La población de buitre leonado crece en Castilla y León, se estabiliza el águila real y caen alimoche y halcón peregrino

Buitres negros/GREFA
Buitres negros / GREFA

Burgos juega un papel destacado con algunas de la colonias más importantes en estas especies protegidas y/o en peligro de extinción

EUROPA PRESS

La población de buitre leonado ha crecido en Castilla y León, en tanto que se ha frenado el declive del águila perdicera, se ha estabilizado la de águila real y la de alimoche ha experimentado un ligero descenso, mientras que la caída de halcón peregrino ha sido más acusado, según se recoge en el Plan de Monitorización de la biodiversidad en Castilla y León.

En el censo de águila perdicera se han localizado 18 territorios de la especie en Castilla y León, con 17 parejas seguras y una probable, repartidas en Salamanca (diez territorios), Zamora (seis territorios) y Burgos (dos territorios, uno de ellos ocupado por un único ejemplar).

La población de águila perdicera se localiza en dos núcleos, uno situado en el norte de Burgos asociado a los cortados del tramo inferior del río Ebro a su paso por la provincia y el otro en el oeste de las provincias de Zamora y Salamanca, en los cañones fluviales del río Duero y de sus principales afluentes, los ríos Esla, Tormes, Uces, Huebra y Águeda. Ocho de las parejas localizadas en Arribes del Duero son transfronterizas, sus territorios están parte en España y Portugal.

Más información

Por su parte, la población reproductora de alimoche se ha cifrado entre 341 y 363 parejas. Las provincias de Burgos y Salamanca albergan las mayores poblaciones con una estimación de 89 y 75 parejas respectivamente, lo que significa en cada caso el 24,5 y 20,7 por ciento de la población estimada de la Comunidad.

Se ha detectado el inicio de la incubación en 246 parejas reproductoras, realizándose el seguimiento completo de la reproducción en 186 de ellas, de las cuales 134 completaron la reproducción con éxito, naciendo un total de 149 pollos.

En comparación con el censo anterior, realizado en 2008, la población reproductora de alimoche en Castilla y León ha sufrido un declive entre el 10,2 y 13,9 por ciento, descendiendo de 380-422 territorios contabilizados en 2008 a 341-363 territorios obtenidos en el último censo, es decir, una pérdida de 39 parejas seguras y 59 estimadas.

Buitre leonado y águila real

En cuanto a la población de buitre leonado en Castilla y León en 2018 se ha estimado en 7.882-8.064 parejas distribuidas en 804 colonias. De éstas, un mínimo de 5.084 pueden considerarse como reproductoras al haberse detectado el inicio de la incubación. Durante el seguimiento realizado se observó que un mínimo de 2.101 pollos consiguieron completar su desarrollo con éxito.

Destacan las provincias de Burgos, Segovia y Salamanca con 2.254, 1.939 y 1.707 parejas estimadas respectivamente, lo que supone casi tres cuartas partes de la población regional de buitre leonado (73 por ciento). En la provincia de Salamanca se han contabilizado también las parejas que nidifican en la parte portuguesa del espacio transfronterizo de Arribes del Duero (404) dado que forman parte del mismo núcleo reproductor.

En el año 2018 se han censado un total de 215-259 parejas de águila real en Castilla y León, con las provincias de Burgos, Soria, Zamora y Ávila con mayor población con 59, 36, 30 y 28 parejas seguras detectadas respectivamente. Con una menor población se sitúan las provincias de Salamanca (19 parejas), León (19 parejas), Palencia (12 parejas) y Segovia (11 parejas). Por último, en Valladolid solo se han detectado dos parejas seguras de águila real.

La población de halcón peregrino censada ha sido de 190-224 parejas, destacando las provincias de Burgos (39 parejas), Valladolid (37 parejas) y León (33 parejas). Cabe reseñar la población de Valladolid ya que no nidifica en los sustratos típicos para la especie (cortados rocosos) sino en nidos de córvidos abandonados en tendidos eléctricos.

Con números importantes también para la especie se encuentran las provincias de Salamanca (20 parejas), Soria y Zamora (19 parejas cada una). Por su parte, las provincias de Ávila, Segovia y Palencia cuentan con una menor representación de la especie habiéndose censado nueve, nueve y siete parejas respectivamente.