DIMISIÓN DE LA GERENTE DE ATENCIÓN PRIMARIA

La Junta de Personal confía en desbloquear la crisis de Atención Primaria aunque lamenta haber llegado a una situación «extrema»

Pablo Oygüez (dcha.), portavoz de la Junta de Personal del Área de Salud de Burgos/PCR
Pablo Oygüez (dcha.), portavoz de la Junta de Personal del Área de Salud de Burgos / PCR

La parte sindical espera que el nuevo equipo directivo lllegue con un talante más dialogante y que cuente con ellos para resolver los problemas actuales

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Sensaciones agridulces en la Junta de Personal del Área de Salud de Burgos tras la dimisión de la gerente de Atención Primaria, Aser Morato. Por una parte, han recibido con «cierta satisfacción» la noticia, pues abrirá una nueva vía de diálogo ante la crisis que sufre la Atención Primaria en Burgos. Sin embargo, Pablo Oyagüez lamenta que se haya tenido que llegar a una situación tan «extrema».

El portavoz de la Junta de Personal insiste en que, durante las últimas semanas, ha quedado constatada la «incapacidad» de la gerente para abordar la problemática. «No estaba haciendo lo posible» para encontrar soluciones a problemas como la falta de personal en el Punto de Atención Continuada de Gamonal, la acumulación de ausencias o las falta de sustitución de jubilaciones, bajas, vacaciones o libranzas.

Más información

Tal vez fuese falta de voluntad o falta de capacidad, insiste Oyagüez, pero las reuniones infructuosas se han encadenado y todos, desde médicos y sindicatos hasta pacientes han sido testigos de esa falta de capacidad para avanzar. Incluso el Colegio de Médicos, que se puso como mediador y ha sufrido negociaciones eternas, en las que no se avanzaba.

La gerente únicamente planteaba exigencias, basándose en que no había más alternativas, como ha ocurrido con la cobertura del PAC de Gamonal con médicos urbanos, sin plantear contraprestaciones. Así que solo ha quedado la salida de exigir su dimisión, creando un ambiente de crispación entre el colectivo médico que hay ahora que superar. «Lo que lamentamos es haber llegado a una situación tan extrema», ha insistido Oyagüez.

«Alivio» por un «cese estrambótico»

La Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos ha mostrado, a través de un comunicado, su «alivio» al conocer la noticia de la dimisión de la gerente de Atención Primaria de Burgos, Aser Morato. Sin embargo, el colectivo asegura que hablar de dimisión es un «eufemismo para denominar al más accidentado, complicado, estrambótico y trabajado cese» que se conoce.

Ha sido necesarias manifestaciones, firmas de la inmensa mayoría de los médicos de familia, artículos y reportajes en prensa o exigencias de la Junta de Personal del Sacyl «para vencer la obstinación inexplicable» del consejero de Sanidad. Antonio María Sáez Aguado, «completamente deslegitimano», opina la Plataforma, ha mantenido a la gerente «hasta el último suspiro, demostrando su nula sensibilidad».

«El final ha sido como su ejecutoria en los cuatro años y confirma la idea de que es estas tesituras la obcecación impedía el progreso hacia la solución de la grave situación de la Primaria», insisten, mientras apuntan a que esperan que tras la gerente vaya su equipo directivo, responsable en igual medida de lo ocurrido.

Y ha perdido tiempo para la resolución de los problemas, que espera ahora que se pueda recuperar con el nuevo equipo directivo, que tendrá que llegar con «talante distinto».

Nueva etapa

Pablo Oyagüez insiste en que la dimisión de Aser Morato no es el final, sino el principio, pues el objetivo de esta lucha nunca ha sido el cese de la gerente de Atención Primaria. Se busca mejorar la asistencia sanitaria, descargar a los facultativos, frenar las prejubilaciones, garantizar la cobertura de plazas, reducir las acumulaciones de ausencias y, en definitiva, que la Atención Primaria en Burgos sea atractiva para los profesionales de la medicina.

Por ese motivo, la Junta de Personal dará un voto de confianza al nuevo equipo directivo pues la dimisión no afectará únicamente a la gerente. Y es que el descontento generalizado no es solo con una persona, sino con una forma de gestionar por parte de un equipo completo.

De ahí que confíen en que el «talante» de la nueva dirección sea diferente y esperan espera que los que lleguen ahora estén dispuestos a hablar con todos. También con los sindicatos, que han quedado excluidos de las negociaciones. Y que dejen a un lado la política de los parches para abordar soluciones de fondo ante el problema de la Atención Primaria.