Dimite la gerente de Atención Primaria tras el ultimátum de los médicos

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, junto a la gerente de Atención Primaria de Burgos, Aser Morato. /Ricardo Ordóñez/ICAL
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, junto a la gerente de Atención Primaria de Burgos, Aser Morato. / Ricardo Ordóñez/ICAL

El último órdago de los médicos de Burgos ha dado sus frutos y Aser Morato ha dimitido este lunes | El consejero habló el sábado con el Colegio de Médicos y dejó entrever la posibilidad del cese

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El pulso lo han ganado los médicos de Burgos. La gerente de Atención Primaria, Aser Morato, ha dimitido este lunes. La presión de los facultativos de la provincia, que han venido pidiendo de manera insistente durante las últimas semanas su cese, y el plante del Colegio de Médicos, que el jueves rompió negociaciones con Sanidad, han tenido sus frutos y Morato abandona el cargo.

En un escrito remitido al consejero de Sanidad, Morato ha presentado su dimisión, asegurando que «ha intentado que la organización, la eficiencia y la mejor gestión» fueran sus guías de actuación en todo momento. También, ha afirmado haberse sentido apoyada por un equipo «fantástico» de profesionales, y asegurando que ha sido un honor asumir la gerencia de Atención Primaria, también considera que «es el momento de ceder el testigo».

La decisión de dimitir se ha cerrado en las últimas horas. De hecho, la propia Morato se lo ha comunicado a su equipo esta mañana y, una vez ha sido aceptada la dimisión, se ha confirmado oficialmente por parte de la Consejería de Sanidad. Eso sí, la dimisión se viene madurando durante todo el fin de semana, pues el propio consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, se lo dejaba entrever al presidente del Colegio de Médicos.

Más información

Joaquín Fernández de Valderramaba hablaba con Sáez Aguado, quien sin confirmar un cese, sí que avanzaba que se tomarían decisiones «determinantes» y, visto lo visto, estas solo podían pasar por la dimisión de la gerente. En esa conversación telefónica, Sáez Aguado afirmaba que sería la Junta la próxima en mover ficha y, dado que la única condición impuesta por los médicos era el cese de la gerente, poco había que adivinar, si bien no se ha confirmado hasta este lunes.

Desbloqueo

La dimisión de Aser Morato busca desbloquear las negociaciones entre los médicos y Sanidad, rotas el pasado jueves, cuando la asamblea de médicos de Atención Primaria se plantaba y exigía el cese de Morato para volver a sentarse a hablar y encontrar una solución a la situación «insostenible» en la que se encuentra la Atención Primaria en Burgos. También servirá para destensar la situación con los profesionales, en pie de guerra (junto con los usuarios) durante las últimas semanas, pues ellos han venido responsabilizando a la gerente de los problemas que acumula la Atención Primaria en Burgos y de la falta de soluciones, asegurando que su gestión ha sido «nefasta».

La renuncia de las tres médicos del Centro de Salud de Los Cubos por «agotamiento», hace un mes justamente, junto con medidas como la obligación de atender el Punto de Atención Continuada de Gamonal, doblando turnos, fueron las gotas que colmaron el vaso. Se unían a la falta de profesionales, bajas, jubilaciones, permisos y vacaciones sin cubrir o las acumulaciones de ausencias. Y al cierre de consultorios o al cambio de frecuencias de consulta, en el caso del medio rural.

De ahí, protestas, concentraciones, manifestaciones por toda la provincia, reuniones infructuosas y peticiones reiteradas de dimisión. La más importante, la realizada con la entrega de firmas por parte de los médicos de Atención Primaria, que suscribieron el 87% de los facultativos. La actitud de la gerente y su equipo directivo y la incapacidad para llegar a acuerdos llevaron el jueves al Colegio de Médicos a anunciar la ruptura de negociaciones, abiertas semanas atrás para encontrar una solución conjunta al problema.

Las doctoras Nuria Adrián, Pilar Obregón y Sonia Andrés, con su renuncia, encendieron la última espita
Las doctoras Nuria Adrián, Pilar Obregón y Sonia Andrés, con su renuncia, encendieron la última espita / BC

El plante estaba acordado por la asamblea de médicos de familia e iba vinculado al cese de la gerente. El viernes, durante su visita a Burgos, Sáez Aguado insistía en que los problemas no se iban a solucionar porque hubiese un gerente u otro al frente de Atención Primaria. Sin embargo, finalmente han tenido que claudicar. Sin cese no había opción de negociar y, además, los coordinadores de centros de salud de Burgos habían anunciado su dimisión en bloque para este lunes.

Cierto es que, en el último momento y tras la conversación mantenida entre el presidente de Colegio de Médicos y el consejero, decidieron dar un voto de confianza a Sanidad y aplazarla hasta el viernes. Sin embargo, hoy mismo se había iniciado la recogida de firmas para tenerlo todo preparado y, en caso de no conseguir lo solicitado, presentar las renuncias el viernes, sin dar más opción.

Ahora, con la dimisión de la gerente sobre la mesa, toca calmar los ánimos, volver a sentarse a negociar y tratar de encontrar soluciones a la situación casi extrema en la que se encuentra la Atención Primaria en Burgos. En el ámbito rural, el consejero se comprometió el viernes a remitir a los alcaldes un documento con compromisos y plazos, para garantizar la atención sanitaria en los pueblos.

Más información

En la capital hay muchos frentes abiertos, entre ellos, una posible agrupación de los puntos de atención continuada de Gamonal y San Agustín, para paliar la falta de personal sin que ello sobrecargue aún más a los médicos de familia. De momento, los colectivos afectados confían en que la dimisión de Aser Morato desbloquee la situación y se pueda ir avanzando en soluciones.

Talante

La Junta de Personal del Área de Salud de Burgos da un voto de confianza a la nueva dirección de Atención Primaria y confía en que llegue con un talante diferente. Lamentan haber llegado a una situación tan «extrema» y recuerdan que el objetivo último nunca ha sido el cese de la gerente, pues este es consecuencia de su «incapacidad» para gestionar los problemas de la Atención Primaria.

Ahora se requiere un equipo directivo que abra vías de comunicación, integre a todos los afectados y plantee soluciones de fondo, no meros parches, han insistido.