barrio, es más, a los titulares de las mismas. No es suficiente con el plan de emergencias, insiste gustavo Miguel, que el Ayuntamiento se ha ofrecido a redactarles, aunque su ejecución correría a cargo de la asociación de vecinos. «Es inviable», insiste.

Movilizaciones

Por ese motivo, los barrios que matienen su oposición a las bases de la convocatoria de ayudas van a firmar el documento, en el que se exige la anulación de las mismas para volver a las de 2018, y lo presentarán en próximos días al Ayuntamiento de Burgos. También solicitarán una reunión con el alcalde, Javier Lacalle, y no descartan movilizaciones, al margen de negarse a organizar las fiestas, pues no pueden asumir la responsabilidad que el Ayuntamiento quiere pasarles.

«El seguro no se va a hacer cargo si existe una negligencia«, recuerda Gustavo Miguel, y el Ayuntamiento sí puede asumir ese riesgo, pero no un presidente de una asociación de vecinos. »No se un tema menor«, insiste, pero al mismo tiempo afirma que van a explicar la situación a los vecinos para que sepan que no renuncian porque sí a organizar las fiestas, que el Ayuntamiento les obliga a hacerlo.

Por otra parte, se ha creado una petición en change.org para «salvar» las fiestas de los barrios, con varias alternativas que tendrían que analizar en el Ayuntamiento. Sin embargo, no parecen estar dispuestos a ello y, mientras recuerdan a los vecinos que si no acatan las bases no habrá ayudas, dejan la patata caliente a la próxima corporación municipal.