De la Rosa apuesta por suprimir la Gerencia de Fomento y revisar el IMC mientras el PP plantea cambiar Deportes y el Samyt

Daniel de la Rosa ha presidido el pleno extraordinario como alcalde de Burgos/PCR
Daniel de la Rosa ha presidido el pleno extraordinario como alcalde de Burgos / PCR

El Pleno municipal ha aprobado el nuevo organigrama del Ayuntamiento de Burgos, que tendrá que ser revisado a propuesta de todos los grupos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Ayuntamiento de Burgos funcionará, en la nueva etapa, con ocho comisiones de Pleno, que se completarán con las tres especiales, el Instituto Municipal de Cultura y Turismo, Deportes, el Servicio Municipalizado de Movilidad y Transportes (Samyt) y las gerencias de Servicios Sociales y Fomento. El pleno ha aprobado por unanimidad la propuesta de PP, Cs y Vox, asumida por el Gobierno de Daniel de la Rosa, que inicialmente planteó seis comisiones informativas.

Así se lo ha recordado Javier Lacalle, quien ha negado que haya existido consenso o similitud entre ambas propuestas. La del PSOE «no se parece absolutamente nada» a la consensuada entre PP, Cs y Vox, y a De la Rosa «no le ha quedado más remedio» que aceptarla, porque de lo contrario iba a perder la votación en el Pleno, ha reiterado. «No vayamos con prepotencia», ha afirmado Lacalle, tras criticar las «imposiciones» de los socialistas.

Más información

En la misma línea ha ido la intervención de Vicente Marañón, escueta pero con socarronería, que ha lamentado que el PSOE no busque los acuerdos con la oposición. Un extremo, este último, que ha negado la portavoz socialista Nuria Barrio, tras insistir en que su propuesta de comisiones era solo un borrador, que abrieron a aportaciones del resto de los grupos, que se han tenido en cuenta.

Un borrador que llegó a los medios de comunicación casi antes que a la oposición, le ha recriminado Ángel Martín. El portavoz de Vox ha aprovechado para insistir en que, pese al acuerdo de hoy, es necesrio revisar la configuración del Ayuntamiento de Burgos, por ejemplo, para separar Cultura y Turismo, que ahora forman parte del IMC, o la existencia de la Gerencia de Fomento.

El alcalde ha confirmado que, durante este mandato, se darán pasos para suprimir esta gerencia, y revisar también el funcionamiento del Instituto Municipal de Cultura y Turismo. También se ha comprometido Daniel de la Rosa a analizar las peticiones del PP, compartidas por Cs y Vox, de acabar con los «híbridos anacrónicos» de los servicios municipalizados de Deportes y Movilidad y Transporte; «se seguir avanzando en su desaparición», ha afirmado Lacalle.

El Ayuntamiento estará compuesto por ocho comisiones, dos más que el pasado mandato: Hacienda, Patrimonio y Modernización Adminitrativa; Contratación Local; Desarrollo Urbano y Movilidad Sostenible; Medio Ambiente y Sanidad; Participación, Transparencia, Ciudadanía y Calidad de los Servicios; Licencias y Servicios; Personal, Segruidad y Organización Municipal; y Desarrollo Económico e Innovación.

Reproches

El Pleno extraordinario, el primero tras la investidura, ha estado plagado de reproches y crítica al equipo de Gobierno del PSOE, sobre todo por parte del PP. Javier Lacalle ha actuado como líder de la oposición, llegando incluso a criticar que De la Rosa haya confiado a Daniel Garabito la autorización de las licencias municipales, pues según él es un «marrón» que podría traerle consecuencias profesionales.

Lacalle ha acusado a De la Rosa de «falta de delicadeza» al no ofrecer a la oposición entrar en la Junta de Gobierno, como hizo el PP hace cuatro años (aunque el socialista le ha recordado que ellos ni lo pidieron ni lo aceptaron), y considera una «rectificación» que, tras plantear en 2015 que los plenos municipales se celebrasen por las tardes, ahora haya apostado por mantenerlos los viernes por la mañana.

Javier Lacalle ha intando actuar, incluso en algún momento, como si todavía fuera el presidente del Pleno, quitando y dando la palabra a los concejales e interrumpiendo al propio Daniel de la Rosa, que ha pecado de novato al intentar dar participación a todo el mundo para celebrar un pleno participativo y poco encorsetado.