El Ayuntamiento cumple con inversiones, convenios sociales y ayudas culturales al incorporar 24,7 millones al presupuesto de 2019

Se ha celebrado el pleno ordinario del mes de abril/GIT
Se ha celebrado el pleno ordinario del mes de abril / GIT

El Pleno ha aprobado cinco modificados de crédito para incorporar remanentes de Tesorería y cumplir con obligaciones y compromisos municipales

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Con cinco modificados de crédito, para incorporar recursos procedentes de los remanentes de Tesorería, el Ayuntamiento de Burgos ha completado el presupuesto municipal de 2019, que se encuentra prorrogado ante la imposibilidad del Equipo de Gobierno para llegar a acuerdos con la oposición y sacar adelante un documento nuevo, exclusivo para el año en curso.

Así, el Pleno municipal ha dado el visto bueno a cuatro expedientes de modificación de crédito, por valor de 7 millones de euros. De ellos, 3,5 millones irían a cubrir los convenios susctritos con entidades sociales (que no se prorrogan automáticamente), la aportación municipal de 450.000 euros al VIII Centenario de la Catedral de Burgos y un incremento en 200.000 euros del contrato de patrocinio con el San Pablo Burgos.

También, un modificado para incorporar 684.688 euros al presupuesto del Instituto Municipal de Cultura y Turismo, otros 989.600 euros para el proyecto de la subestación eléctrica en Villalonquéjar y unos 2 millones para hacer frente a facturas pendientes de pago.

Estas últimas forman parte de la polémica cuenta 413, un «cajón desastre», ha asegurado la oposición, en el que se encuentran tanto facturas que no se han podido tramitar a tiempo por cierre de ejercicio presupuestario como pagos dudosos o facturas de difícil justificación, algunas de las cuales se vienen arrastrando desde hace casi una década.

«El alcalde nunca miente»

Como era de esperar, la presentación de la liquidación del presupuesto de 2018 ha enfrentado, una vez más, a la oposición y al Equipo de Gobierno. El Ayuntamiento de Burgos cerró el pasado ejercicio con un superávit de 32 millones de euros, debido a que el presupuesto solo se ejercutó al 90%.

El remanente de Tesorería asciende a 46 millones de euros y la deuda municipal, a 287 millones. Así lo recoge el informe de Intervención, de ahí que la oposición haya acusado al PP de «manipular» y engañar a la ciudadanía, aunque el propio Javier Lacalle ha afirmado que «el alcalde no miente» aun cuando haya afirmado que la deuda municipal es de 37 millones.

37 millones es la deuda financiera y comercial del Ayuntamiento, a la que se deben sumar tanto la deuda no sostenible como la sostenible de los consorcios de Villalonquéjar y el Desvío Ferroviario. De ahí que la deuda real que soporta el Consistorio sea de 287 millones, un 40% más que en el ejercicio pasado.

Salvador de Foronda le quita hierro a la situación y afirma que la deuda de los consorcios lo único que impide es acudir al crédito. Mientras, la oposición aventura que el Ayuntamiento acabará con otro Plan Económico y Financiero, pues si bien ha cumplido con los objetivos de estabilidad presupuestaria y la regla de gasto, el nivel de endeudamiento es del 150% y, tal vez no en periodo electoral, pero sí después, toque asumir un nuevo plan restrictivo, ha apuntado Gloria Bañeres.

Es más, la famosa cuenta arrastra ahora 7 millones de facturas pendientes, que se cubrirán con otros 4,3 millones incorporados a través del quinto modificado crédito, ha explicado el concejal socialista Antonio Fernández Santos, quien ha asegurado que el gran volumen de facturas pendientes «denota un mal funcionamiento» del Ayuntamiento, y una gestión municipal «fruto de la inercia».

El quinto modificado asciende a 17,5 millones de euros e incluye gastos autorizados y proyectos comprometidos en 2018, y que quedn prorrogados automáticamente. Así, se destinan 5 millones de gasto corriente, 12,6 millones de inversiones que derivan de proyectos y obras cerradas en 2018, y otros 9.000 euros de transferencias.

De este modo, el Ayuntamiento incorpora a su presupuesto prorrogado 24,7 millones procedentes del remanente de Tesorería, que a cierre del ejercicio 208 asciende a 46 millones de euros, prácticamente la misma cantidad que el año pasado. Y es que «todo es fruto de la inercia, aquí no hay acción política», ha insistido Fernández Santos, quien ha afeado a Javier Lacalle que esté «esperando a ser senador», lo mismo que Salvado de Foronda, porque «queremos huir a toda prisa».

Oposición dividida

Los modificados de crédito han salido adelante aunque con apoyos dispares entre los grupos de la oposición. El PSOE, pese a sus críticas, ha votado a favor de los expedientes al considerar que se deben mantener los convenios sociales, las ayudas culturales, las subvenciones comprometidas y también pagar a los acreedores del Ayuntamiento. «No vamos a castigar con nuestro voto para que no coben los que han prestado el servicio», ha remarcado Fernández Santos.

Más información

Mientras, Ciudadanos ha criticado la partida de 82.7000 euros reservada a subvenciones de Alcadía, que todavía se mantengan los 70.000 euros de ayuda para las grietas de Villatoro cuando el proyecto está parado o la aportación de 215.000 euros a la Escuela de Relaciones Laborales. Por ese motivo, la formación se abstuvo a la hora de apoyar el modificado que incluía estas partidas.

Por su parte, Imagina ha votado en contra de la aportación de casi un millón de euros para la subestación eléctrica de Villalonquéjar, y también de los pagos de la cuenta 413, en este caso junto con Raúl Salinero, Blanca Guinea y Marco Antonio Manjón. Y todos ellos se han abstenido a la hora de incoporar partida para el IMC, tras criticar el funcionamiento «caótico y nefasto» del órgano en manos del PP, ha afirmado Blanca Guinea.

Desde Imagina, Eva de Ara ha criticado que en las facturas pendientes se encuentren pagos de 2007 o 2008, deudas de suscripciones a revistas, protocolo, comidas y cenas sin justificar, publicidad de Semana Santa... «No lo vamos a apoyar, por decencia política y respeto a la ciudadanía».

Y la socialista Nuria Barrio ha criticado que se incremente en 5.000 euros la subvención a la Junta de Semana Santa para cubrir los planes de emergencia, mientras se niega los apoyos a los barrios, y que se sigan pagando las cuotas a la Red de Ciudades Teresianas cuando se ha acordado la salida de Burgos.