Los médicos esperan que el gerente de Atención Primaria tenga capacidad para concretar su buena voluntad en soluciones sin parches

Imagen de la manifestación por la Atención Primaria del pasado sábado/Andrea Ibáñez
Imagen de la manifestación por la Atención Primaria del pasado sábado / Andrea Ibáñez

La Junta de Personal solicitará una reunión con Santiago Rodríguez para buscar medidas negociadas y consensuadas | El Colegio de Médicos reconoce que la tarea no es fácil tras una «horrenda» planificación

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El gerente de Atención Primaria, Santiago Rodríguez, acaba de tomar posesión y, si bien se le dará un margen de cortesía para que se ponga al día y conforme su equipo directivo, las tareas se le acumulan sobre la mesa. Los profesionales sanitarios, el Colegio Oficial de Médicos o la Junta de Personal del Área de Salud de Burgos están a la espera de que Rodríguez mueva ficha y confían en que sus buenas palabras se traduzcan en soluciones negociadas y consensuadas.

El problema con la anterior gerente, Aser Morato, era la «falta de predisposición al diálogo», apunta el presidente del Colegio de Médicos, Joaquín Fernández de Valderrama, quien asegura que con el cambio «hay esperanzas» entre los profesionales sanitarios. Y es que el 87% de los médicos de Atención Primaria de Burgos, y casi todos los coordinadores de centros de salud, firmaron la petición de dimisión de Morato.

Más información

Ahora solo queda que Santiago Rodríguez se siente a hablar con todos los colectivos implicados y que su buena voluntad se traduzca en propuestas a negociar. «Sabemos que la dificultad es grande», afirma Fernández de Valderrama, «por la horrenda planificación de la Atención Primaria», y porque no hay médicos. Aun así, confían en encontrar soluciones y asegura que los médicos seguirán luchando.

Por su parte, la Comisión de Portavoces de la Junta de Personal del Área de Salud de Burgos ha decidido solicitar una reunión al nuevo gerente, del que esperan «un cambio con respecto a su antecesora» y que las buenas palabras se conviertan en «voluntad real», que tenga capacidad para dialogar y consensuar acuerdos y «que le dejen hacerlo», apunta el portavoz, Pablo Oyagüez.

Desde la Junta de Personal están dispuestos a sentarse a hablar y a buscar soluciones, y si bien valoran que se dialoge con todos los afectdos (colegios profesionales, pacientes y vecinos), recuerdan que los únicos órganos de negociación de las condiciones laborales del personal son la Junta de Personal, en Burgos, y la Mesa Sectorial, en Castilla y León. Y es que la anterior gerente dejó al margen a los representantes sindicales.

Sin cambios

De momento, la situación laboral en el colectivo sanitario sigue igual. Se mantienen las acumulaciones, las guardias en el Punto de Atención Continuada de Gamonal las continúan haciendo los médicos urganos, continúan las carencias de pediatría en Aranda, con los correspondientes parches, y la Atención Primaria presenta importantes carencias en el medio rural. A todo ello deberá dar solución el nuevo gerente.

Pablo Oyagüez ha asegurado que, ahora, la pelota está en el tejado de la Junta, pues también el Gobierno central ha desbloqueado 29 plazas de formación de medicina familiar y 18 de enfermería y ha recuperado los hospitales Santos Reyes de Aranda de Duero y Santiago Apóstol de Miranda de Ebro para formación de médicos residentes.

Por otra parte, el presidente del Colegio de Médicos cree que las vísperas de sendas convocatorias electorales pueden no ser el mejor momento para negociar, ni para tomar decisiones impopulares. Además, se están oyendo muchas cosas que no son reales, afirma Fernández de Valderrama, pues el Colegio de Médicos nunca ha propuesto cerrar el PAC de Gamonal. Solo se ha hablado de cubrirlo con voluntarios, incentivados, y de estudiar la unificación de los puntos de Gamonal y San Agustín en el Divino Vallés, para contar con suficientes recursos y personal.