Un año en la calle luchando por la reapertura del Tren Directo

Las concentraciones siempre llaman la atención de algún paseante/PCR
Las concentraciones siempre llaman la atención de algún paseante / PCR

Las concentraciones en la Plaza Mayor cumplen este noviembre su primer aniversario / Se muestran decepcionados por la falta de compromiso real

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Con lluvia, con frío, con nieve, con calor... La meteorología no ha frenado las convocatorias semanales de la Plaza Mayor en defensa de la reapertura del Tren Directo Madrid-Aranda de Duero-Burgos. Con más o menos afluencia de gente, las concentraciones se han ido celebrando puntualmente los sábados entre las 13:30 y las 13:45, con pancarta, lectura de manifiesto e Himno a Burgos, como colofón.

El próximo 17 de noviembre cumplirán su primer aniversario, un cumpleaños que no quisieran haber tenido que celebrar. Sin embargo, la vía continúa cerrada al tráfico y, pese a las promesas y a las muestras de apoyo de palabra, lo cierto es que poco se ha avanzado en la reactivación del Directo. Y nada en el compromiso económico que permitiría la inversión imprescindible para llevarla a cabo.

Óscar Sevillano, portavoz de la Plataforma por la Reapertura del Tren Directo Madrid-Aranda-Burgos, recuerda que todo son palabras de apoyo pero «el Directo sigue cerrado». La sociedad burgalesa se está moviendo, a través de la Plataforma del Tren Directo, la Plataforma por el Desarrollo Social y Económico de Burgos, las asociaciones de vecinos e, incluso, a través de partidos políticos. Pero quien tiene que moverse, no se mueve.

Más información

Para muestra, un botón. Con motivo del aniversario, la asociación empresarial de Aranda ASEMAR había previsto una jornada sobre el transporte intermodal, a celebrarse la próxima semana. Se habían gestionado incluso los ponentes, con la intención de contar con representantes de Adif. Sin embargo, la respuesta del empresariado ha sido tan «decepcionante», apunta Sevillano, «que nos hemos visto obligados a retrasarla».

«A la hora de la verdad, el empresariado no se moja», lamenta, aunque de cara a la galería sí que muestre su apoyo al Tren Directo, como ocurrió en la jornada sobre el transporte celebrada a principios de semana en la capital de La Ribera. En Burgos también están preparando alguna actividad conmemorativa, pero lo que sí tienen claro es que el próximo 17 de noviembre no es un punto final, sino un punto y seguido.

En la concentración de este sábado han asegurado que «no van a tirar la toalla», y van a seguir reivindicando la reapertura hasta que la consigan, «cueste lo que cueste». En juego está el futuro de la provincia, pues el tren directo supone una oportunidad de desarrollo económico e industrial que no se puede dejar pasar. De lo contrario ocurrirá como ha ocurrido con el Parque Tecnológico, han apuntado, que tras años de retraso sigue bloqueado y con las empresas instaladas en otras zonas empresariales de la región.

Cruce de acusaciones

En las últimas semanas, el Tren Directo ha estado en boca de representantes del Gobierno central y de la Junta de Castilla y León. Sin embargo, solo ha servido para cruces de acusaciones y reproches. Desde la Junta insisten en mostrar su compromiso «incondicional» al proyecto, pero echan balones fuera asegurando que, primero, debe Adif llevar a cabo la importante inversión que se requiere para acondicionar la vía, desbloquear el túnel de Somosierra y ponerla en servicio.

Por su parte, desde el Gobierno aseguran que se requiere de un compromiso en firme de la Junta, recordando que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no tenía intención alguna de reabrir el Tren Directo. Mientras, la plataforma en defensa de la infraestructura lamenta, no solo estas polémicas políticas, sino también el cruce constante de informes, con datos inexactos, que solo están sirviendo para retrasar la toma de decisiones y frenar el proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos