La avispa asiática sigue centrada en Burgos, pero su presencia de intensifica en El Bierzo

Imagen de la avispa asiática/Gabriel Villamiel | El Norte
Imagen de la avispa asiática / Gabriel Villamiel | El Norte

El trampeo de primavera ha permitido un total de 513 capturas en Castilla y León, 200 avispas menos que el año pasado | 493 de las capturas correspondieron a la zona norte de Burgos

S.GALLO/ ICAL

La presencia de avispa asiática en Castilla y León se circunscribe en estos momentos al norte de Burgos y a la comarca leonesa de El Bierzo, donde la existencia de esta especia continúa en crecimiento. Así se desprende de los resultados del trampeo de primavera de 2019 elaborado por la red de monitorización de la Junta, que cifra en 48 las trampas en las que se ha efectuado captura de esta especie invasora -39 en Burgos, ocho en El Bierzo y una en Soria-, según las conclusiones publicadas por el Ejecutivo autonómico y recogidas por Ical.

El norte de Burgos sigue siendo la zona de la Comunidad más afectada por la presencia de esta especie, que fue detectada por primera vez a finales de 2014 en Espinosa de los Monteros tras extenderse desde del País Vasco, y donde solo unos meses más tarde se detectó el primer nido en la comarca burgalesa de Las Merindades.

Más información

De las 154 trampas instaladas -29 más que en 2018- en un total de 160 localizaciones de todo el territorio autonómico, se han capturado 513 avispas, casi 200 menos que el año pasado. En la provincia de Burgos, el número de capturas ascendió a 493, 18 en el caso de la provincia de León y dos en Soria, en concreto en la unidad veterinaria de San Pedro Manrique, donde se desarrollaron cinco trampeos en la única trampa habilitada en este enclave.

Las capturas en el caso de Burgos se dieron en Belorado (cuatro), Briviesca (13), Espinosa de los Monteros (21), Medina de Pomar (123), Miranda de Ebro (88), Sedano (21), Valle de Mena (161), Villarcayo (54), siete en Villadiego y una en Burgos. En lo que a la provincia de León se refiere, las capturas se hicieron en Villafranca (12), cuatro en Ponferrada y una en Fabero y Riaño. En el resto de provincias, la captura de avispa asiática ha sido negativa en las trampas instaladas para su detección.

En el trampeo de la primavera del año pasado se localizó 'vespa velutina', aunque fuera de la red de trampeo directo, en el centro de Palencia y también cerca del norte de Zamora con el límite con Galicia, localizaciones que aparecen limpias en el mapa de la primavera de este año. Además, fuentes de la Junta se incidieron en que en este trampeo de primavera no hay ninguna ubicación de hallazgo nueva y no se han capturado en la zona de Riaño, próxima a Picos de Europa, donde sí se detectó presencia el año pasado.

Medidas insuficientes

El presidente de la Asociación de Apicultores de León, Javier Morán, denuncia que las medidas tomadas por la Junta de Castilla y León «son cero» más allá de la colocación de trampas para detectar la presencia de esta especie pero, por el contrario, no se están tomando medidas que frenen su avance por el territorio autonómico, a pesar de que ya desde 2016 se reclamaron medidas «serias» de prevención.

El protocolo de actuación que se desarrolló hace tres años resulta «escaso y mal hecho» además de que lamentó que no se contó con las partes implicadas, en especial en una provincia como León. Ese documento obliga a los apicultores a la retirada de nidos en zonas rústicas y a los ayuntamientos en zonas urbanas, a pesar de que «no hay medios y no están preparados». Aunque se está ofreciendo formación al respecto a los agentes medioambientales, Morán lamentó que aún quedan «muchas carencias» porque «lo que echamos en falta es la prevención y poner los medios suficientes para parar el avance».

Aunque desde el Ejecutivo autonómico se ha advertido a los apicultores que «hay que aprender a convivir» con esta especie, en lo que se insiste desde el sector es en la aplicación de medios «para detener el avance». El mero hecho de hacer alusión a una especie invasora en Castilla y León tendría que llevar a considerar este tema como «primordial y preferente». Por eso, advirtió de que habrá que lamentarse «cuando sucedan casos como los que conocemos en Galicia» con el fallecimiento de alguna persona que ha recibido una picadura.

Amenaza de la especie

'Vespa velutina nigrithorax' es un avispón invasor de origen asiático, introducido accidentalmente en Francia en 2004. Actualmente se encuentra casi en toda Francia, norte de España y de Portugal. 'Vespa velutina nigrithorax' es muy parecida a otra avispa presente en nuestro territorio, la avispa europea (Vespa crabro), aunque presenta diferencias con ella como el color negruzco de su cuerpo, salvo la parte final del abdomen y parte de la cabeza que son anaranjadas y la parte distal de las patas que son amarillas.

La presencia de 'Vespa velutina' en comunidades autónomas limítrofes a la zona noroeste de Castilla y León puede suponer un riesgo de difusión a las áreas colindantes de nuestra región pudiendo implicar problemas para la producción apícola. Es por ello, que la Dirección General de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias ha desarrollado un mecanismo de vigilancia activa que permite la detección precoz de la presencia de 'Vespa velutina' en la Comunidad.