Sanidad abre la posibilidad de pagar las acumulaciones a los médicos ante la crisis de Atención Primaria

Varios centenares de personas se han congregado hoy para protestar frente a la Gerencia de Atención Primaria de Burgos. / APM

Es una de las medidas que el consejero ha planteado para apaciguar la situación tras la renuncia de tres médicos en Burgos por sobrecarga laboral

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

La renuncia a su plaza de tres médicos del Centro de Salud de Los Cubos de la capital burgalesa por sobrecarga laboral ha sacado a la población y a los profesionales sanitarios a la calle para defender la sanidad pública. Hoy unas 300 personas se han concentrado a las puertas de la Gerencia de Atención Primaria de Burgos para pedir la dimisión de la gerente y del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ante el deterioro que consideran está sufriendo la sanidad debido a su gestión.

Sáez Aguado ha acudido hoy a Burgos para reunirse con los coordinadores de los centros de salud de la provincia ante la crisis sanitaria que se vive en la provincia burgalesa. Una de las principales quejas de los médicos de Atención Primaria son las acumulaciones que tienen que cubrir, sin estar estas retribuidas, y que se les obligue a realizar una jornada extraordinaria tras su jornada ordinaria. Para intentar apaciguar la situación, el consejero de Sanidad ha adelantado que la Consejería está «tramitando un proyecto para que las acumulaciones también sean retribuidas. Siempre ha habido acumulaciones, con la crisis lo que se produjo es un cambio en la organización de la jornada, con lo que a partir del año 2012 se dejaron de retribuir».

Sáez Aguado también ha reconocido que se han incrementado estas acumulaciones, es decir, cuando los médicos de Atención Primaria tienen que asumir la labor de compañeros que están de vacaciones, por baja laboral o disfrutando permisos «y tenemos que reconocer el trabajo de los médicos con la retribución de estas acumlaciones», ha matizado.

«La jornada hay que cumplirla»

Sáez Aguado ha apuntado que «las obligaciones de los médicos de familia de Atención Primaria son las de hacer la jornada ordinaria y las urgencias» y ha señalado que durante la reunión de hoy iba a manifestar su disposición a «flexibilizar la forma en la que se cumple esta jornada». Aún así, reconoce que no comprende la queja de «trabajar en la consulta ordinaria y después hacer una guardia» porque «es el trabajo de la Atención Primaria».

Pese a asegurar, en varias ocasiones, que la situación de la Sanidad en Burgos no es extraordinaria y que se trata de «un problema nacional», Sáez Aguado ha reconocido que «hay algunos aspectos que preocupan». Durante la reunión de hoy con el Consejo de Gestión de los profesionales de Atención Primaria ha querido, principalmente, escuchar a los coordinadores de los centros de salud.

Errores en la planificación

El consejero de Sanidad ha reconocido que «hay un problema de déficit de profesionales en Burgos» y que esta situación «obedece a errores en la planificación de las necesidades de especialistas que se ha producido por parte del Ministerio de Sanidad y de las comunidades». Sáez Aguado también ha querido matizar que «los problemas no tienen nada que ver con los recortes. Hoy las 318 plazas de médicos de familia de Burgos y las 78 plazas de médicos de área están dotadas presupuestariamente». Aunque ha asegurado que el déficit de médicos no se debe a los recortes, ha apuntado que en las bolsas de empleo hay insuficiencias porque se han formado menos especialistas de los que se necesitan. Es decir, «recortes» según Miren Elizari, coordinadora del Equipo de Atención Primaria José Luis Santamaría. Elizari ha asegurado que esta situación se debe «al déficit de profesionales generado por los recortes previos, se han recortado las plazas de MIR, y es lo que nos ha llevado a esta situación».

Los representantes sindicales no se fían

La Junta de Personal de Atención del Área de Salud de Burgos ha acudio también a la Gerencia de Atención Primaria para sumarse a la protesta ciudadana pero también para intentar hablar con el consejero de Sanidad. Este les ha dedicado unos minutos en el recibidor del edificio, ya que no estaban convocados a la reunión.

Esta es una de las principales quejas de los representantes de los trabajadores. «El máximo responsable de la Consejería tiene que hablar también con los representantes de los profesionales cuando hay un problema que los afecta», ha asegurado Pablo Oyagüez, presidente de la Junta de Personal.

Oyagüez ha reconocido que su conversación con Sáez Aguado le ha dejado una «impresión negativa porque es la actitud de siempre, está dispuesto a escuchar sin marcarse plazos. Nos tememos que esto no llegue a ninguna conclusión».

Lo que la Junta de Personal reclama son «buenas condiciones de trabajo» como eliminar la figura de médico de área, que el médico de atención primaria atienda su cupo y no el del compañero y que no se hagan guardias obligatorias a continuación de la jornada ordinaria. Estas condiciones de trabajo son imprescindibles para que no ocurra lo que pasó el año pasado. En 2018 había previsión de jubilación de 11 personas y acabaron jubilándose más de 20. «Prefieren perder dinero de su pensión que seguir trabajando en estas condiciones», ha asegurado Oyagüez.

Sáez Aguado ha asegurado que, este año, se van a convocar 800 plazas de médico de familia. Durante algunos años, la Consejería de Sanidad no ha podido reponer las tasas de reposición porque había leyes de presupuestos del Estado que limitaban la reposición de los empleados públicos, aunque el Consejero de Sanidad no relacione la problemática actual con los recortes. Sáez Aguado ha apuntado que en el 2016 se convocaron 300 plazas de médico de familia y en 2017 fueron otras 300.

Más información