Los sindicatos denuncian que en el centro penitenciario de Burgos falta el 50% de la plantilla

Los funcionarios de prisiones se han concentrado desde primera hora de la mañana a las puertas del centro. / APM

Los sindicatos sitúan en torno al 90% el seguimiento de la huelga | La jornada de paro convocada para el viernes sigue en pie tras la reunión con el subdelegado del Gobierno en Burgos

AYTHAMI PÉREZBURGOS

Más de 50 funcionarios de prisiones se han concentrado a la entrada del centro penitenciario de Burgos desde primera hora de la mañana en la primera jornada de huelga convocada por los sindicatos UGT, ACAIP, CCOO, CSIF, organizaciones mayoritarias en la prisión burgalesa.

Los representantes de los sindicatos se han reunido con el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente. El encuentro ha seguido las líneas que los sindicatos esperaban, «le hemos expuesto nuestra situación para que la conozca y no solo se tenga en cuenta la de la administración o la dirección del centro», ha explicado Valentín Gómez, delegado de ACAIP. De la Fuente se ha comprometido a trasladar las demandas a la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones. «La jornada de huelga del viernes sigue en pie si no hay ningún gesto de la administración», ha asegurado Gómez.

Los huelguistas impedían el acceso al centro penitenciario en esta jornada de huelga, que se desarrolla sin percances, con el fin de instar al Gobierno a desbloquear el conflicto laboral que desde hace más de un año se mantiene con la Administración Penitenciaria.

Una de las principales deficiencias de la cárcel de Burgos es la falta de personal. Según Gómez, «en esta prisión falta más de un 50% de la plantilla por cubrir con plaza definitiva». Esas plazas que no están cubiertas se ocupan, ahora mismo, «en parte con funcionarios en prácticas, que cuando tomen posesión se irán a su destino, y con seis funcionarios en comisión de servicios», ha apuntado Gómez. Aún así, «siguen faltando funcionarios», ha asegurado, «la única opción es que se cubran las más de 3.400 plazas que hay vancantes en toda España».

Los funcionarios de prisiones españoles llevan más de 10 años con estas reivindicaciones. Otra de sus peticiones es la revisión salarial, ya que, como ha asegurado Gómez, «llevamos más de 10 años con pérdidas salariales. Nos hemos visto abocados a la huelga para hacer visibles las deficiencias que sufrimos en los centros penitenciarios», ha lamentado el delegado de ACAIP.

Los funcionarios de prisiones se concentran desde primera hora de la mañana a la puerta del centro penitenciario. / APM

Envejecimiento

Esta situación no se ha producido de un día para otro, detrás del malestar también existe una falta de previsión sobre el envejecimiento de la plantilla. La media de edad de los funcionarios de prisiones en la cárcel de Burgos es de 55 años. «El problema se agravará porque la plantilla envejece. Hay perspectivas de que el año que viene, de los más de 40 funcionarios que tienen plaza en Burgos en servicio de interior, se jubilen y pasen a segunda actividad unos diez y no hay previsión de que se vayan a cubrir esas plazas», ha denunciado Gómez.

A nivel local, los sindicatos del centro penitenciario de Burgos han mantenido reuniones con PP, Ciudadanos, PSOE y Podemos. «El 25 de septiembre la administración penitenciaria presentó una propuesta a las centrales sindicales de un incremento retributivo de 123 millones de euros a tres años y con una reclasificación de los centros penitenciarios. Incomprensiblemente, a los tres días, se retiró la propuesta porque se dijo que la función pública no la admitía», ha recordado Gómez. Después de esto, entre los trabajadores de prisiones no reina la esperanza pero sí confían en que «se recapacite antes del último día de huelga».

Las jornadas convocadas de paro se repetirán los días 26 de octubre y 6, 8, 13 y 15 de noviembre en el centro penitenciario de Burgos y en el conjunto de las prisiones dependientes de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias.

Durante estas jornadas se les exige unos servicios mínimos que también consideran «abusivos». «En los días normales entran a trabajar 12 o 13 funcionarios por turno. En los días de huelga la administración nos exige 15 funcionarios. Ahora mismo, en la prisión de Burgos, hay 16 funcionarios porque hay uno de segunda actividad», ha aclarado Gómez.

Más información

Los sindicatos sitúan en torno al 90% el seguimiento en la primera jornada de huelga de funcionarios de prisiones

Los sindicatos CSIF, ACAIP, CCOO, UGT y CIG, organizadores de la huelga general de funcionarios de prisiones, coinciden en que el seguimiento de la misma está siendo total, con porcentajes en torno al 90 %, y apuntan que no se están produciendo incidentes más allá de algún corte en carreteras de acceso y fogatas en piquetes.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) señala que el seguimiento de la huelga general de funcionarios de prisiones está siendo «masivo» y avanza que el 93 % de las cárceles «han parado al inicio de la jornada» a pesar de «los servicios mínimos abusivos».

En un comunicado del sindicato recogido por Europa Press, CSIF recuerda que los paros arrancaron ayer -a las 22:00 horas- en los relevos del turno de noche, y que se han producido «situaciones de tensión» a la entrada de los centros de Jaén y Soto del Real.

Además, según CSIF, se registran «cortes de tráfico en distintas vías y en los accesos a varios centros penitenciarios». Esos cortes en accesos se han producido en los centros penitenciarios de Aranjuez, Cáceres, Puerto I, Herrera de la Mancha, Valdemoro, Topas, Murcia, Badajoz, Albocaser, Monterroso y León, así como en Ceuta y en Las Palmas de Gran Canaria, entre otras.

Como hecho descriptivo de la situación que se vive en esta mañana de huelga, desde CSIF indican que la falta de personal en cárceles ha motivado que «el propio director del centro de El Dueso» (Santander) haya tenido que encargarse de abrir las puertas de acceso a los funcionarios del turno de mañana.

Desde el sindicato informan de protestas con encendido de fogatas en los accesos de algunas cárceles, y de identificación por parte de la Guardia Civil a trabajadores que participan en piquetes informativos.

Con respecto al incremento de las agresiones a trabajadores de prisiones, la patronal niega que se esté registrando una aumento, como denuncia el gremio, y apuntan a un «descenso continuado» desde 2010 de la violencia contra trabajadores. Aquel año se registraron más de 400 agresiones, mientras que en 2017 se cifraron en 300, según datos de la inspección de Instituciones Penitenciarias. La Secretaría General señala que hasta septiembre de este año se han constatado 176 agresiones, rechazando que se haya producido una escalada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos