Jornada 26

Sergio Ramos se libra de la roja en un manotazo a Leo Messi

Leo Messi y Sergio Ramos, encarándose tras una acción en el encuentro. / AFP

Undiano Mallenco arbitró su décimo 'clásico', con polémica, tras una acción del central del Real Madrid con el argentino azulgrana y en la que el VAR no entró

ICÍAR MUÑOZMadrid

Undiano Mallenco fue el árbitro del encuentro de la jornada 26 de Liga entre Real Madrid y Barcelona gracias a la lesión de un compañero. El navarro se enfrentaba ante su décimo y último 'clásico' igualando a Urizar Azpitarte como colegiados que más 'clásicos' oficiales han arbitrado. Es casi imposible que un encuentro de esta magnitud termine sin polémica. Sus decisiones no tuvieron una influencia determinante en el resultado final y no se puede decir que tuviera errores flagrantes.

La acción más polémica sucedió en el minuto 45, cuando por golpear en la cara con la mano a Leo Messi. El delantero argentino del Barcelona quedó tendido varios segundos en el césped, pero el árbitro navarro no señaló falta y acabó pitando el final del primer tiempo.

El '10' del Barça se encaró visiblemente enfadado a Sergio Ramos señalándose el labio ante la mirada del árbitro, después de la acción en la que el internacional saltó y sacó el brazo sin ningún motivo.

Más información

El colegiado decidió no sancionar al sevillano y tampoco recibió aviso del VAR en una jugada en la que el videoarbitraje sí está autorizado a entrar, ya que es uno de los cuatro supuestos decretados por la IFAB.

En el césped se pudo ver a Sergio Ramos y Gerard Piqué , compañeros durante casi diez años en la selección, comentando la jugada. «Messi tenía sangre en el labio. Era una agresión y se quejan muchas veces y a veces los árbitros también toman decisiones a su favor», se quejó Piqué mientras que Ramos negó que hubiese ido con intención de golpear al argentino. «Ha sido una jugada puntual, no hay un gesto aposta, pero se lo ha tomado a mal. Se queda en el campo», lamentó el capitán blanco.