La Asociación de Represaliados de Valdenoceda trabaja en una tercera identificación para el homenaje anual

Imagen de la entrega del pasado año/PCR
Imagen de la entrega del pasado año / PCR

En el acto se entregarán a las familias los restos de Julián González y Abilio Luis, identificados en los últimos meses | El 13 de abril se celebrará en Valdenoceda el tradicional homenaje a los represaliados

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Asociación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda prepara ya el homenaje anual a las víctimas del penal burgalés, que fallecieron de hambre, enfermedades y penuria entre 1938 y 1943. Tendrá lugar el sábado 13 de abril, a partir de las 11:00, en el cementerio de Valdenoceda. Se entregarán a las familias los restros de dos víctimas que han sido identificadas, si bien podría haber alguna sorpresa de última hora.

El antropólogo está trabajando en la identificación de un tercer cuerpo, aunque la confirmación podría retrasarse algo más de los diez días que restan hasta el homenaje. Los análisis están muy avanzandos, reconoce José María González, presidente de la asociación, pero todavía hay que hacer más pruebas y solicitar una muestra extra de ADN para comparar con el ADN de los huesos recuperados.

Más información

González explica que se ha hablado ya con la familia, se ha solicitado la nueva muestra y se está a la espera de que se remita y poder realizar las comprobaciones. Sin embargo, no es una tarea sencilla, así que es posible que la identificación tarde en llegar y no se pueda cumplir con la entrega el 13 de abril. Tampoco es tan importante, pues lo relevante es ir identificando los cuerpos para poner nombres y apellidos a las víctimas y, si hay suerte, devolvérselas a la familia.

En estos momentos, se han identificado ya 68 de los 114 cuerpos recuperados en la excavación de 2007. Quedan por localizar 27 familias, para que aporten sus muestras de ADN y proceder al cotejo con el ADN recuperado de los huesos. Y también queda pendiente, recuerdan desde la asociación, una nueva excavación para tratar de sacar a la luz la treintena de restos localizados en las tumbas más modernas, que todavía no se han podido recuperar.

Dos castellano-manchegos

En el acto del 13 de abril, que contará con la tradicional explicación del antropólogo, el recordatorio a las víctimas, intervenciones de familias y actuaciones varias, se entregarán los restos de Julián González González y Abilio Luis Jávenga, dos castellano-manchegos que murieron en Valdenoceda en los últimos años de existencia del penal burgalés.

Julián González tenía 58 años y estaba casado, con un hijo y dos hijas, cuando en 1939 le condenaron a seis años y un día de prisión por «excitación a la rebelión». Vivía Almagro, donde trabajaba como jornalero del campo, y no tenía antecedentes. Eso no impidió que fuese detenido y condenado. Llegó a Valdenoceda el 8 de marzo de 1941, pero falleció poco tiempo después, el 12 de abril de este mismo año.

Por su parte, Abilio Luis tenía 21 años y era soltero cuando fue detenido y condenado por «auxilio a la rebelión». Se le condenó a veinte años de prisión. Era barbero de profesión y vecino de Campo de Criptana, aunque había nacido en Vara del Rey (Cuenca). Falleció en Valdenoceda el 6 de abril de 1942 víctima de una anemia cerebral, consecuencia del maltrato que sufrían los presos en el penal burgalés.

La familia de Julián González ha comprometido su visita a Valdenoceda para la entrega de los restos, aunque su descendiente más próximo es uno de sus nietos, pero es una persona mayor y podría tener dificultades para viajar hasta Burgos. También se ha interesado por este caso el Ayuntamiento de Almagro, donde residía Julián en el momento de su detención.

Igualmente, los familiares de Abilio Luis han mostrado interés por acercarse a Burgos, si bien va a ser complicado por diferentes circunstancias personales. Si no pueden venir, ha recordado José María González, los restos de Abilio se colocarán en el panteón de la asociación hasta que la familia se acerque a recuperarlos.