El nuevo gerente de Atención Primaria asume el cargo con el objetivo de «recuperar el diálogo»

Santiago Rodríguez (centro) ya es oficialmente el nuevo gerente de Atención Primaria. /GIT
Santiago Rodríguez (centro) ya es oficialmente el nuevo gerente de Atención Primaria. / GIT

El doctor Santiago Rodríguez Merino toma posesión formal del cargo | La Consejería de Sanidad descarta el cierre del PAC de Gamonal

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El doctor Santiago Rodríguez Merino ya es formalmente nuevo gerente de Atención Primaria en Burgos. Tras la dimisión de Aser Morato y su equipo, forzada por el ultimátum lanzado días antes por los médicos, el hasta ahora gerente del Hospital Santos Reyes de Aranda se ha presentado esta misma mañana ante el Consejo de Gestión de Atención Primaria. Y lo ha hecho con un objetivo prioritario sobre la mesa: «recuperar el diálogo».

Así lo ha asegurado el propio Rodríguez Merino minutos antes de la celebración del Consejo, insistiendo en que va a «hablar hasta que me quede sin voz» con los profesionales sanitarios para intentar mejorar lo máximo posible la Atención Primaria en la provincia. Y es que, ha añadido, «quien sabe realmente cómo está la Atención primaria son ellos».

Con este objetivo en el punto de mira, el primer paso que deberá dar el nuevo gerente es nombrar a su equipo de trabajo, una labor en la que ya ha comenzado a dar pequeños pasos, pero que todavía no ha fructificado. En este sentido, Rodríguez Merino confía en tener cerrado su equipo en las próximas jornadas para comenzar a trabajar cuanto antes. De momento, ha asegurado «conocer la realidad de Atención Primaria», pero no «dominarla».

Sea como fuere, la suya será una labor compleja. No en vano, la situación de Atención Primaria en Burgos ha alcanzado cotas críticas en los últimos meses, llegando incluso a provocar la renuncia de tres médicas del centro de salud de Los Cubos y el plante de los profesionales y el Colegio de Médicos ante la antigua gerente y el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

El propio consejero conoce y reconoce los problemas, tal y como ha asegurado durante la presentación de Rodríguez Merino. En este sentido, Sáez Aguado ha insistido en que «hay una línea de trabajo en el ámbito autonómico con diferentes organizaciones» destinada a «mejorar» la Atención Primaria. «Esperamos conseguir un consenso político profesional y sindical», ha señalado.

Un consenso que se espera trasladar a todos los ámbitos de la sanidad pública de Castilla y León, incluida la vinculada al Punto de Atención Continuada (PAC) de Gamonal. Un servicio cuyo cierre «no se contempla» por parte de la Consejería. En su defecto, el equipo de Sáez Aguado trabaja en «otras alternativas» para garantizar su continuidad.

En la misma línea se ha expresado el consejero a respecto de los problemas de acceso a la Atención Primaria en el ámbito rural. Según ha recordado, días atrás ya hubo una reunión con alcaldes de la que surgieron varios compromisos. «Estamos intentando explorar algunas vías del transporte a la demanda» para «garantizar la accesibilidad» a la sanidad mientras se negocian con el Ministerio «otras alternativas que permitan superar una situación de déficit de profesionales que afecta a toda España».

Alternativas que pasan, según Sáez Aguado, por la recuperación de la acreditación docente en Miranda y Aranda y la ampliación de las plazas acreditadas para la unidad docente de Burgos. «Eso permitirá generar más plazas de residentes de medicina familiar», ha zanjado el consejero.

Con todo, la patata caliente ahora ha recaído sobre Rodríguez Merino, que se ha convertido en interlocutor directo con los profesionales para atajar una crisis que se sigue palpando en la calle. De hecho, varias personas han acudido a las puertas de la gerencia esta misma mañana para exigir la dimisión de Sáez Aguado.

Más información