El transporte «colaborará» con el desvío a la AP-1 aunque espera minimizar el impacto

La mitad de los vehículos que pasan por la nacional son camiones/GIT
La mitad de los vehículos que pasan por la nacional son camiones / GIT

Asebutra recuerda que la «incidencia será mínima» en transportistas ocasionales, pero «grave» para lo que pasan asiduamente por el tramo burgalés

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Los transportistas están dispuestos a colaborar con la medida acordada entre el Ministerio de Fomento y la Junta de Castilla y León para desviar los vehículos pesados de la N-1 a la autopista de peaje AP-1 en el tramo Burgos-Miranda de Ebro. Después de que el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, mostrase el lunes su confianza en que el sector acepte «de buen grado» la decisión, José Luis Olivella ha asegurado que «van a colaborar, como no puede ser de otra manera».

El presidente de la Asociación de Burgalesa de Transportistas (Asebutra) ha afirmado que «no es cuestión de optar; si te obligan, te obligan». Otra cuestión es que se busquen medidas para minimizar el impacto, pues la bonificación compensatoria del 75 por ciento no es suficiente. «Esperábamos una AP-1 liberada», con una bonificación del 100 por ciento hasta la finalización de la concesión a Europistas, prevista para el 30 de noviembre de 2018.

Olivella ha afirmado que están pendientes de decisiones en el ámbito nacional, de que se pueda diseñar una estrategia de defensa de los intereses del colectivo, pues el desvío obligatorio afecta al sector del transporte en su conjunto, en España y en Europa. Si no hay cambios en la propuesta comunicada, las cuantías a pagar serían «pequeñas». La medida afectaría a vehículos pesados de tipo 2, que no tendrían que pagar los 12,90 euros del peaje, sino entre 3 y 4 euros. Tendrían una bonificación del 75 por ciento, si tienen telepeaje, y del 71,23, por ciento en el caso contrario.

Más información

Para un transportista que pasa ocasionalmente por Burgos, la incidencia será «mínima», ha insistido. El problema «grave» lo tendrán los transportistas de corto recorrido, que circulan por el tramo burgalés con mucha asiduidad. No es lo mismo pasar de vez en cuando por la AP-1 que todos los días un par de veces, ha aseverado.

Reunión con la Junta

De todos modos, José Luis Olivella destaca la «buena disposición» de Suárez-Quiñones, pues la Junta aportará 1 millón de euros para compensar a Europistas, cuando la competencia de la AP-1 es del Gobierno central. De ahí que confíe en que habrá una reunión con el Gobierno regional antes de que se firme el convenio con Fomento y Europistas para hacer efectivo el acuerdo.

Mientras, la Plataforma de Vecinos Afectados por la N-1 ha una concentración para el sábado 2 de diciembre en la N-1, a la altura de Briviesca. Se trata de recordar que son 254 las personas fallecidas en el tramo burgalés de la nacional, el «más peligroso» de España. También, que se inicia la cuenta atrás para la «solución definitiva» al problema de la N-1 en Burgos, pues la autopista deberá estar liberalizada en 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos