Fútbol

Anulan las sanciones por incomparencencia del Real Burgos en Regional

Anulan las sanciones por incomparencencia del Real Burgos en Regional

Los rojipardillos cargan de nuevo contra el presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol: «Hizo lo que quiso y no contento con saltarse a la torera la medida cautelar impuso dos sanciones al Real Burgos por no presentarse a aquellos encuentros»

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Tribunal Administrativo del Deporte de Castilla y León (TADCYL) ha anulado las sanciones que impuso el Comité de Competición y Disciplina de la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF) al Real Burgos por no acudir a disputar los partidos correspondientes a la jornada 1 y 2 de la temporada 2018/2019 del grupo A de la Primera División Regional de Aficionados.

Los castigos que fijó la FCYLF al club rojipardillo por no enfrentarse al Bosco de Arévalo el 9 de septiembre de 2018 y por no medirse contra el San José soriano siete días más tarde fueron la expulsión de la competición, la imposibilidad de inscribirse en la temporada 2019/2020 y 600 euros de multa por cada incomparecencia. Además, el Real Burgos sería descendido hasta la categoría más baja, la Primera División Provincial, si se inscribía en la temporada 2020/2021 y tenía vetado el ascenso durante las dos siguientes campañas.

Según ha explicado en un comunicado la entidad presidida por Juan Antonio Gallego, el TADCYL ha estimado sus recursos, en los que alegaba que no podía militar en Primera División Regional de Aficionados «al existir una medida cautelar de carácter ejecutivo que le obligaba a jugar en Tercera División». La medida cautelar a la que hace referencia la Sociedad Anónima Deportiva es la que figura en el auto del Juzgado de Instrucción número cinco de Valladolid y que consiste en el mantenimiento e inscripción en la Tercera División hasta que la justicia resuelva la impugnación del partido Real Burgos-Arandina de la temporada 2017/2018.

Más información

La FCYLF accedió inicialmente a incluir al Real Burgos en el grupo VIII de la Tercera División y llegó a elaborar un calendario con 21 equipos a mediados de agosto, pero la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), el 22 de agosto, excluyó al combinado rojipardillo de la Tercera División ya que consideró que esta competición es de ámbito estatal y que es competencia suya y no de la FCYLF, organismo al que reclamaron las medidas cautelares.

Por ello, el Real Burgos acabó encuadrado esta temporada en Primera Regional, pese a la oposición del equipo implicado, que siempre ha considerado que debe estar incluido en Tercera División. De hecho, ha explicado que el Juzgado ha requerido «cuatro veces» a la FCYLF que dé cumplimiento a las medidas cautelares.

«El Real Burgos no podía hacer otra cosa que cumplir dicha resolución, lo que hacía imposible que jugásemos en otra categoría que no fuera la que señalaba el juzgado», han comentado desde el seno del conjunto rojipardillo, que ha vuelto a cargar una vez más contra el presidente de la FCYLF, Marcelino Maté. «Hizo lo que quiso y no contento con saltarse a la torera la medida cautelar impuso dos sanciones al Real Burgos por no presentarse a aquellos encuentros», han agregado.