Trabajo sanciona a la Avícola por cesión ilegal de trabajadores, que tendrían que integrarse como personal propio de Cobur

CC OO ha informado sobre la resolución de la Inspección de Trabajo/PCR
CC OO ha informado sobre la resolución de la Inspección de Trabajo / PCR

La Inspección de Trabajo ha dado la razón a CC OO en su denuncia contra el «fraude» cometido por la empresa burgalesa, que despidió a los trabajadores del matadero para reabrirlo con personal de una ETT

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Inspección de Trabajo ha dictado resolución, «muy clara», en la que sanciona a la Cooperativa Avícola y Ganadera de Burgos (Cobur) y a la empresa de trabajo temporal Randstad por «cesión ilegal de trabajadores» para la reapertura del matadero de la Avícola, que se había cerrado en 2018, alegando externalización del servicio, con un expediente de extención que afectó a una veintena de trabajadores.

Marco Antonio Pérez ha recordado que los hechos ahora sancionados constituyen un delito penal, por lo que confía en que la Fiscalía tome cartas en el asuntos, tras confirmarse el «fraude» perpetrado por la Avícola. La empresa planteó un expediente de extinción de empleo de los treinta trabajadores del matadero, por externalización del servicio, que se cerró con 19 despidos y 7 recolocaciones. Meses más tarde abrió un proceso de selección a través de la ETT Randstad para la reapertura del servicio de sacrificio y despiece.

Más información

La acción fue denunciada por CC OO, que vió un claro intento de abaratar costes, pasando de suelos de 25.000 euros anuales, los que percibían los trabajadores despedidos a cuenta del convenio colectivo del sector, a los 16.000 que están cobrando los empleados contratados a través de la empresa de trabajo temporal. «Se han sustitutido unos trabajadores por otros, precarizando el empleo», han insistido en el sindicato, pues ahora el matadero cuenta con 60 trabajadores.

Por todo ello, la Inspección de Trabajo ha dictado resolución por la que abre expediente sancionador tanto a Randstad como a Cobur por una cesión ilegal de trabajadores. La sanción será económica, entre 6.250 euros y 180.000 euros, pues se han calificado los hecho de infracción «muy grave», y es la Inspección la que debe de determinar ahora la cuantía, han explicado en el sindicato.

También se ha pedido a la Cooperativa Avícola y Ganadera de Burgos la liquidación de las cuotas a la Seguridad Social con carácter retroactivo por la diferencia salarial, pues los empleados deberían estar cobrando según el convenio colectivo y no esos 16.000 euros anuales. De ahí que el sindicato vaya a intentar que los trabajadores ejerzan el derecho que les asiste de exigir su incorporación a la plantilla y entrada en el convenio colectivo, lo que les permite la resolución de la Inspección.

«Habrá que ver qué hace ahora la empresa, pero la norma es muy clara», recuerda el sindicato, y reconocida y sancionada la cesión ilegal de trabajadores, la única salida para Cobur es acoger a los empleados del matadero y abonarles la diferencia. «Se ha duplicado la plantilla», pero con contratos mucho más precarios, y al final los pequeños cooperativista de Cobur «van a pagar los platos rotos», lamentan en CC OO.