Lacalle acusa al PSOE de estar «como un pulpo en un garaje» y Barrio afirma que el PP ha dejado el Ayuntamiento «manga por hombro»

Lacalle y De la Rosa se han enzarzado en alguna ocasión/PCR
Lacalle y De la Rosa se han enzarzado en alguna ocasión / PCR

La «paralización» de la actividad municipal es el mantra con el que ha arrancado su tarea de oposición el PP y los socialistas le afean haber dejado facturas y trámites pendientes que podían haber resuelto

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Un enfrentamiento cuerpo a cuerpo, aunque no en el sentido literal de la expresión, se ha vivido esta mañana en el Pleno del Ayuntamiento de Burgos. Los protagonistas, Daniel de la Rosa y Javier Lacalle, alcalde y exalcalde de la ciudad, con la participación de Nuria Barrio y David Jurado, de parte del Equipo de Gobierno, y de los concejales del Partido Popular con Carolina Blasco como cabeza más visible y convertida en el nuevo Antonio Fernández Santos (dicho por ella misma).

Lacalle ha arrancado con fuerza, manteniendo el nivel de férrea oposición que viene mostrando en las últimas semanas, sin haberle dado al PSOE ni siquiera los 100 días de confianza. El portavoz de los 'populares' insiste en que el Ayuntamiento está paralizado con al gestión socialista, que De la Rosa está más en «florituras» que en el día a día, que les falta atención y revisar expedientes.

Más información

«Están como un pulpo en el garaje, no saben por dónde les da el aire», ha afirmado Lacalle, aprovechándose además de un par de errores que se han producido en la sesión plenaria, el más importante relativo a las retribuciones de las dedicaciones exclusivas, cuya aprobación se ha tenido que dejar sobre la mesa para subsanar los fallos y revisar que el acuerdo era correcto.

Sin embargo, el PSOE no se ha quedado callado y ha intentado poner puntos sobre las ies ante las críticas del PP. La portavoz Nuria Barrio ha afirado que los 'populares' han dejado el Ayuntamiento «manga por hombro», con expedientes bloqueados, en algunos casos por los enfrentamientos entre los propios ediles del equipo de Gobierno. «Han dejado las áreas en un estado vergonzoso», ha insistido, y ahora los socialistas intentan subsanar los problemas generados por el PP.

A modo de ejemplo, David Jurado ha explicado que, como concejal de Hacienda, le acaban de pasar a la firma facturas de Alcaldía correspondientes al primer trimestre del año y que cuentan con el visto bueno de los servicios técnicos del Ayuntamiento desde el 4 de abril. Aun así, Javier Lacalle las ha dejado sin firmar, mientras «nos aburre diciendo que el Ayuntamiento está sin paralizar».

Esas facturas ascienden a 10.640 euros y se suman a otros 18.500 a pagar por las cuotas de la pertenencia a las federaciones española y regional de municipios y provincias. «El PP no ha asumido su nueva responsabilidad desde la oposición», ha afirmado Jurado, criticando además que Lacalle no pretende hacer oposición sino obstrucción, e insistiendo en que los socialistas llevan resolviendo expedientes que el PP dejó pendientes desde que se hicieron con el gobierno municipal.