El aeropuerto de Villafría cierra 2018 con un 73,7% más de pasajeros que en 2017

Un grupo de viajeros se disponen a subir al avión en el aeropuerto de Villafría./Gabriel de la Iglesia
Un grupo de viajeros se disponen a subir al avión en el aeropuerto de Villafría. / Gabriel de la Iglesia

En esta subida es clave la recuperación de vuelos regulares a Barcelona | Por el contrario, las operaciones en el aeródromo cayeron un 10,8%

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Los vuelos a Barcelona dan aire al aeropuerto de Villafría. La principal instalación aérea burgalesa recibió, bien como punto de partida, bien como lugar de llegada, a 10.341 pasajeros a lo largo de 2018, una cifra que se incrementó en un 73,7% respecto al ejercicio anterior.

La principal causa de este gran aumento se debe a la recuperación el 1 de junio de los vuelos regulares entre la capital del Arlanzón y la Ciudad Condal. Desde el sexto mes del año se aprecian en la estadísticas importantes subidas tanto en datos absolutos como en relativos, si bien esto tampoco era muy difícil, puesto que desde el verano de 2015 ni salieron ni aterrizaron aviones de líneas regulares en Burgos.

Más información

Las mayores subidas porcentuales tuvieron lugar en el mes de diciembre con un crecimiento del 360,8%, octubre (182,2%) y junio (150,9%). Por su parte, los meses con mayor afluencia fueron agosto con 2.016 viajeros, julio (1.637 pasajeros) y septiembre (1.493 personas), según ha anunciado Aena, la sociedad mercantil estatal que gestiona los aeropuertos y helipuertos españoles de interés general. Eso sí, deja claro que algunos balances aún son provisionales.

El aeropuerto de Burgos fue el que más creció en Castilla y León durante el año pasado, si bien este aumento fue insuficiente para no ser por cuarto ejercicio consecutivo el de menor afluencia de la comunidad autónoma. Salamanca fue utilizado por 14.649 pasajeros (-2,5% respecto a 2017); León, por 55.946 viajeros (+26,4%) y Valladolid, por 253.272 usuarios (+11,4%).

Viajeros en Villafría a lo largo de 2018

ENERO:
212 pasajeros (+19,1% que en el mismo periodo de 2017.
FEBRERO:
251 pasajeros (-5,6%)
MARZO:
230 pasajeros (-10,2%)
ABRIL:
286 pasajeros (-50,1%)
MAYO:
461 pasajeros (-5,1%)
JUNIO:
1.164 pasajeros (+150,9%)
JULIO:
1.637 pasajeros (+71,1%)
AGOSTO:
2.016 pasajeros (+120,2%)
SEPTIEMBRE:
1.493 pasajeros (+91,4%)
OCTUBRE:
1.392 pasajeros (+182,2%)
NOVIEMBRE:
600 pasajeros (+34,2%)
DICIEMBRE:
599 pasajeros (+360,8%)
TOTAL ANUAL:
10.341 pasajeros (+73,7%)

Asimismo, fue la séptima instalación administrada por Aena que menos viajeros recibió en 2018. Solo por Albacete (1.295 personas), Huesca-Pirineos (1.473), Son Bonet [Islas Baleares] (2.972), Madrid-Cuatro Vientos (3.347), Sabadell (4.540) y Córdoba (8.255) pasaron menos usuarios que por el aeropuerto burgalés.

Las comparaciones no son tan positivas si se observan los datos de aeródromos de ciudades cercanas como Logroño (21.381 viajeros), Vitoria (140.945) o Santander (1.103.353) y las cifras de las urbes más importantes del país. Madrid-Barajas fue punto de salida y llegada de 57,89 millones de personas y Barcelona-El Prat, de 50,17 millones.

Caída de operaciones

Por el contrario, el número de operaciones a lo largo de 2018 en Villafría descendió en un 10,8% hasta situarse en los 2.111 movimientos. Al igual que ocurre con los pasajeros, Burgos es el farolillo rojo de los aeropuertos regionales.

En cambio, fue uno de los dos aeródromos que gestionó mercancias. En concreto, se consignaron (todos en el mes de diciembre) 1.600 kilos, cuando el año pasado no fue punto ni de entrada ni de partida de ninguna. El aeropuerto restante que transportó paquetería, el de Valladolid, alcanzó las 149,66 toneladas.