El «hartazgo» de Los Cubos se extiende al resto de centros de salud, que acumulan bajas, libranzas y vacaciones sin cubrir

Imagen de la concentración en Los Cubos/PCR
Imagen de la concentración en Los Cubos / PCR

La Atención Primaria en Burgos presenta importantes carencias, mientras la Gerencia trata de ocultarlas prohibiendo cerrar las agendas de los médicos ausentes.

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Como bien se ha insistido desde el colectivo profesional, la situación del Centro de Salud de Los Cubos, en el que tres médicos han renunciado a su plaza, es simplemente la punta del icerberg. El 'hartazgo' de los profesionales sanitarios, y de los pacientes, se extiende al resto de centros de salud de Burgos, incluida la provincia, con una Atención Primaria bajo mínimos, en la que se suman carencias de personal, bajas médicas, vacaciones y libranzas sin cubrir.

Pilar Sanmartín, secretaria general del Colegio de Médicos de Burgos, asegura que la situación en la Atención Primaria es «muy grave» y, en los últimos días, se ha ido incluso a peor. A la renuncia de las tres médicos de Los Cubos se suman bajas recurrentes de los profesionales médicos, «que no aguantan más» la sobrecarga y la presión asistencial. Y otros están «a punto de coger la baja», insiste Sanmatín.

Junto a ello, libranzas, días de libre disposición y vacaciones, que los médicos han ido acumulando para dar salida a la sobrecarga diaria de trabajo. Así, los centros de salud de Burgos no disponen de la plantilla asignada, están bajo mínimos, pues la Gerencia no cubre ni bajas médicas, ni libranzas, ni vacaciones. Además, los cupos de pacientes se reparten entre los compañeros que siguen prestando servicio, pues se ha prohibido «cerrar» las agendas de los ausentes.

Los vecinos de Los Cubos apuestan por una protesta de la ciudad

Los vecinos del Centro de Salud de Los Cubos están dispuestos a seguir luchando para recuperar a sus tres médicos, Sonia, Nuria y Pilar, pero también para exigir una sanidad pública de calidad, dotada de los medios humanos y materiales necesarios.

Un día más, los pacientes se han concentrado a las puertas del centro de salud, para recordar que sus 14.000 cartillas están repartidas entre un número incierto de médicos. Tras la renuncia, se ha contado con algunos sustitutos, que alternan consultas, y tiene que asumir una importante sobrecarga de trabajo.

Los vecinos consideran que el consejero de Sanidad y la Gerente de Atención Primaria son unos «antisistema», pues se están «cargando» un sistema sanitario de reconocido prestigio internacional. También se preguntan cómo es posible que Sanidad plantea la solución de pagar las acumulaciones de trabajo, un «chantaje» que no soluciona el problema.

Y critican que Atención Primaria intente enfrentar a los vecinos, asegurando que cualquier otra decisión supondría el cierre del punto de atención continuada de Gamonal. «Esto no es una lucha entre Los Cubos y Gamonal», insisten, sino una lucha de toda la sociedad burgalesa en defensa de la sanidad.

Por ese motivo, los vecinos están dispuestos a llegar a una gran manifestación en Burgos, partiendo de Los Cubos, para que se respete también este barrio de la ciudad.

Y cuentan con el apoyo de los profesionales del centro de salud, que aseguran que las jornadas «maratonianas» que asumen merman las garantías de ofrecer una atención primaria de calidad, de ahí la renuncia de tres profesionales en Los Cubos.

Es el modo de proceder, sistemáticamente, de la Gerencia de Atención Primaria. Ante la carencia de médicos, pasan sin cubrir cualquier incidencia o imprevisto, cargando de más pacientes a los médicos en sus consultas diarias. Y eso está siendo así en todos los centros de salud, salvo en Los Cubos, donde el «impacto mediático» de la renuncia de Sonia Andrés, Nuria Adrián y Pilar Obregón, ha llevado a la Gerencia a poner «parches».

En este caso, se están cubriendo esas tres plazas con médicos de área, que cada día atienden una consulta y unos pacientes, y que vienen de otros centros de salud, sobre todo del medio rural. «Es desvestir un santo para vestir a otro», lamenta Sanmartín, y una solución puntual que va en detrimento de la calidad asistencial y del valor de la Atención Primaria, de los médicos como referentes sanitarios para los usuarios.

No se salva ni uno

Además, Sanmartín explica que se ha dado orden de la Gerencia de que «no se cierre» ninguna agenda, de modo que se recogen las peticiones de cita de los pacientes sin saber si se contará con médicos para atenderlos. Mañana faltarán tres facultativos en Los Cubos, pero sus agendas están abiertas, y lo mismo ocurre con el viernes, cuando faltarán cinco, pero se siguen recogiendo citas.

Si consiguen «sustitutos», serán ellos los que atiendan a estos pacientes, de lo contrario se pasarán a los médicos que tengan consulta. Así, en Los Cubos comenzaron la semana con seis médicos y la acabarán con tres, lamentan los vecinos, pues hay dos médicos de libranza.

Otros ejemplos de esta situación precaria son el Centro de Salud de Comuneros, con dos sanitarios de baja y tres de moscosos, por lo que faltan cinco médicos. En Gamonal Antigua también faltan dos médicos y uno está de baja, y en Las Torres faltan tres profesionales por libranzas. Mientras, en el García Lorca hay una baja sin cubrir y en San Agustín faltan cinco médicos.

Y si nos vamos a la provincia, en los centros de salud rurales se están quedando sin médicos, que se cubren unos a otros, con largas jornadas de trabajo, cambio en los horarios de las consultas y supresiones. A ello se suma que se les restan médicos de área para Los Cubos y los servicios de urgencias de la capital.

Más información

En Aranda no están mucho mejor, insiste Sanmartín, y pone como ejemplo el Centro de Salud Aranda Sur, con dos médicos de baja, dos de libranza y uno a punto de caer de baja, también. Y en Pediatría, por ejemplo, están cubriendo vacantes con pediatras del Hospital Universitario de Burgos y del Río Hortega de Valladolid, aunque no siempre se cuenta con personal.

En Roa llevan desde octubre con una baja sin cubrir y en Briviesca falta un médico de área y tampoco se ha cubierto la baja médica. En Quintanar de la Sierra, tienen una plaza vacante desde junio, un médico de área de baja y un titular también de baja, y todos sin cubrir. Y así se podría seguir casi hasta el infinito.

La secretaria general del Colegio de Médicos de Burgos lamenta que, no solo la situación sea insostenible, con cada vez más médicos que enferman gravemente por el estrés, la tensión y la sobrecarga, sino que la Gerencia no ponga soluciones. En cualquier reunión que se celebra se rechazan las propuestas de los médicos. «No escuchan«, afirma Pilar Sanmartín, »se cierran en banda« y parece que viven en una «realidad paralela».