Un juego de vidrio y color para las nuevas propuestas turísticas del CITUR de Burgos

Imagen del espacio expostivo dedicado al vino/PCR
Imagen del espacio expostivo dedicado al vino / PCR

El Centro de Recepción de Turistas de Burgos inaugura esta Semana Santa sus espacios expositivos dedicados al mundo del vino y al arte de las vidrieras, con Burgos como protagonista

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Vidrio. Rojo, azul. Diseño, arte y artesanía. El Centro de Recpeción de Turistas de Burgos (CITUR) apuesta por la innovación y la creatividad en sus dos nuevos espacios expositivos, 'En busca de la luz' y 'Wine Design Space', dedicados al arte de las vidrieras y al universo del vino, y que abren sus puertas coincidendo con la festividad de la Semana Santa, como un recurso culturar extra para visitantes (y también burgaleses).

Se juega con la conexión entre el vidrio, material indispensable en vidrieras, botellas y copas, y los colores rojo y azul característicos de los «cristales» de la Catedral y de los caldos de las DO Ribera del Duero y Arlanza. Burgos también es vino y, siglos después de convertirse en epicentro europeo del arte de la vidriería, continúa siendo un referente en restauración, reparación y creación con nuevas técnicas.

'En busca de la luz' es el título que se ha dado al espacio expositivo dedicado a la historia de la vidriería, que se ubica en la planta sótano del CITUR. Cruzando la cristalera que recuerda el pasado histórico, artístico y cultural de Burgos, serigafiada con los nombres de Diego Porcelos, El Cid Campeador, Beatriz de Suabia, la Catedral de Burgos o la Cartuja de Miraflores, se entra en un universo de luz y color.

El contenido expositivo consta de un videomapping sobre la relevancia histórica de Burgos en el arte de la vidriera. La capital fue centro productor y creador en el siglo XIII, con la llegada de los maestros y la creación del vidrio rojo de Burgos, único en el mundo. El protagonismo de Burgos continuó en siglos posteriores, renovándose en el siglo XVIII con la Ilustración y el Art Nouveau, y se mantien hasta la actualidad, con los trabajos de Enrique Barrio.

Aeternum, un vino para el VIII Centenario de la Catedral

Jugando con la historia de las vidrieras y el mundo del vino, el Ayuntamiento impulsa una iniciativa que mezcla la tradición, la innovación y el arte para sumares al VIII Centenario de la Catedral de Burgos. Se trata de un concurso para encontrar un 'Vino de Vidriera', conmemorativo para el 2021.

Los primeros pasos ya están dados. De la mano de Enrique Barrio, e inspirándose en las vidrieras de la Catedral, se ha relizado un diseño de botella para albergar ese vino tan especial, que tendrá que ser añejo, vino dulce pero con tradición e historia en sí mismo.

Se denominará Aeternum y el proyecto, innovador, plentea encontrar tanto ese vino como, sobre todo, la botella o la etiquieta que vayan a reprentar su continente. Es un «sueño», como explica la exposición en la que se puede ver la inspiración vídrica de la iniciativa.

Del vidriero burgalés son, precisamente, las dos reproducciones que se pueden ver en el espacio, que corresponden a las composiciones del Monasterio de las Huelgas Reales y la Cartuja de Miraflores. Junto a ellas se instalarán, en próximos días, paneles informativos actualizados con imágenes de las vidrieras de la Catedral (el rosetón, los óculos de la fachada de Santa María o la Asunción de la Virgen), así como de las más modernas de San Pedro de Cardeña, realizadas por Barrio.

In vino veritas

Y del corazón del arte de las vidrieras al alma de los vinos, un par de plantas más arriba. 'Wine Designe Space' se ha concebido como un espacio dedicado al vino, el arte, el diseño y la arquitectura, que estará en continúa renovación para incorporar las últimas novedades y los diseños más llamativos en botellas, etiquetas, copas, decantadores, sacacorchos, botelleros o bodegas.

Se incluyen curiosidades dignas de disfrutar como, por ejemplo, la colección de los Siete Pecados Capitales, en la que cada una de las botellas está diseñada específicamente para representar la lujuria, la ira, la gula, la avaricia, la envidia, la sobrebia y la pereza. También, una botella diseñada por David Delfin, que emula a un frasco de perfume, u otra que recuerda a la guillotina francesa.

Entre las vitrinas, que se entremezclan con paneles informativos, se encuentra una botella homenaje al Marqués de Sade, con pinchos en su exterior, que «provoca dolor al cogerla, pero placer al beberla». O la exclusiva copa Regina, diseñada para la familia real danesa con motivo de la celebración de las bodas de plata de los monarcas en 1992.

La exposición se completa con una galería de los vinos de las estrellas, en la que se pueden ver las marcas promovidas por Antonio Banderas, Coppola, Brad Pitt o Juan Eschanove, y un vídeo en el que se entrelaza el universo del vino con la historia de las vidrieras. Vidrio, color, rojo, azul y sentidos para destacar la riqueza artística de Burgos.

Más información